¿Cuál verdad? la tuya o la mía

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

¿Cuál es la esencia de la verdad? Esta pregunta siempre surge como punto de discusión  y es objeto de debate entre teólogos, filósofos y lógicos. En ese sentido, en términos generales y de manera muy personal pienso que la verdad  la debemos buscar a través del conocimiento. La verdad a través del conocimiento es libertad en su esencia y la libertad se manifiesta con aquello que constituye la esencia de las cosas. A partir de esta reflexión surge otra pregunta ¿Son realmente libres los que poseen el conocimiento? “He ahí el detalle dijera un célebre comediante y excelente Hermano” ¡Que complicado es conseguir el objetivo planteado!  (La esencia de la verdad). 

En la segunda década del siglo XXI, toda o casi toda la estructura filosófica de algunos pensadores y eruditos de siglos anteriores, están evidentemente fuera de orden o como dicen por ahí, desfasada, no acorde con la realidad. Nuestra base existencial no pueden ser resueltas sobre las bases de esos postulados que evidentemente cumplen aun alguna función, pero que nos dicen con solo leerlos que no son los apropiados para el cambio que en estos momentos está experimentando la humanidad y que seguirá experimentando dentro del proceso evolutivo que le corresponde vivir.

Por un lado, nuestras ansias de conocimiento se acrecientan cada día más y por el otro, no nos conformamos solamente con lo dicho, lo visto y lo experimentado a diario. Exigimos cada día más y esas exigencias se observan a una gran distancia por decirlo de alguna manera. Hemos llegado a un punto determinante para el conocimiento, la ilustración y la tecnología. Hemos alcanzado el punto desde el cual la espiritualidad y la ciencia se han unido y desde donde ambas en igual sentido y paralelas complementan la estructura del hombre.

En ese sentido, es necesario para el ser humano de este comienzo de siglo acrecentar y expandir su conocimiento, es una cuestión de sobrevivencia. Necesitamos saber más, comprendernos a nosotros mismos, sabiendo que con esto comprenderemos a los demás. La ciencia, la tecnología, las disciplinas sociales y filosóficas, la conservación del ambiente deben ocupar un lugar preponderante ante el devenir.

En estos instantes nos consideramos como aquellos individuos de la época del oscurantismo, los cuales brincaron de ésta al renacimiento sin ningún aviso (esto a manera de ejemplo) ¿Será que nos estamos acercando a un renacer de la humanidad? y por ello instintivamente  nos estamos evaluando como especie, (Esto es muy probable). Realmente muchos nos sentimos inconformes con lo que hemos aprendido y justamente por ello es que nos hemos empeñado en buscar una verdad (que quizás no exista) por medio de las experiencias diarias y de la investigación como punto central de esta. Nuestro destino no debe ser otro que abrir los caminos que nos han de conducir a la gloria del hombre. Sabemos que este camino es largo y pesado, pero siguiéndolo debidamente podremos pensar, presuponer y soñar con un mundo mejor. Esa es mi verdad, no se la tuya.

He comenzado a adorar al sol por algunas razones. Primero que nada, a diferencia de algunos otros dioses que podría mencionar, puedo verlo. Está allí para mí cada día. Y las cosas que me provee son bastante aparentes todo el tiempo: calor, luz, comida, un día hermoso. No hay misterio, nadie pide dinero, no tengo que vestirme bien, y no hay un despliegue de ostentación aburrido. Y además es interesante lo que he encontrado, que las plegarias que le ofrezco al sol y las que antes ofrecía a ‘Dios’ son todas respondidas en la misma proporción aproximada del 50 por ciento.”            

 -George Carlín-

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir