Cuando la esperanza es de Tú a Tú

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Valenica, 1 mayo 2015.- En una ocasión leí de Walt Disney la expresión "Es divertido hacer lo imposible". En la crónica de hoy, les contaré como un hecho divertido, se hizo realidad. Los niños son la ilusión de la vida, tienen sus propios pensamientos, y sus almas habitan en la casa del mañana.

En la vida misma, esa  del constante fluir de instantes, los niños son mágicos, espontáneos, únicos e irrepetibles. Un niño enfermo de cáncer posee quizás, el rostro más humano. Luchan a diario por sus vidas y a pesar de la desventura, una sonrisa es el símbolo de su esperanza, de su ilusión. Jugar es una de las terapias más acertadas, para olvidar o dejar a un lado, algún mal rato, que puedan estar viviendo. Jugando, por ejemplo, en las sesiones de quimioterapia, es una manera de entretenerse.

Esto fue lo que ocurrió a principios de Abril de este año, en donde la causalidad movió sus razones, para que Valeria (8 años), Liz y Kimberly (ambas de 12 años) estuvieran hospitalizadas, se conocieran y compartieran sus vivencias. Ese día, al final de la tarde, mientras Liz recibía en su habitación, su dosis de quimioterapia, Valeria y Kimberly decidieron acompañarla y entre juegos comenzaron reírse, , a tomarse fotos como si fueran modelos, y así con una espontaneidad infantil, sin ensayo previo, decidieron hacer un video. La iniciativa partió de Valeria, que sabiéndose la canción, motivó a Kimberly y a Liz para que la acompañaran.

Usaron como audio, la canción guardada en el celular, y se grabaron cantado, utilizando una Tablet,  “Hola, yo me llamo Valeria, yo me llamo Liz y yo Kimberly, y les vamos a mostrar una canción que es de nuestra vida. Antes de eso, vamos a presentarnos, somos unas chicas de acá del Hospital Carabobo,  que recibimos quimioterapia por tratamiento y les vamos a cantar de tú a tú”.

Ajustaron el volumen y comenzaron a cantar: Yo nací en un mundo irreal/Me propuse nadar contra el mar/ y pude nadar y pude nadar/ Tuve un sueño y lo quise alcanzar/ Yo juré que nunca jamás/ iba a mirar, mirar hacia atrás/ No renunciaré/ Creo en mí, en lo que puedo hacer/no hay nada que me dé más fuerza/ No puedo perder más mi tiempo/ no hay mejor momento, que hoy y ya /Quiero vivir sin facturas, ni arrepentimientos, la vida es ya/ Quiero vivir/ Quiero vivir/ de tú a tú/ Dame una sola oportunidad/no pido más, no pido más/ De tú a tú/ con la vida misma/ De tú a tú/ yo me encontré/ De tú a tú/y aunque tuve miedo/no me aparté.

Si la letra de esta canción de por sí, refleja una propia identidad, mayor sentimiento produjo, la manera como finalizaron el video. Fueron rostros felices y alegres, dejando este mensaje. Dijo Liz “ustedes que están en casa y que no están pasando por esto, y que creen que lo material es todo, se equivocan, porque lo más importante es que estas vivo, que estas feliz y que tienes una familia, solo disfruta la vida, y a pesar de todos tus problemas sigue con la cara feliz, así con una sonrisa, y siempre vamos a vivir felices, porque vamos a alcanzar nuestras metas, deja la droga, deja todo lo malo y dedícate a lo bueno y veras que con esfuerzo se puede todo”; concluyó Valeria “ y no importa si te sientes sola, o que no tengas pelo, el pelo es un accesorio, la belleza que importa, es la belleza de nuestro corazón, gracias”.

Esa misma noche Kimberly subió el video a su Facebook; al día siguiente, familiares, enfermeras y médicos, comenzaron a difundirlo por las redes. Siete días después, el video alcanzaba más de 10.000 visitas. Por esta vía, Lasso compositor y cantante, conoció el video. Jamás imaginó cuando compuso esa canción, que su letra iba a generar la interpretación que las niñas le habían dado.

Lasso, en un gesto por demás noble, humano y sincero, contactó con el personal del hospital y sin ningún tipo de publicidad, se presentó en el centro hospitalario el pasado lunes 20 de abril, dedicándole a Valeria, Liz , Kimberly  y a todos los niños hospitalizados, de la unidad de oncología pediátrica, lo mejor de su repertorio. Fue un compartir muy emotivo, sincero, sensible y esperanzador.

Que mensaje más hermoso  y que enseñanza nos han dejado estas niñas, muy útil para todos. Quiero finalizar recordando al poeta Andrés Eloy Blanco “cuando se tiene un hijo, se tiene el mundo adentro y el corazón afuera…. se tiene  toda la angustia y toda la esperanza, a ver cuál es, el que nos llega, si el modo de llorar del universo o  el modo de alumbrar de las estrellas”.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir