Cuando la mala intención va al volante del transporte público

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
A diario los chóferes y colectores maltratan a los usuarios, ese es el diario vivir en el transporte valenciano. Fotos: Robert Mogollón/Notitarde.

Notitarde.- A diario en la ciudad de Valencia, la mala intención viaja en autobús, va al volante del mismo. Los atropellos a las personas de la tercera edad se nota, muchos maltratan a los «abuelos» solo por no pagar. Basta que las personas reclamen el hecho de una parada y unos metros más… para que el chófer deje a las personas en otro lugar.

Ni hablar de las mujeres embarazadas que a diario tienen que pasar trabajo en el transporte público. Las pocas unidades que circulan parecen destinadas a desaparecer dentro de poco. Su estado es deplorable, asientos rotos, ventanas con madera en vez de vidrio. Los estudiantes son otros de los que llevan maltratos de los que llevan el transporte público.

Estudiantes, personas que van a su trabajo o simplemente a hacer una diligencia son víctimas del mal sistema del transporte.

El colector, personaje que «malandrea» y regaña

Los colectores, hicieron su debut hace tres décadas en la ciudad de Valencia. Los mismos aparecieron guindados de las puertas de los autobuses. Pero desde hace tres décadas vienen regañando a los pasajeros. El «malandreo» de los mismos se nota a distancia cuando anuncian la ruta que tienen en el acento urbano.

Su lenguaje retador se nota a distancia, se creen dueños de las vías, no respetan las señales de tránsito. Para ellos las normas de manejar en la ciudad son cosas del pasado.

Regañan y empujan a los que no aceptan su ley, bien sea personas de la tercera edad, estudiantes o adultos. El que no se adapta a la ley del colector, sale perdiendo. Solo dos alcaldes se enfrentaron a estos personajes, el primero fue Argenis Ecarri en su periodo como alcalde el segundo Edgardo Parra. Ambos salieron perdiendo, ya que los colectores alegaron ser padres de familia.

Los chóferes hacen lo que les da la gana

Las rutas de ahora han cambiado, las camionetas cambian las rutas y van a donde ellos quieren. Las paradas donde estén la mayoría de los pasajeros allá van los chóferes con sus unidades y los colectores en la puerta.

Cuantos casos se conocen de personas que han quedado con dolencias físicas ya que el chófer arrancó la unidad. Muchos se han dado a la fuga a la hora de un choque y todos hacen lo que les da la gana en la ciudad.

Sin ley en la vía y en la ciudad

No hay leyes, ordenanzas, las cuales frenen los atropellos diarios de los chóferes y los colectores. Los pasajeros solo les queda la prensa como opción a decir lo que a diario viven. La ciudad vive la anarquía a diario, más en las paradas. Muchas veces han tenido que soportar el robo en las unidades de transporte.

Te puede interesar: El kilo de queso le echa el pique al salario mínimo

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.