Cuaresma

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En estos últimos días, seguramente por los brotes renovadores  de la vejentud   comunes a mis contemporáneos, he hurgado mucho en algunas de esas ya casi olvidadas lecturas y recuerdos de nuestros días estudiantiles, cuando pegar una simple propaganda política en una pared significaba desafiar a la muerte o asegurar un pasaje para Guasina o Sacupana, por lo menos, para un encierro del cual difícilmente podía regresarse vivo. La dictadura de Pérez Jiménez era una dictadura de verdad, temible. La S.N, era una versión criolla de las S.S. nazis o de la policía franquista; y después de la Segunda Guerra Mundial, por mala suerte o por inocencia, los Estados Unidos, hábilmente, se hicieron valer como los salvadores del mundo, de la democracia, de la libertad, de la justicia. Así, la mayoría de las naciones se convencieron, inocentemente,  de que los cuerpos de inteligencia y el gobierno yanqui estaban, rollo tecnológico  (sobre todo comunicacional), recursos con los cuales vendieron la imagen que los idealizó y hace ver todavía, como los "muchachos" de la película, los "buenos", enemigos de las "ratas amarillas" es decir, (los japoneses), los perros rusos y los asesinos y tiranos comunistas (los chinos, Salvador Allende, Fidel Castro, el Che Guevara).

De paso, en aquel entonces  nosotros creímos, inocentemente, que una vez caído Pérez  Jiménez, las cosas cambiarían. Y así fue, realmente durante casi medio siglo más. Con la llegada del Puntofijismo cambiaron, pero para peor. Fue lo que podemos llamar la época de la gran traición… De todos modos ya eso se perdió en las desmemorias del pasado, que cultivaron y abonaron muy bien los dueños de la Cuarta República. De modo que no debe extrañar, realmente, la ligereza, la futilidad, la falta de madurez ideológica de los adolescentes y jóvenes de hoy, que no saben lo que fueron la S.N. y la Digepol, Pedro Estrada y Posada Carriles… Al fin y al cabo los muchachos siempre tienen padres y maestros, y los de ahora, inexorablemente, un día reflexionarán sobre la confusión y el vacío de valores en que se vieron envueltos durante estos días guarimberos tan  cuaresmales en los calendarios y a la vez tan lejos del amor de Dios en los hondones del corazón y de la conciecia.  

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir