"La danza es la escultura que se desvanece y te lleva a la emoción" (2161175)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Este mes se celebran los 10 años de la agrupación de danza contemporánea “Danza Rota”, y el pasado 14 de mayo, en el Teatro Municipal de Valencia, se presentó un repertorio que sintetiza su tiempo, la manera especial de mostrar el arte a través de los movimientos.

Unas siete piezas se pusieron en escena y entre los montajes se pudo disfrutar de “Ecocaba”, el trabajo más reciente de “Danza Rota”. También “Buscando la esfera”, presentación de la que se mostraron tres coreografías. “Detrás de mí”, “Fulano y Fulano” y “Por qué no felices”, un trabajo muy interesante que además se ha llevado a escena en pocas oportunidades. “Una antología de todo el trabajo que hemos hecho estos 10 años”.

Los fundadores y coreógrafos Ulises Contreras y María Gabriela Moreno, retomaron las coreografías, las refrescaron, las prepararon especialmente para esta ocasión, un trabajo complejo que les ha hecho recordar los gratos momentos vividos a lo largo de estos años y sobre todo seguir comprometidos con la danza contemporánea.

La presentación de “Danza Rota” contó con cuatro bailarines de la agrupación: Jesús Ojeda, Yagnely Morantes, María Gabriela y Ulises, junto al invitado, Ronald Guánchez, que llegó desde Caracas y quien se formó en la academia, pero que ahora se encuentra en el Centro Nacional de Danza.

Ulises Contreras cuenta que ya tiene 24 años danzando, “fui formado por el maestro Juan Monzón. Con él estuve bailando durante 15 años. Trabajé fuera del país algún tiempo. Bailé con la compañía ‘Larumbe danza’, y tuve una temporada de drama”.

Luego conoció a María Gabriela Moreno (Gaby), y ya tienen casi 11 años de casados. “Después que tienes tu formación como bailarín, has trabajado y has sido pintura, has sido material para un coreógrafo, llega el momento donde surgen tus propias inquietudes, tu mundo interior y, en este caso aliado con Gaby, hablamos, y aunque es muy difícil dices: ¡vamos a trabajar!”, así idearon “Danza Rota”.

– ¿Cuál es el papel de la danza?

– A parte de divertir, es fundamentalmente que a través de ella se llegue al espíritu del ser humano, darse cuenta de que somos mortales, mas estamos en comunicación con el todo.

Esto es muy difícil, porque es un trabajo de “chaman” urbano. Es donde entra la coreografía, y piensas en cómo le dices lo que deseas al público, cómo lo llegas a emocionar. No solamente porque hagas piruetas o levantes la pierna, sino cómo llegas a la esencia del ser humano para ennoblecerlo o darle un poquito de sensibilidad. En eso hay que trabajar.

– ¿Cómo se prepara un profesional de la danza contemporánea?

– En Venezuela se creó la universidad de la danza recientemente, impulsada por el maestro Juan Monzón, pero antes no había esa escuela más que las corrientes o estilos de los maestros que te enseñaban.

Ahora sí está formalizada la educación en la danza en algunas regiones y además uno viaja y hace talleres. Gaby por ejemplo estuvo en Viena un tiempo. Yo, (Ulises) además de estar fuera en España, trabajé con el maestro Monzón, luego con un maestro de ballet, que enseña a nivel de técnica el ballet clásico como parte del entrenamiento del bailarín y que permite que a la hora de expresarte puedas hacerlo con mayor fluidez.

Luego está la otra parte que es la coreografía, símbolos, espacio; el espacio medio, el frontal, eso también debe conocerlo el coreógrafo.

– ¿Pero existe algo más allá de lo formal?

– Para mí es muy importante la filosofía, que aunque al final no te da respuestas, sí te da herramientas para entender ¿por qué estamos aquí?, ¿quiénes somos?

La danza es un medio efímero, porque es como la escultura que se desvanece y te lleva a la emoción. Cuando bailas es ésa la comunión que vas a hacer con la gente, que de pronto no se va a ver en una imagen pero puede ser que trascienda.

– Lo profesional y la experiencia en cada uno de los espacios crea un estilo propio, ¿Puede establecerse con ello la danza formativa desde esa experiencia y la escuela individual?

– Creo que sí. No tenemos una metodología estricta, pero sí existe por los muchos años que hemos trabajado juntos. Les damos clases a niñas muy pequeñas que están absorbiendo la parte más hermosa del bailarín o del maestro que es aprender a moverse de una forma libre. Con la danza contemporánea sucede una cosa hermosa: pasas 10 años tratando de aprender a hacer piruetas y los otros 10 años de tu vida tienes que desaprenderlas.

– ¿Por eso Danza Rota?

– Es ir más allá. Cuando tienes esa experiencia, buscas el más allá de la danza.

Gaby: Lo que se busca es romper un poco con esa técnica. No es que la vas a abandonar ni que no sirve, porque por más libre que bailes hay como una estela de esa técnica en uno que se formó de ella. Es dar paso a lo interno, esa expresión, el lenguaje propio. Se puede asociar con el hecho de que si un movimiento siempre lo haces del mismo lado o de igual forma, tus articulaciones siempre irán por ahí, pero si lo realizas de diferentes lados es más flexible. El cuerpo busca otras salidas al movimiento.

Ulises: Lo mejor es danzar olvidándose del cuerpo y es un poco lo que he venido experimentando. ¿Qué sucede cuando bailas pensando en tu cuerpo y en cómo te estás moviendo? Que tu mente está influyendo en el movimiento.

Cuando tú permites que el movimiento sea él, tu mente no actúa. Y ahí estás en un estado de meditación y nada ni nadie va a interrumpir esa paz. Eso se logra llevando ese estado de tranquilidad a los demás. Es muy difícil, es como bailar sin bailar, que sea la danza no Ulises.

Es el no tener personalidad, que sea como el cosmos, que se mueve diariamente. La silla se mueve o el espejo, no lo vemos, pero basta que venga un físico cuántico y sepa cuántos movimientos hay en un electrón, en el núcleo, eso es una coreografía hermosísima en un solo elemento.

Imagínate ahora el cuerpo, el corazón. Imagina que a eso le agregas la emoción. Es maravilloso. Que si todos los seres humanos por lo menos tuviesen un toque con la danza de cualquier tipo es fantástico, lo deberían tener todos los seres humanos en algún momento de su vida, independientemente de que vayan a ser bailarines, pintores, músicos o escultores; ella les va a dar un nivel de sensibilidad superior.

Ese ser humano que estuvo en algún momento en contacto con la danza, que sintió emociones con la danza, cuando camine por la calle es capaz de mucho y quizás de no ayudar, pero por lo menos de no agredir.

– ¿Qué hace falta para impulsar la danza contemporánea en la región?

– En Carabobo es necesario una universidad donde se dicten las artes y en este caso la danza. Y sí hay el recurso humano que quiere trabajar y quienes desean profesionalizarse en las artes. Sería hasta una publicidad para la danza contemporánea el decir “se creó un núcleo de la Unearte en Carabobo”. Muchísima gente de Valencia se ha ido a Caracas a estudiar en la universidad.

Es interesante esto, porque la danza contemporánea como lenguaje aquí en Carabobo, aunque el maestro Juan Monzón tiene ya casi 25 años, sigue siendo como muy desconocida.

Le preguntas a cualquier persona ¿Qué es la danza contemporánea? o ¡Si la conoce! y no lo sabe. El trabajo es muy fuerte, porque no tenemos los medios para difundir y aunque bailamos en la calle, plazas, barrios, en el teatro, seguimos siendo un grupo muy pequeño y nos hace falta el apoyo de todos.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir