Dauna, historia de un amor en el Delta

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Dauna en warao es selva, naturaleza, todo lo que existe. Pero también es la protagonista de la primera película venezolana narrada en la lengua de esta etnia, radicada en el Delta del Orinoco desde hace más de 9 mil años, por eso podemos decir, sin miedo a exagerar que, ellos son rostro que identifican a los primeros pobladores del mundo, y están aquí en suelo venezolano.

Mario Crespo es cineasta, licenciado en Historia del Arte y director de Dauna, lo que lleva el río, un film que ya se encuentra en la cartelera nacional y que el 7 de febrero pasado, conmovió hasta las lágrimas a los cineastas latinoamericanos y organizadores de eventos dedicados a la mujer y las cultura indígenas, que asistieron al Festival Internacional del Berlín.

Y esto se debe a que, sí bien este largometraje narra la historia de amor entre Tarsicio un joven cura capuchino, etnólogo, que llega al Delta del Orinoco, de magnífico paisaje, paraíso terrenal, y Dauna, una niña de origen warao, que crece transgrediendo las costumbres de su etnia; también es la cruzada que ella emprende ya adulta, para que las mujeres de su comunidad, sean visibilizadas más allá del caño, en la ciudad y que a su vez se plantee el respeto como contexto humano.

Pero también esta puede ser la historia de una mujer de cualquier parte del mundo, que lucha para abrirse camino en la sociedad, que emprenden cruzadas para alcanzar sus sueños y defender los derechos propios y los de sus pares, como lo comenta el director.

Yordana Medrano (o Dauna) está de acuerdo con la opinión de Mario Crespo. Ambos asistieron en días recientes a Notitarde para hablar del film. Ella afinca:  Esta no es una película que presenta a una mujer en la selva, cazando, con un penacho de plumas, ¡no!. Estamos plasmando una historia distinta a través de un pueblo indígena que son seres humanos y que tienen actividades distintas a los que viven en la ciudad , a lo que el cineasta agrega:  Esta película existe gracias a que ellos existen .

Sí, hay que tener sentido de pertenencia, son pocos los países que cuentan con una comunidad indígena milenaria, por eso Yordana, que es miembro de la comunidad warao donde se filmó la película, dice:  El proceso de colonización que nos sirvió para tener una interculturización, las primeras migraciones que son procesos que son válidos, pero no debemos olvidar que en Venezuela se registraron más de 10 mil lenguas muertas, la mayoría están muertas .

El dilema de Dauna

 Si mi padre te enseña lo que él sabe, tu me enseñas las letras . Esto fue lo que le dijo Dauna a Tarsicio (Eddie Gómez) apenas se enteró que éste recién llegado a su comunidad, estrechaba la mano de su padre acreciéndole su amistad. Ella es una niña fuera de serie, de hecho, es amiga de una cunaguaro que visita cada vez que puede, escapando en su curiarita, para contarle sus angustias.

Al principio Tarsicio cree que todas las niñas son necias y tontas, pero Dauna confía en que puede vivir de la poesía, que le gusta mucho y por eso quiere aprender las letras, porque es un lenguaje que, en su caso habla de su cultura milenaria. Pero, cuando él le propone matrimonio, ella le responde:  Sí, me voy a casar contigo cuando aprenda las letras, cuando ya sea maestra . Su dilema será amarlo o seguir otro camino.

Por otro lado, el trato con Tarsicio, es el inicio de su cruzada de interculturalidad y diálogo con el resto del mundo, porque lo que más quiere es que las mujeres de su etnia sean visibilizadas, más allá del caño, en la ciudad, y que a su vez se plantee el respeto como contexto humano. Por eso, ya mujer se convierte en un arquetipo.

– ¿Cómo surgió la idea de hacer un film hablado en warao?

Este largometraje tiene su génesis hace más de diez años -responde Mario Crespo-. Como esas cosas mágicas pasan, conocimos a Yordana, una joven bella que estaba empezando su carrera como comunicadora social, y quería hacer documentales. Nosotros ya veníamos de concomer la cultura warao en el Delta. Así que dijimos: Si vamos a contar la historia de vida de una mujer, que sea de una warao.

Llegamos a tener hasta 14 versiones de guión, hechas con las hermanas de Yordana, y Surdelina Márquez, la matriarca de la comunidad donde nos quedábamos y a quién dedican esta película, falleció. Además, el Delta es un lugar mágico, hermoso y la cultura warao es muy mágica, son muy lúdicos, su lenguaje es muy metafórico, y nos aparecía un escenario hermoso que permitía trasladar al espectador a ese país desconocido.

¿Quién es Pedro Juan Krisólogo Bastardo?

La película comienza cuando Dauna asume su puesto como miembro de número de la Academia de la Lengua de Venezuela. Esta escena parte de una historia verídica, la de Juan Krisólogo Bastardo, un indígena de Aragua  e Mujo que ocupó el cargo antes descrito. Murió en 1995 en Caracas, estudió en la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad Autónoma de México, y escribió ensayos de lingüística.

 Cuando buscábamos el oficio para Dauna, pusimos sobre la mesa: Profesor universitario, neurocirujano, político. Hasta que dimos con Pedro Juan Krisólogo Bastardo. Así que dijimos ¡Eureka!, Dauna va a ser miembro de número de la Academia de la Lengua de Venezuela. Todo esto sin saber que el nombre completo de la protagonista es Yordana Medrano Bastardo, es decir, es sobrina de Pedro Juan , cuenta el director.

Los retos de filmar en el Delta del Orinoco

De origen cubano pero residenciado en Venezuela desde 1992, Mario Crespo viaja casi anualmente al Delta del Orinoco desde el año 2000, a enseñar el uso de herramientas audiovisuales a los jóvenes Waraos para que recuperen su memoria cultural e histórica. En el 2006, le tocó dar unos cursos en la comunidad a la que pertenece Yordana. Ese año empezaron a hablar de la idea de hacer una película sobre una mujer warao. Y en el 2011, se empezó a materializar este proyecto. Ese año ganaron un aporte del programa Ibermedia, nos unimos a Yakarí & Alfarería Cinematográfica para hacer la película, con aporte del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (Cnac) y la Gobernación de Delta Amacuro.

Filmar en el Delta del Orinoco no fue tarea sencilla, pero las 36 personas que integraban el equipo de filmación lograron una película de altura. Hablamos de Gerard Uzcáteguí en la dirección de fotografía; Yvo Hernández; dirección de Arte, Gustavo González; dirección de sonido, Alonso Toro; música original); Luis Lestón, animación y serigrafía.
 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir