De 1958 al 2019

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Ruben Limas - Notitarde
Ruben Limas / Notitarde

1957 fue un año complejo para la lucha democrática en contra de la dictadura de Pérez Jiménez. En diciembre de ese año, la represión y la acción de la perversa Seguridad Nacional había hecho cundir la desesperanza entre los civiles ante una evidencia táctica: la fuerza armada parecía, unánimemente, estar respaldando al régimen. La oposición, clandestina, permanecía insistente promoviendo y activando, pese a los riesgos, la protesta cívica pero el cambio no terminaba de llegar.

Sin embargo, algo inusitado, inesperado, ocurrió el 1 de Enero de 1958: Hugo Trejo, militar de alto rango,  se alza contra el gobierno e intenta un golpe de Estado contra el régimen de Pérez Jiménez. El golpe fracasa y sus cabecillas son reducidos, no obstante, ese evento demuestro a la opinión pública nacional que existía un malestar creciente en la FAN, que no era «unánime» el respaldo al régimen y quizás, ni siquiera mayoritario. Una espiral de protestas, manifestaciones públicas, huelgas y movilización comienzan desde ese instante hasta que Pérez Jiménez llegó hasta su límite cuando los cadetes de la escuela militar también se alzaron y el dictador   prefirió  irse antes que también tener que matarlos (al menos tenía algo de remordimiento). Civiles y militares unieron sus fuerzas hasta que el dictador se montó  con premura en la «Vaca Sagrada» y emprendió su huida el 23 de Enero.

No hay lugar para extrapolar los acontecimientos de 1958 y 2019, pero afirmar que «no se logró nada» tras el pronunciamiento militar en La Carlota el 30 de Abril es, además de una lógica operación de propaganda del régimen, una lamentable práctica de miopía política. El juego cambió, desde las 5:00 am de ese día, cuando los efectivos militares, junto a Juan Guaido y los diputados de la Asamblea Nacional, solicitaron conjuntamente el cese de la usurpación en la calle, con su rostro descubierto, sin medias tintas, el régimen ya no puede decir que cuenta con «total» respaldo militar, quizá ni siquiera tenga «algo» de ese apoyo.

Para que un efectivo militar ponga en riesgo su carrera, sus años de servicio, la estabilidad de su familia y su libertad personal, al exteriorizar en estos tiempos sus simpatías políticas, tiene que haber motivos muy poderosos y, obviamente, los hay. La crisis toca todos los hogares, no solo las casas de los civiles, sino de los militares (como bien lo demuestra el vídeo grabado por la familia de Ministro de la Defensa, Vladimir Padrino, quienes le piden públicamente que permita el cese de la usurpación). Hoy, los venezolanos tenemos la certeza de que los militares que han escapado a otros países y los militares con cordón azul en el brazo son la punta del iceberg del desprecio en la FAN a un gobierno corrupto y hambreador.

Sigue existiendo miedo en los cuarteles, persecución y retrocesos tácticos por la penetración extranjera de la FANB, pero «fervor revolucionario» no hay. Fuentes de mucha credibilidad apuntan hacia la versión sobre la cual Nicolás Maduro ya había decidido escapar, pero el gobierno ruso se lo prohibió, es decir, la usurpación es, en realidad, un gobierno satélite de una potencia extranjera. Quizás, ni siquiera, la seguridad personal de dictador sea responsabilidad de efectivos venezolanos. ¿Qué otra prueba necesitaríamos para escamotear la verdad? Los militares venezolanos han sido sometidos, penetrados y reducidos a «muchachos del mandado» por fuerzas extranjeras.

Pero la dignidad surgió, la esperanza se puso un cordón azul en el brazo y demostró que existe entre los barrotes levantados por Rusia y Cuba.

Tengo fe en que seguirán demostrando que existen, se hará una costumbre el cordón azul, militares y civiles seguirán exigiendo el cese de la usurpación y, al final, esa cúpula corrupta ya ni siquiera podrá contar con fusiles propios para su sostenimiento, tendrá que recurrir descarada y abiertamente, a «fusiles prestados», en ese caso, nuestra lucha, además de democrática, tendrá el cariz de una lucha de liberación nacional. La segunda independencia, ya no de España, sino de Rusia y Cuba. Si ese escenario es el que decide la opresión, se enterarán que los oprimidos también juegan. ¡Vamos Bien! No desmayemos. ¡Lucha de liberación nacional!

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
FuenteRubén Limas
Compartir