Democracia Vs. Autocracia

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En la televisión anglosajona hay una serie de televisión muy galardonada llamada “Juego de Tronos”, en la primera temporada dos personajes de esa serie tuvieron un diálogo muy ilustrativo acerca de la legitimidad: Cersei (La reina regente) y Tyrion (hermano de la reina). En cierto instante de la trama, la reina regente pierde los estribos y comienza a vociferar amenazas contra los que considera sus enemigos “voy a matarlos” – decía – mientras caminaba airada por los pasillos del palacio. Tyrion la interrumpe y le dice “no puedes matarlos”, “¿por qué no? Soy la reina regente, madre del futuro rey, tengo el dinero y el poder para hacerlo” contesta la orgullosa Cersei. Tyrion responde inteligentemente: “esas personas son queridas por la gente, si los matas, el pueblo se dividirá en dos, una mitad te odiara y la otra mitad conspirará contra ti”. Como vemos, para gobernar no basta tener la fuerza, también se necesita respaldo público. ¡Legitimidad!

Este relato viene a colación porque en este momento crucial de la realidad venezolana nos encontramos en una encrucijada difícil. Un régimen usurpador se plantea eternizarse en el poder con el soporte exclusivo de las armas ¿eso es suficiente para hacerse gobernar? Pues no. La autocracia entraña una incapacidad inherente a su naturaleza: no se puede tener un efectivo militar para controlar a cada civil y aún, en ese loca distopía, no hay garantía de fidelidad en quienes tienen las armas y dicen respaldar a los usurpadores. La lealtad militar llega hasta la víspera.

La democracia tiene muchas dimensiones, económica, social, cultural, pero también es particularmente procedimental. La democracia implica un procedimiento para elegir a las personas o grupo de personas para que se encarguen del gobierno. El soporte de la autoridad de los gobiernos democráticos no son las armas, es el respeto  hacia las autoridades por parte de la población. Se gobierna de la mano de la opinión pública.

En el centro del debate entre democracia y autocracia debemos ubicar la efectividad de las decisiones. Si un gobernante no tiene el respaldo de la población, si es un usurpador autocrático, tiene que obligar a la gente a obedecer, eso implica costos adicionales y no hay garantías de que la decisión logre su cometido. Por su parte, la democracia construye consensos, pactos, acuerdos para gobernar. Se reconoce la diversidad y se intenta gobernar respondiendo a la pluralidad de intereses. ¿Será que no hay un Tiryon cerca de Maduro?

Además de todo esto que hemos mencionado, hay un factor a todas luces evidente y es la consecuencia en la economía de esta autocracia venezolana. Un verdadero desastre: hiperinflación, corrupción, destrucción del aparto productivo, inseguridad, deterioro de los servicios públicos y colas para comprar cualquier cosa que necesitemos.  Por ello sin duda, mejor es Democracia, que Autocracia, y vamos por su rescate.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.