Devolverse del pasado

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Academia de Historia del Estado Carabobo/ Columnista
Academia de Historia del Estado Carabobo/ Columnista

El pasado es siempre susceptible de revisiones y su conocimiento lo es de rectificaciones, de rescates e incluso de condenas u olvidos. También puede ser objeto de simplificaciones, de manipulaciones y tergiversaciones, de usos políticos e ideológicos. En todo caso, el pasado es siempre una cantera fecunda para comprender el devenir de una comunidad y de un país, en un sentido más amplio, como también de las humanidades particulares, pensando este término como cercano a la idea de horizontes civilizatorios.

Un vicio es, desde luego, querer extrapolar el presente como medida del pasado y ajustar este a los intereses de un momento dado, de una idea, de un partido, de un proyecto determinado. Sin embargo, las angustias del presente son estímulos para acercarse al pasado sin prejuicios o con el menor número posible de ellos.

En la actual situación de Venezuela se contraponen intereses y proyectos sin suficientes espacios para debatir ideas con el respeto necesario, sin presumir que el otro es un enemigo que debe ser aniquilado y sus posiciones destruidas y condenadas a eterno silencio. Tal contexto estimula estudiar el pasado, lo que fuimos y, en cierta manera, oculta quizá, seguimos siendo. No se trata por supuesto de predecir desenlaces sino, de cierta manera, comprender-nos mejor como sociedad, como causahabientes de situaciones del pasado.

En cierto sentido la historia, como lo quería Cicerón, puede entenderse como “magistra vitae”, en la medida en que aclara los orígenes de situaciones que vistas con una limitada y a veces agónica perspectiva sincrónica no nos parecen tan claras. Daría la impresión de que coyunturas para muchos inesperadas son ahistóricas, es decir, que están fuera de una continuidad o de un determinado desarrollo sociohistórico, o incluso resultan antihistóricas, por lo contradictorias que parecen.

En el caso venezolano, aspectos tales como el pasado rural reciente, la historia de colectividades y sujetos subalternos, la historia social en un amplio sentido, las historias locales y regionales, la historia de las actividades económicas, del comercio y su relación con las actividades productivas, los imaginarios sobre todos estos aspectos, entre otros abordajes, cobran gran relevancia. En la actualidad ciertos temas o períodos parecen enfatizarse demasiado, como el trienio adeco (1945-1948) o la insurrección guerrillera de la década de 1960. Si duda no son asuntos agotados y requieren ser profundizados, pero vale la pena intentar también otros estudios que contribuyan a enriquecernos como sociedad, como país complejo que somos.

La revisión de acontecimientos y personajes históricos siempre nos permite afinar nuestra percepción del pasado. Germán Carrera Damas formuló la idea de reubicar a los héroes, que no es más que estudiar a profundidad no solo sus vidas y legados sino también sus épocas, contextos, motivaciones personales y colectivas, ideas y sistemas ideológicos imperantes, valores… Esa reubicación, extensiva a los fenómenos históricos, nos ayudará a depurar la memoria y a identificarnos cada vez más con las identidades y retos del presente y del futuro cercano. Nos permitirá ir y volver al pasado, devolvernos más seguros de lo que somos y queremos ser.

 

Horacio Biord Castillo

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.