Dilema de la oposición

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Saúl Ortega

Igualmente los llamados de una intervención militar desde Bogotá por la alianza Uribe-Santos, así como el decadente Grupo de Lima que se ha mudado a Santiago de Chile, conformado por los países de la Alianza del Pacifico enemigos de la integración latinoamericana y caribeña. Igualmente los pronunciamientos de la Unión Europea, a petición del Gobierno de Rajoy, quien lo extiende después de reuniones abiertas con Thomas Shannon, estas posiciones han sido aplaudidas por el gobierno canadiense. El enemigo está en un solo frente, es el imperialismo y sus aliados, potencias colonialista de Europa y Canadá, quienes tienen pretensiones sobre nuestra patria frente a estos planes de intervención y las tácticas de las quintas columnas criollas de violencia y fraude, el pueblo venezolano debe exhibir la más férrea unidad nacional de carácter cívico militar para defender la independencia y la soberanía.

Para el momento de escribir estas notas, ya quienes pautan las políticas desde afuera, no reconocen el llamado a elecciones donde el soberano pueblo de Venezuela, decidirá entre un proyecto nacional en construcción con la participación protagónica en un debate nacional como lo es un nuevo Plan de la Patria 2019-2025, al frente estará la conducta subordinada entreguista y apegada al Fondo Monetario Internacional. Los dueños de la vocería opositora, saben de la incapacidad de este sector para ganar elecciones en nuestro país productos de sus errores y de su irresponsabilidad política; lo más grave es su compromiso con los poderosos de afuera y de adentro del país, su abandono total de los intereses de la nación y del pueblo.

El abandono de la mesa de diálogo en República Dominicana, puso al descubierto esta triste realidad; un sector del país no tiene referente político, lo han dejado a la suerte del aventurismo político e irresponsable y lo que es peor, se han arrodillado al enemigo de la Patria, enemigos que tienen claras ambiciones de saquear nuestras riquezas estratégicas.

Ha sido de tal nivel la presión ejercida por la política neocolonial del Gobierno estadounidense que ha colocado a la maltrecha vocería opositora en un verdadero dilema, la no asistencia a la mesa de diálogo en la última reunión en República Dominicana, es la evidencia de la falta de autonomía y de criterio de esta vocería. Su error de origen está en la falta de sinceridad sentándose y generando expectativas en sus propios seguidores, fuera de la Constitución. El segundo error, es no definir con claridad, por carecer de independencia política, el hecho de que este sector político tiene un amo y que este dueño tiene la última palabra, seguramente nos hubiesen ahorrado tiempo al país con solo decir que están incapacitados para tomar decisiones sin consultar a sus financistas gringos. La tragedia política es que la masa de venezolanos que le manifiestan una posición contraria a nuestro proyecto político, no encuentran un referente democrático, electoral, constitucional, por cierto la apología a la violencia y al terrorismo que hemos visto en los últimos días, son una confesión de la incapacidad de esta vocería opositora para apartarse o desvincularse de la tragedia, a seguir tomando atajos para satisfacer sus ambiciones y compromiso de entregar la patria al mejor postor. La reciente aprobación por parte de la Asamblea Nacional Constituyente de  realizar la elección presidencial en el primer cuatrimestre, obliga  a la vocería opositora a tener claras definiciones,  seguramente veremos la presentación de dos políticas irresponsables, un sector montará un escenario de violencia y muertes con guarimbas acompañadas de la presencia de grupos armados ejerciendo el terrorismo. Otros, buscarán presentarse al proceso electoral para luego buscar deslegitimarlo, bien retirándose como ya lo han hecho o llegando hasta el final para luego cantar fraude, ambas opciones están subordinada a los planes de intervención e injerencia internacional de la derecha. Estos planes están develados en los llamados abiertos que han hecho personajes como Ricardo Hausmann, ex ministro del gobierno adeco de Carlos Andrés Pérez y socio de Lorenzo Mendoza, quienes negociaban a país por 50 mil millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional.

El dilema de la oposición no le ofrece nada bueno al pueblo de Venezuela por eso debemos tener claro que es el momento de la reafirmación nacional y de la construcción del futuro entre todos de un país mejor para todo los venezolanos.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.