Drogas, embarazo, delincuencia juvenil ¿y los padres qué?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Embarazo en adolescentes, pornografía infantil y juvenil, consumo y tráfico de drogas en colegios, son sólo síntomas de una sociedad enferma y en crisis de valores, un núcleo familiar desnutrido del sentido de crianza y conducción en cuanto a la formación en principios y valores se refiere.

El respeto, la tolerancia, responsabilidad, el AMOR, la honestidad, entre otros, son suplantados por los antivalores como la indisciplina, la intolerancia, rebeldía radical, la ira, para dar paso a un entorno social que refleja en las conductas de la mayoría de los niños, niñas y adolescentes la carencia formativa del hogar. Es por ello que los padres no pueden seguir siendo simples espectadores del progresivo deterioro de las relaciones humanas y formativas de sus hijos, padres que se sorprenden al ver en fotos, vídeos, el rostro de sus hijos en situaciones soeces, vulgares o deshonestas, sin imaginarse el cómo llegaron allí. Jóvenes que para dirimir diferencias, estilos, gustos, se enfrentan entre sí mismos como si la destrucción del prójimo lo enaltece como ser humano o le concede la razón.

Éstos son sólo efectos cuyas causas tenemos que revisar, reflexionar juntos, padres, educadores, instituciones públicas y privadas, retomar el consenso, buscar coincidencias dentro de las diferencias, para dar respuesta más temprano que tarde a  una sociedad que vislumbra, de seguir así, un futuro poco promisor. Asimismo, sin caer en pesimismo, pero colocando los pies en la realidad actual, los padres son los llamados a colocarse a la delantera en esta batalla por rescatar la convivencia sana y no seguir lamentándonos describiendo el problema sin pensar en cómo transformarlo y buscar correctivos.

El flagelo de las "drogas" en instituciones educativas es uno de esos síntomas que deben ser abordados en conjunto; los jóvenes ante tanta avalancha de estímulos, sensaciones, que les ocasionan en la mayoría de los casos ansiedad y depresión, buscan alivio en las drogas como si esa sensación placentera de momento les brinda un escape o salida. Por ende, el joven no interpreta por su inmadurez, falta de comunicación efectiva y afectiva de los padres, falta de políticas preventivas educativas y sociales, entre otros, no le permiten percibir que detrás de ese "placer momentáneo" existe un inmenso vacío personal, espiritual y afectivo, porque lo que buscan con la droga es llenar una necesidad "afectiva", cualquier familia y de cualquier estrato social no escapa a ello.

En consecuencia, propongo desde esta humilde tribuna conformar una especie de comité de padres que se puedan articular con los ya establecidos en los diferentes planteles educativos, no para recoger fondos, organizar actividades recreativas, sino para realizar coloquios, conferencias, buscar o formar redes de apoyo, establecer una importancia trascendental en conformar un gran movimiento de padres que no se conformen con preocuparse, sino de ocuparse del futuro sano en lo psicológico, físico, espiritual y social de sus hijos. Si bien es cierto que en la dinámica social los antivalores, la delincuencia, las drogas están en boga, no es menos cierto que ante cualquier síntoma se deben prescribir medicamentos o tratamientos que corrijan la anomalía presentada.

Mi opinión es que los padres deben moverse, dejar de ser pasivos, no se acostumbren a dejar pasar todo;  criar, educar a los hijos es una ardua tarea, asúmanla si se comprometieron a ser padres, hay que ejercer. Busquen información de sus hijos, ¿dónde están?, ¿con quién?, ¿cómo van en el colegio?, ¿su asistencia?, entre otros. Buscar en familias que han superado inconvenientes o simplemente les funciona un esquema de vida sano, para informarse, pedirles apoyo, guía, acompañado de profesionales disponibles para  establecer estrategias precisas de acción. La  LOPNA no debe ser el "coco" de los padres, una partida de corso para la alcahuetería o el escondite del irrespeto; por el contrario, en la misma ley establecen derechos a los jóvenes, pero igualmente deberes.

Prefiero un correctivo a tiempo que un arrepentimiento tardío. Padres,  no esperen más, hay que actuar. Suerte y éxitos.
(*) Orientador.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir