Duendes

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

A veces los duendes de la infancia regresan y uno se siente retoñar de sus propios olvidos. Amanece acariciando el sueño de los hijos y de los nietos tan lejanos ya del rincón familiar y tan cerca del simple vivir como un dulce recuerdo. “Abuelear”, como decía nuestro fraterno poeta Rafael Betancourt Moreno, o “andar ennietecido”, como dice Jesús Villegas Miliani, es como vivir con la propia poesía floreciendo caminos y eso ayuda hasta a comprender que la propia tristeza es necesaria para que los hijos y los nietos nunca se vayan de nuestro lado… Eso pienso, en el amanecer, cuando sorpresivamente, y por casualidad, el  teléfono me sacude del sueño y la voz amiga de la poeta Raquel Santeliz, con inusual emoción me avisa que está muy alegre, emocionada, llena de gracia y luz porque hoy, precisamente, en este amanecer, llegará su primer nieto… “¡Voy a ser abuela!”, grita. Y un silencio oloroso a duendes me aroma el despertar…  Me golpea la sombra invisible de eso que desde hace tiempo llamo soledumbre, en cuya propia penumbra siento la presencia de mis retoños, mis hijos, mis nietos aromando la canción del amanecer… Pasa el momento mágico y luego, como todos los días,  enciendo la TV  comercial para beberme su habitual ración de angustias. Y luego la otra, para pesar la información serena y respirar más tranquilamente. En todas las pantallas, el tema es el mismo: Venezuela sigue  acusada de ser un peligro para el imperio más poderoso de la tierra, es decir, del sistema solar,   de la vía láctea, es decir, del universo. Y uno se aterra con solamente pensarlo.  Los jóvenes de hoy día, ciertamente, han sido técnicamente desmotivados para saber historia o para saber únicamente la que le conviene a los emperadores. Nosotros, en realidad, somos un pueblo humilde, alpargatudo, orillero, como decían los presuntos oligarcas de otros días.  La tecnología es la gran magia y la religión para la nobleza de esta época… y la cosa sigue sonando en los diversos canales y uno la lee en los periódicos… y la reunión de Panamá va… va y viene, según lo planifican los teóricos del fin de la historia… “Fui, vi, y está muerto”, como dijo doña Hilary. Más nada vale. El dólar es el dólar y bachaquero es esclavo y punto.  Fíjate que entre los figurones hay unos que antes eran héroes de la izquierda…  ¿y qué hicieron? Nada qué decir, vale… cuarenta mil Obamas no nos harán cambiar nuestra verdad, nuestra conciencia… ¿Cómo es eso de que “buenos días”? … Vamos a esperar que pasen a ver si fueron buenos, como dicen algunos… 

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir