El chavismo lleva 15 años gobernando y no tiene excusa para su fracaso

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Caracas, noviembre 3.- “Quienes han gobernado Venezuela en los últimos 15 años, han tratado de satanizar sin balance objetivo, y de forma globalizada, los gobiernos de la llamada por ellos, ‘Cuarta República’, pero no tienen excusa para justificar su fracaso”, denunció el diputado de la Asamblea Nacional (AN), Freddy Paz.

Manifestó el parlamentario que “se pretende hacer creer que todos los males y penurias que atraviesa el país  son culpa única y exclusiva de los gobiernos y de los políticos de la cuarta, donde efectivamente se cometieron grandes errores, pero también se lograron grandes aciertos”.

Recordó que esos errores fueron la bandera que enarboló Hugo Chávez para acceder al poder, pero “de eso ya han pasado 15 años, es decir casi la mitad del tiempo que duro la Cuarta República. Pero, la pregunta obligada es: ¿vivimos mejor hoy, después de estos últimos 15 años de gestión chavista? No”, afirmó Paz.

Lamentó que tras esta década y media de chavismo “el pueblo venezolano hoy está abrumado por los problemas sociales y económicos. La delincuencia sin control, la escasez y el desabastecimiento de alimentos y medicinas, una inflación desbocada que según los entendidos podría pasar del 70% al finalizar el 2014, hospitales en quiebra, sin insumos médico-quirúrgicos con los cuales poder atender la demanda de los venezolanos que no pueden ir a una clínica privada. Con la gravedad que representa hoy el crecimiento de enfermedades endémicas, ya erradicadas en Venezuela hace años y por la aparición de enfermedades nuevas y el incremento de la violencia social que copa las emergencias de nuestros hospitales; servicios públicos de mala calidad; apagones constantes que afectan la vida del ciudadano y merman la producción de aquellos que aun luchan por sacar empresas e industria adelante y desempleo creciente”, enumeró.

Freddy Paz citó, para ejemplificar las diferencias entre estos 15 años y los 40 anteriores, a José Curiel, quien en su libro: “Del Pacto de Punto Fijo al Pacto de la Habana”, “revela interesantes estadísticas que nos dan una idea bastante clara de cómo la llamada ‘Cuarta República’ y ‘la Revolución Bolivariana’ representan dos realidades bien distintas de la historia contemporánea de nuestro país”.

 

Las estadísticas hablan

Relató que las cifras oficiales “hablan por sí solas” y se refirió a que “los ingresos anuales de Venezuela para el período 1958 y 1998, promediaron los 10.685 millones de dólares,  mientras que para el lapso 1999 y 2012 promediaron los 99.615 millones de dólares”.

Resaltó “los ingresos obtenidos, evidentemente de una elevadísima renta petrolera que en los años comprendidos entre 1999 y 2012 promedió un precio del crudo venezolano de 51,80 dólares por barril (a diferencia de los precios que se manejaron entre el 58 y el 98 que en su punto más alto llego a cotizarse en 13 dólares por barril), según la mayoría de los venezolanos, se traduce en un rotundo fracaso administrativo del chavismo”.

Para Freddy Paz, otras cifras hablan del “fracaso de este gobierno”, como el caso de los homicidios. “Para el período 1958-1998 fueron de 9 por cada 100 mil habitantes y para el período 1999-2012, fue de 275 por cada 100 mil habitantes. Es decir, 30 veces más. Por otra parte, el promedio de hurtos y robos entre 1958 y 1988 fue de 0,72 por cada 10 mil habitantes; y entre 1999-2012 fue de 186 por cada 10 mil habitantes, lo que representa 258 veces más”.

En el caso de la alimentación, dijo que “desde 1958 hasta 1998 en Venezuela se consumían 19,52 Kgs de carne al año por habitante. Desde 1999 hasta el 2012, el promedio de consumo de carne descendió a 14,45 kilos por habitante al año, ese número dice que el venezolano dejó de consumir casi 5 kilos de carne menos al año”. En infraestructura “del 58 al 98 se construyeron  2.059 Kms de autopistas, y del  99 al 2012, se construyeron 402 Kms de autopistas”.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir