El "Complejo Reptiliano" (2250133)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El “Cerebro Tri?nico” es un modelo propuesto por Paul MacLean para explicar la funci?n de los rastros de evoluci?n existentes en la estructura del cerebro humano. En este modelo, el cerebro se divide en tres componentes separados que tienen su propia inteligencia especial, subjetividad, sentido de tiempo y espacio, y memoria. El cerebro tri?nico consiste en el complejo reptiliano, el sistema l?mbico, y el neoc?rtex. Aunque todav?a popular entre algunos psiquiatras, el modelo del cerebro tri?nico no es aceptado por investigadores de neuroanatom?a evolutiva comparativa1; sin embargo, lo que s? es indiscutible es que el complejo reptiliano como componente del cerebro tri?nico, no ha sido nunca recusado y cuando desafiado, reacciona instant?neamente. El hecho es que el reptiliano en el ser humano se llama as?, por su procedencia an?loga y por la funci?n que cumple.

Obviamente escribo para hacer un punto sobre la anatom?a humana, para quiz? llegar a una explicaci?n sobre la raz?n por la cual el verbo y gracia de la conversaci?n de la mayor?a del estamento pol?tico, con honrosas excepciones, son en muchas ocasiones tan agobiantemente pobres, carentes de conceptos claros, de veracidad y demasiadas veces, perverso. Pareciera que el impulso del componente reptiliano dominara todos los dem?s, apeg?ndose a su funci?n primordial: reaccionar y defender a toda costa. Ello sin consideraci?n por el pr?jimo, por el ciudadano porque pueblo ya no se puede decir, defendiendo cualquier circunstancia que se presente y respondiendo apegado siempre a la posici?n de conveniencia que se sostenga con palabras, gestos o incluso hechos, mientras mantiene el apoyo ilimitado a sus ?nicos fines personal?simos.

De lo dicho anteriormente se derivan posturas las cuales no necesariamente se alinean con las del partido o ?es que cualquier cosa va, aun cuando el militante representa tambi?n al partido? Siento que a lo largo de los a?os del bipartidismo en el poder, la ideolog?a se perdi?, si es que alguna vez realmente fue conocida y practicada m?s all? de unos militantes y m?s ac? de las consignas como – “Con AD se vive mejor” o “Democracia con Energ?a. Ese Hombre si Camina”, m?s las correspondientes de Copei y ni hablar de las esgrimidas por el partido-gobierno en el poder. En el fondo, estas constituyen una m?scara que anula toda ideolog?a2. Son todos los Partidos que las usan como una extensi?n de sus promesas que generan expectativas que no se cumplen, menospreciando la oportunidad de educar en alguna medida al ciudadano, para que sepa escoger, razonadamente y con mayor profundidad, m?s all? que el mero gusto por un personaje arropado no en la ideolog?a sino m?s bien encubierto bajo la manta de un partido, con labia retorica y maquinaria. Dif?cil tarea sin embargo, ya que escoger en positivo por diferenciaci?n, es aqu? casi imposible y por ello el voto castigo hist?ricamente se ha desatado. El voto no es para afinar una mejora sino para terminar la mediocridad. Hoy en d?a pareciera ser un asunto m?s bien entre la extrema izquierda y la izquierda. Antes era entre dos similares de la izquierda, ahora entre al menos tres indiferenciados porque abogan por mantener las mismas estructuras. Tal fen?meno es s?lo factible cuando los pies est?n sembrados en el petr?leo3 y el ciudadano por dise?o, depende del Estado.

Las instituciones no se ordenan o decretan, se construyen uniendo distintos elementos durante a?os aplicando con destreza una visi?n y con constancia de prop?sito, apuntando en una sola direcci?n: su raz?n de ser embutida en la ideolog?a y en el alma de todos sus integrantes. Consecuentemente la acci?n personal?sima descrita anteriormente, deber?a ser duramente reprobada. M?s no sucede as?. Todos los funcionarios la practican sin escr?pulos y por lo tanto, no pasa nada como en efecto nada pasa en este pa?s cuando se violan los valores m?s fundamentales. El utilitarismo, o lo que es lo mismo: una respuesta inmediata, conveniente, acorde solamente con la inmediatez sin importar las consecuencias a cualquier plazo, aplasta toda ideolog?a, con la fuerza y rapidez del m?s h?bil que logre aferrar entre los sesos y en ocasiones entre las manos, la maza para repartir con contundencia y a su mejor parecer, los golpes requeridos para mantener el estatus quo o al menos palear convenientemente, la aparente desviaci?n. Con ello el asunto se reduce a los personajes en vez de la ideolog?a institucionalizada de las organizaciones pol?ticas o del Estado, aquellas que funcionan dentro de sus estructuras sin recato, sin independencia del Ejecutivo, al mejor parecer de sus integrantes, de frente a su conveniencia y de espalda a quienes se deben, los ciudadanos.

Esto, en efecto, lo han demostrado los muchos actores de la vida pol?tica de este pa?s antes y despu?s del ’58, a?o a partir del cual se instala aqu? una democracia incipiente, no por sus inicios sino por el dise?o de sus estructuras que suprimieron totalmente la descentralizaci?n, el desarrollo social y el econ?mico, ahora severamente afectada por las pr?cticas del chavismo instauradas a partir del a?o ’99. Cabe preguntar: ?Venezuela ahora es de todos? ?De no ser as?, de quien o quienes es entonces?

Recientemente me vi compelido a escribir y buscar la gracia de quien deb?a publicar una simple opini?n social de cualquier ciudadano, en este caso como respuesta a una de orden pol?tico, que afecta muy negativamente la ya grav?sima situaci?n que confronta la juventud venezolana: arrinconados y enfrentados a un futuro sin porvenir, con la espalda aguantando la paliza de la tiran?a. Tambi?n as?, para apuntar hacia los fundamentos concretos que nos han tra?do arrastrados hasta aqu?: el petroestado, capitalista, corrupto y tir?nico insertado en el contexto de una “democracia”. As?, no solamente por dise?o sino mucho m?s all? por la pr?ctica, se ha trabajado con ah?nco para llegar aqu?, incluso defendiendo lo indefendible con argucias que llegan a insultar la inteligencia de los ciudadanos m?s perspicaces, pero tambi?n hacen mella de aquellos que no saben y que por lo tanto no entienden y con ello creen que de alguna forma las gentes que figuran, obran con conocimiento, destreza, habilidades y adem?s, aunque no necesariamente pulcros, pero s? con buena intenci?n, est?n a su lado. ?En el caso actual acompa?ando para mantener o llevarnos a la pobreza!

Hice tabla raza. Consiente y justificadamente porque como dije, los resultados del desempe?o social venezolano, no son malos, son p?simos, empero, en forma sostenida. As?, la hacienda venezolana desde antes, durante y despu?s de G?mez con todas sus propiedades, atributos y exquisiteces, se traslada y termina finalmente, ofreciendo nada a las nuevas generaciones. O, m?s bien s?: un barranco que cambia su pendiente en la medida que pasa el tiempo aumentando a?o tras a?o, cada vez m?s vertiginoso, especialmente durante los ?ltimos quince debido a la hegemon?a del estado, p?simas pol?ticas p?blicas, la corrupci?n, etc. y al alt?simo crecimiento demogr?fico. Parece o?rse el murmullo pero todav?a no se vislumbra, la quebrada en el fondo del ca?o donde el pe?asco finalmente ira a reposar, a punta de saltos y brincos cuesta abajo, arrasando con todo. En ese proceso, los venezolanos nos hemos ganado los madro?os m?ximos incluyendo uno reciente, el del pa?s m?s miserable del mundo, seguido por Argentina y Brasil, sus dos grandes aliados. ?Por qu? ser? que desde el sur de Rio Grande hasta la Patagonia, no hay un solo pa?s de primer mundo?

Pero no, no queremos reconocer a toda costa. Y eso es grave porque entonces no hay comp?n. Por las se?ales recibidas, hay quienes creen y sostienen que ?bamos bien pero algo repentino y por azar, se torno mal. Se descompuso el asunto y nada ni nadie tiene que ver con ello. ?Yo, nosotros no fuimos!- parecen exclamar. El cuento es otro, no apegado a la realidad y adem?s grave porque arrasa con la memoria y hace algo peor, consolida la cultura indeseable que se transmite en las historias que contamos. Con ello quedamos congelados en el tiempo, condenados a repetir los fracasos, afincados sobre el mismo modelo, atrapados en un laberinto sin salida, impedidos para aprender. Por supuesto, todo est? muy lejos de la integridad y muy cerca de la hipocres?a y la mentira, impulsada por el complejo reptiliano, ahincado sobre los dobles y triples est?ndares y prop?sitos, incluyendo los personal?simos, necesarios para pervivir socialmente, siempre dando la cara con las manos limpias.

?Por dise?o o por azar? Venezolanos condenados al s?ndrome del eterno comenzar.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir