El crecimiento del reino de Dios (MC. 4, 26-34)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El texto del evangelio de hoy nos presenta dos parábolas; una que habla sobre la semilla que un hombre tira en la tierra, germina, crece sola, se convierte en un mata que da espigas y frutos y la parábola de la semilla de mostaza, que siendo tan pequeña se convierte en un árbol donde se pueden anidar los pájaros del campo. Así es el Reino de Dios, se nos da gratuitamente y va creciendo y haciendo presencia en el mundo. Dios prefiere lo humilde y lo sencillo y así se manifiesta en medio de los hombres; su Reino no se manifiesta ni irrumpe violentamente, sino que va creciendo y actuando en medio de los hombres. Este Reino respeta la misma vida humana, creada por Dios mismo, acompaña su dinamismo, hasta el punto de crecer y hacerse fuerte, madurar y dar fruto.

El Reino de Dios es la salvación gratuita ofertada por Dios a los hombres; es su plan de liberación y sanación del pecado; es la manifestación de su misericordia, bondad, perdón y sobre todo de su amor por cada uno de sus hijos. Plan de salvación que comenzó desde antiguo, a través de los patriarcas, profetas y con la elección del Pueblo de Israel que prefiguraba la Iglesia de Dios y con ella a toda la humanidad invitada a la felicidad plena, a la redención. Plan de salvación que tiene su culmen y plenitud en Cristo que es la presencia misma de Dios en el mundo, el rostro del Padre, El Mesías y Salvador de toda la humanidad.

El Reino de Dios está presente en el mundo y sigue su crecimiento, pero se hará pleno al final de los tiempos, cuando Cristo se manifieste definitivamente a los hombres. La Iglesia fundada por Cristo tiene la misión de hacer crecer el Reino de Dios en medio de los hombres, bajo la acción del Espíritu Santo.

IDA Y RETORNO: Es urgente en el país que se atiendan las necesidades de los venezolanos. Hay pobreza que clama a Dios.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.