El desastre que somos

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La barbarie se apodera aceleradamente del país, vivimos en la selva, cada vez es más difícil no ser atropellado por el abuso de quien justifica lo injustificable para hacerse con la suya. El más reciente ejemplo de esto lo viví en el Centro Médico Guerra Méndez debido a una intervención quirúrgica que se realizará un familiar. 

Después de introducir los papeles del seguro y ser aprobado el ingreso para la intervención, llamaron para “informar” que el presupuesto había cambiado y no se mantenía el que habíamos introducido. Es importante destacar que el presupuesto original es válido hasta el 16 de febrero.

El presupuesto aumentó 45,69% y a pesar de tener un presupuesto válido hasta el 16 de febrero y haberlo aceptado la semana pasada para tramitar el seguro debemos pagar la nueva tarifa. Al presentarme para que me explicaran la situación me dijeron que era imposible mantener los costos y que la analista había cometido un error porque se había girado la instrucción de no aceptar los presupuestos con los precios viejos. Ante esta respuesta pedí una carta explicativa del cambio en el monto del presupuesto y las razones por las que no podían mantener el acuerdo que ya habían contraído, lo cual es mi derecho y su deber. Ante esta petición inmediatamente respondieron que no podían y llamaron a la instancia inmediata superior para ver qué podían hacer, obviamente se negaron alegando que no podían hacerlo y que revisara en el presupuesto donde decía: “El presupuesto    es aproximado, está sujeto a      variaciones por complicaciones del caso, requerimientos del     paciente, aumento de los  costos de las medicinas y/o material médico”.

Lo que sí me dieron fue el presupuesto nuevo para agilizar el pago. Ante este cuadro de evidente atropello, te exigen más de lo que están dispuestos a dar: te piden pagar 45,69% más de la factura y son incapaces de dar una simple carta explicando los motivos de un cambio tan brusco. Esta situación es simplemente indignante porque en la actualidad los    ciudadanos estamos en completa y absoluta indefensión ante los abusos de un gobierno ineficiente y de un empresariado que se apalanca en los  abusos del gobierno para hacer lo propio, es decir, los empresarios asumen los costos de   la ineficiencia del gobierno y los ciudadanos asumimos  los costos de la ineficiencia  de ambos sectores, ésa es la triste realidad. 

Twitter: @dsifontes

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir