El ejercicio: Previene y mejora la condición del paciente diabético

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Valencia, 11 mayo 2015.- La actividad física regular y una alimentación balanceada son la base para prevenir la diabetes tipo dos incluso, una vez diagnosticada la condición, la terapia farmacológica debe ser combinada con un estilo de vida saludable para lograr la eficacia del tratamiento.

La doctora Imperia Brajkovich, presidenta de la Sociedad Venezolana de Endocrinología y Metabolismo, recomienda realizar al menos 150 minutos de ejercicios físicos a la semana, este tiempo puede distribuirse en sesiones de 30 minutos diarios. La rutina de entrenamiento debe combinar trabajos corporales de fuerza y resistencia con acondicionamiento muscular y flexibilidad.

La diabetes no limita

Quienes tienen un control adecuado de concentración de azúcar en la sangre y están bajo tratamiento, pueden incluso realizar ejercicios de alto rendimiento. 

“Si el paciente no tiene complicaciones, no necesita la supervisión de otra persona, pero debe hacerse la muestra de glicemia antes y después del ejercicio para notar el efecto. El médico ajustará el tratamiento ya sea de los hipoglicemiantes orales o la insulina para que no ocurran hipoglicemias”, explica Brajkovich.

Precauciones

La actividad física se puede realizar al momento que el paciente lo considere conveniente. Sin embargo, hay que ser precavidos con detalles como el tipo de calzado que se utiliza, para prevenir lesiones que a largo plazo comprometan la integridad del pie o la pierna. A su vez, los pacientes con retinopatía y otras afecciones oculares asociadas a la diabetes, no deben lanzarse a la piscina de cabeza, para evitar complicaciones.

El control glicémico juega un rol fundamental en el entrenamiento físico. La galena enfatizó que si la persona tiene la glicemia muy baja o muy alta no debe hacer ejercicio y necesita revisar qué pudo ocasionarlo. Asimismo insistió en que durante el ejercicio hay que mantenerse bien hidratado y tener comida a la mano, en caso que los niveles de azúcar en la sangre desciendan drásticamente.

Otra recomendación es no inyectarse la insulina en la zona del músculo que se va a trabajar durante el entrenamiento, de lo contrario se debe esperar una hora para hacer la actividad. 

“También es importante evitar el ejercicio si la tensión arterial no está bien controlada y estar pendiente del pulso. En caso de arritmias o problemas del corazón, hay que hacerse una evaluación con prueba de esfuerzo e iniciar un programa de rehabilitación cardiaca”, agrega.

En aumento

La Presidenta de la Sociedad Venezolana de Endocrinología y Metabolismo manifiesta que la diabetes se ha convertido en un problema de salud pública, ya que la prevalencia ha venido aumentando en los últimos años. 

En su opinión, esto se debe a la exposición a factores de riesgo: “de cada siete venezolanos, tres tienen obesidad y cuatro tienen sobrepeso. Eso está directamente relacionado con diabetes y enfermedad cardiovascular”, sostuvo.

El Ministerio del Poder Popular para la Salud registra que 9% de la población tiene diabetes. Esta enfermedad está dividida en tres grupos: tipo uno, que se origina cuando el organismo crea anticuerpos que destruyen las células productoras de insulina en el páncreas; tipo dos, es más común pero evoluciona lentamente, suele presentarse en adultos con obesidad o sobrepeso; por último está la diabetes gestacional, que ocurre cuando una mujer desarrolla la enfermedad durante el embarazo.

Si usted es una persona con condición diabética y desea incluir en su vida diaria el ejercicio, es recomendable que siga estos pasos:

* Hable con su médico sobre qué ejercicio es adecuado para usted.

* Examine el nivel de azúcar en la sangre antes y después de hacer ejercicio.

* Examínese los pies para detectar ampollas o llagas antes y después de hacer ejercicio.

* Use el calzado y los calcetines adecuados.

* Beba abundante cantidad de líquido antes, durante y después de hacer ejercicio.

* Haga movimientos de precalentamiento antes de hacer ejercicio y movimientos de enfriamiento después.

* Tenga a mano un refrigerio en caso de que su nivel de azúcar en la sangre baje demasiado.

Riesgos de hacer ejercicio

Ls beneficios superan  en mucho, los riesgos. El ejercicio cambia la forma en que el cuerpo reacciona a la insulina. El ejercicio regular hace que su cuerpo sea más sensible a la insulina, y es posible que el nivel de azúcar en la sangre se reduzca demasiado (esto se llama hipoglucemia) después de hacer ejercicio. 

Es posible que necesite examinar su nivel de azúcar en la sangre antes y después de hacer ejercicio. Su médico puede informarle cuál debe ser su nivel de azúcar en la sangre antes y después del ejercicio.

Si su nivel de azúcar en la sangre es demasiado bajo o demasiado alto justo antes del momento en que tenía previsto hacer ejercicio, es mejor esperar hasta que el nivel mejore. 

Es importante estar atento al nivel de azúcar en la sangre si hace ejercicio en condiciones de mucho calor o de mucho frío, debido a que la temperatura afecta la forma en que el cuerpo absorbe la insulina.

Beneficios de un estilo  de vida activo

Los estudios demuestran que la actividad física puede

– bajar el nivel de azúcar en la sangre y la presión arterial

– bajar el nivel de colesterol malo y aumentar el nivel de colesterol bueno

– mejorar la capacidad del cuerpo para usar la insulina

– mantener fuertes el corazón y los huesos

– mantener las articulaciones flexibles

– reducir el riesgo de caerse

– ayudarle a bajar de peso

– reducir la cantidad de grasa corporal

– aumentar la energía

– reducir sus niveles de estrés

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir