El país que queremos

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

A sujetarse el cinturón

 

Como era de esperarse, un basto sector de empresarios y comerciantes se mantienen cerrados y el régimen pretende obligarlos a mantenerse abiertos a costa de su quiebra comercial. En principio las medidas como hemos afirmado tienen un fundamento correcto, pero un planteamiento equivocado, ya que se parte de la base de la obtención de recursos de una forma ficticia, que echara por tierra toda posibilidad de éxito. Basta con preguntarle al Gobierno Nacional de donde sacaran los más de 1.000.000.000 de dólares que se requieren para el arranque de dichas medidas, en la búsqueda de generar el equilibrio económico que permita controlar la hiperinflación y la recuperación del poder adquisitivo del bolívar.

No es lo mismo la economía política, que una política económica, y esto el gobierno no logra entenderlo. Las reglas de la economía están bien señaladas en los libros y están se han mostrado inalterables con el paso del tiempo, Ninguna teoría socialista ha tenido resultado económico, porque siempre han pretendido imponer la economía política, ante un mercado del capital que se resiste al populismo y a la destrucción de la producción.

Las medidas planteadas por Nicolas Maduro solo pudieran tener resultado al corto plazo si la moneda americana fuera la que circulara libremente en nuestra nación, como en Panamá y Ecuador, conjuntamente con una política de inversiones y un préstamo del FMI, la banca multilateral u organismo financiero internacional, de lo contrario, luego de los tres meses próximos, el desabastecimiento y la hambruna envolverá al país.

La dolarización del salario ha traído como consecuencia un alza desmesurado de los precios, el gobierno pretende controlarlo mediante la regulación de estos y ello traerá desabastecimiento, así como el cierre de muchos negocios. Esta medida bien pudo haberse establecido mediante un aumento progresivo del salario y un programa sostenido de desarrollo productivo, con especial énfasis en la incentivación de la actividad agropecuaria y en todos aquellos rubros que permitiera un abastecimiento nacional estable, con precios liberados y competencia suficiente que estabilizara la oferta y la demanda, donde el estado interviniera para corregir las injusticias propias del mercado.

En la consecución de sus acciones esta semana surge una acción del gobierno por lo visto algo marginal, como es el pretender controlar las cuentas bancarias de todos aquellos venezolanos que con su trabajo en el exterior logran cubrir los gastos de mantenimientos de los bienes que poseen en su país. Una acción según algunos que pretende impedir la libre comercialización de las remesas entre los venezolanos, obligándolos al pago de comisiones a agentes cambiarios autorizados por el régimen. Lo que llama la atención es que el dinero en dólares que requiere la economía del país y que busca obtener el gobierno para poder en marcha su plan de recuperación económica no puede estar basado en las remesas, esto es sin duda en materia financiera es como ya lo señalé una acción bien marginal, aquí lo que se requiere es lograr obtenerlos mediante la recuperación de PDVSA o con un empréstito internacional.

A una semana del anuncio de las medidas, las posibilidades de éxito de las mismas son muchos menores, el salario dolarizado y aun no devengado ha sufrido un deterioro de casi un cincuenta por ciento (50%), no se avizora nada bueno para la economía de los venezolanos, si hubo buena intención en ellas, no sortearon algunas variables que nos pondrán patas arriba, por lo que requerirá sujetarse muy bien el cinturón.

@miguelparrag

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.