El país que queremos

Mi visión sobre la realidad actual

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Miguel Antonio Parra Giménez
Columnista, Miguel Antonio Parra Giménez

El llamado a las elecciones presidenciales para el primer cuatrimestre del año por la ANC es inconstitucional e ilegítima, en razón a la incompetencia del órgano convocante, habida cuenta de que su única faculta es la redacción de un nuevo texto constitucional. El argumento de que la supra-constitucionalidad les permite tal convocatoria, es un ardid del régimen que no acepta la comunidad internacional, de allí el llamado de las naciones a no reconocer el resultado de dichas elecciones.

Las medidas tomadas por Europa especialmente sobre personeros del régimen, fue el detonante de dicho llamado electoral y el casi levantamiento de dialogo. Esta situación complica el drama de los venezolanos, ya que por un lado se acelera el bloqueo contra el régimen y se radicaliza la política nacional, que en nada ayuda a resolver el problema de desabastecimiento de alimentos y medicinas, como la superinflación y la recesión que a diario demuele el ingreso de los ciudadanos.

Este llamado a elecciones presidenciales y el desconocimiento del mismo por la comunidad internacional ha creado un falso dilema, “votar o no votar” cuando el principal obstáculo para enfrentar electoralmente al régimen en procura de obtener un cambio, es dilucidar entre “Unirnos o Hundirnos”, porque el país no ha de aguantar más.

La estrategia del gobierno con esta convocatoria es inducir a la división, haciendo caer a la oposición en la trampa con el falso dilema. La psiquis del opositor viene siendo desde hace tiempo manejada muy inteligentemente por la sala situacional del gobierno, sabe cómo hacerlo reaccionar, sabe cómo motivar la beligerancia radical de todos aquellos que lideran el teclado. Con la anarquía que se genera en la oposición cada vez que el régimen lo altera, me recuerda aquella célebre frase del Generalísimo cuando decía, “Bochinche, Bochinche, Bochinche”. El divisionismo histórico aparece de nuevo, vale recordar que fue Bolívar el que entregó a Miranda, obligando a Capitular.

En esta hora de la historia la oposición venezolana requiere de “Calma y cordura” como bien dijera López Contreras. La arrechera de la dirigencia radical se impone al rompe y hace que los árboles del bosque no te dejen ver más allá de este, esto sin duda obedece a la falta de un liderazgo nacional serio, que de confiabilidad a la masa.

Requerimos de un “Estadista” para construir la “alternativa” que nos permita cambiar este modelo, divididos no es posible. Dice el evangelio “Pueblo dividido, no prevalecerá”.

La situación política apremia a Venezuela, tenemos con urgencia que promover “LA UNIDAD NACIONAL”, solo de esta manera podemos enfrentar al régimen, sin ella ni que cambiemos las condiciones, la fecha, hora y lugar, podremos ganarle. Esto lo debemos de tener claro.

Por otro lado, “LA UNIDAD NACIONAL” debe ser entorno a él “QUE”, que constituye la oferta de esa alternativa que debemos presentar, ese pacto social como lo fue el de la Moncloa, el de Punto Fijo. Luego de ello, designar el “QUIEN”, el cual debe ser escogido por CONSENSO ya que las primarias ahora más que nunca dividen más aun a los opositores. Es claro el evidente rechazo que se observa al estamento político que viene dirigiendo a la MUD y a la Oposición. Si logramos esto, se podrá acudir en la fecha que sea al proceso electoral, con posibilidad de triunfo. PRIMERO LO PRIMERO, dice el libro de la gerencia actual que habla de los 7 HABITOS DE LA GENTE ALTAMENTE EFICAZ. Lo toman o lo dejan.

@miguelparrag

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.