El regreso del Vuelo 57

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Valencia, 14 de enero de 2015.- Johan Santana no tiene que mostrar más de lo que hizo, salir luego de mucho tiempo sin lanzar en la lomita del José Bernardo Pérez convirtiendo una noche en madrugada y escribiendo una página para el recuerdo del estadio.

Una lluvia -a la cual muchos llamaron bendita- se hizo presente y retrasó el debut de Santana en Venezuela. El zurdo salió a calentar ante una multitud que lo ovacionaba y le decía desde que lo amaban hasta lo que bendecían.
Lágrimas, gritos de alegría y aplausos acompañaron a Santana cuando salió a enfrentar a los bateadores de Tigres de Aragua.
Fue una noche mítica de esas que tienen pinceladas de inolvidables, esas que te dicen que va a ser larga, muy larga,  pues hay una estrella de vuelta con el elenco naval.
Toda Venezuela, incluyendo a países del Caribe, entre ellos luminarias que han compartido con el venezolano, estaban pendientes de su debut con Magallanes.
Periodistas de Japón buscaron hacer contacto con la prensa venezolana para tener una foto y la información del juego.
Hubo personas que hasta cadenas de oraciones hicieron por el regreso del lanzador.
Los aplausos no se hicieron esperar, igual que lágrimas en el rostro de los presentes, todo por ver a Johan Santana, el mismo que había lanzado en el año 2001-2002 también contra los Tigres en el juego número tres de esa final.
El mismo, que luego ganó dos Cy Young y que lanzó un no hit no run con el uniforme de los Mets en el Citi Field de Nueva York.
El mismo que esa noche representó una especie de ave fénix cuando muchos lo daban ido del beisbol.
Ese mismo que semana tras semana mantuvo a toda la prensa deportiva en un seguimiento como una novela, cada noticia del merideño se hacía importante, cada palabra que se conocía bastaba para saber si estaba listo para lanzar. La lluvia se apareció esa noche en Valencia para poner más suspenso a los capítulos de la novela, mientras parecía que la misma se iba del parque valenciano, arreciaba más y se quedaba más fuerte.
Una y otra vez se colocó la lona en el diamante, tres televisoras estaban pendientes del regreso de Santana.

Vuelo 57
Salió con el número 57 luego de que por años llevara el número 21 que perteneció a otra leyenda Luis “Camaleón” García, el novato Francisco Martínez que llevaba este número no tuvo ningún problema en cederlo a Santana.
Ese mismo número que lo hemos visto en Magallanes en jugadores de los ochenta como Tom Prince, Gilberto Rocca, más acá a Francisco “Kid” Rodríguez y ahora a Santana que se hacía histórico aquella noche.
Temprano Santana firmó autógrafos a sus mismos compañeros, firmó camisetas a dos dominicanos que están con Magallanes, se tomó fotos con ellos para que esto quedara para el recuerdo. Santana no habló mucho esa noche como la misma noche de su no hit no run, se apartó a un lado del dugout donde tenía agua y unas toallas. La orden era de que nadie lo molestara para que tuviera mayor concentración y menos presión.
Cuando sacó a los contrarios en la primera entrada muchos aplaudieron a Johan Santana que oficialmente ya está de vuelta, no importó la hora menos si había que trabajar el día siguiente.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir