El señor de los Helados (2410718)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

 El señor de los Helados indiscutiblemente es Conchetto Di Tomasi, un valenciano nacido en Italia, como todos ellos que nos han traído bienestar y progreso, (como los queridísimos hermanos Amadio QEPD hoy en el cielo, después de haber hecho tanto por este país). Todos ejemplos de trabajo y rectitud. Conchetto, es orgulloso padre de tres súper venezolanas que llegaron al mundo como la mayoría de los valencianos de esta brillante generación, por las expertísimas manos del Doctor y Coronel (Ej.) Oswaldo Marvéz Valencia, el querido Nicolito, generación que brega democráticamente para sacar a este país del desastre. Los nietecitos de Conchetto y Clara, serán sin duda, envidiados por sus compañeritos de colegio, pues no todos los abuelos tenemos una ¡Tronco de Heladería! Y con la ruina a que nos quiere llevar este régimen ancilar cubano, mucho menos!

Oigo, en la duermevela:

–Estamos a tres, camarada, y a usté le toca comprar el día diez, porque usté termina en cero ¡Sálgase!

–¡Vine el mes pasado y tampoco había! ¿De manera que tengo que esperar otro mes? Lo que necesito es de urgencia! Por favor…!

–¿Y que desea la señorita?

— ¡Unos Modess& !

–Señorita: hoy peló gajo! ¡Porque hoy tampoco hay; tiene que ¡esperar!

Se oye un ronco: ¡Ay Jesús..!

A todas éstas, la confidencialidad de la regla de la señorita se ha hecho cosa pública, después que el cajero le gritó a todo leco al inspector que estaba al fondo del local: ¿Le despacho los modess?, y de allá le gritan: que por tratarse de una  femenina -como dicen ahora- debe intervenir la Fiscala de Género! Cuando la fiscala -más caliente que el perro de misia Teresita Branger- se apersona; a la reclamante, se le abre un proceso a su favor que debe terminar en la oficina del empolvado Tarek Botox William, en Caracas. Ésta lo que desea es irse, pero la detienen: porque el proceso debe continuar. Las  vigilantas femeninas , de la Brigada  Sapas Bravas vistiendo su uniforme rojo, se la llevan;  porque hay que tomarle declaración . El teléfono de la muchacha no tiene señal. La pobre ya extenuada, pálida, quiere llamar a su mamá& , salió en la mañana y son las siete de la noche, no ha comido, ¡y sin reportarse! De repente una patrulla rauda frena en la cola de los bachaqueros, y se llevan arrastrado al dependiente  Gerardito por  guerra económica . Éste ante la notaria cubana de San Blas, culpó a Cástor Brizuela, propietario del decadente  Supermercado Tenemos Patria , cuando informaron, que el negocio es del General Electric, (la mejor lavadora de cuatro soles: exprime seca y lava hasta el carrizo) ¡Se paró en seco el operativo! Total: la pobre, salió a comprar unos modess. ¡Y terminó declarando en la Navas Spínola! y estremecida: una mancha roja, -cruel- tiñe arteramente su bluyincito blanco…

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir