El Sistema, una familia y un legado

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Un niño que crece rodeado de música  no es pobre . El maestro José Antonio Abreu soltó esta frase en noviembre del año pasado, durante una entrevista concedida a la agencia de noticias EFE. Ése ha sido el objetivo del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela desde que lo fundó hace 40 años.

Y, para celebrar este aniversario, se han propuesto realizar un millón de conciertos en todo el país entre febrero y finales del año en curso. En Carabobo, el objetivo es alcanzar las 75 mil presentaciones, de las que ya llevan 35 mil. Para conocer dónde se presentarán cada día recomiendan seguir la cuenta en Twitter @OSJCarabobo, y publicar las fotos y comentarios con la etiqueta #ElSistemaCumple40.

Y es que, las estaciones del Metro, planteles escolares, plazas, parques, edificios y centros comerciales han sido sus locaciones. Este jueves le correspondió el turno a Notitarde, donde diez alumnos del núcleo El Trigal de Valencia llegaron para alegrar la tarde con una presentación.

Dirigidos por Rafael Esaa, y acompañados por la profesora de chelo Lucía Rincón, Gabriel D León (10 años), violín; John Sequera (10 años) viola; Isaac Sequera (9 años), viola; Dilia Mauquert (9 años), violín; Rubén Alvarado (8 años) cuatro y voz; Mariángel Yépez (10 años), chelista; Jesús Vieira (13 años), maracas; y Mari Padrino (9 años) violín, interpretaron  Moliendo café de Hugo Blanco,  La vaca mariposa de Simón Díaz y  Venezuela de Pablo Herrero y José Luis Armentero.

El Sistema… es todo

Ser un buen músico requiere de constancia. Esto no es molestia para estos niños que están acostumbrados a combinar sus deberes escolares con el placer -porque así lo sienten- de asistir al menos tres veces a la semana a clases en sus núcleos, además de practicar dos horas al día.

 La mayoría de los estudiantes al salir de clases prefieren irse rápido a sus casas para descansar y jugar. Pero la orquesta es mi lugar de descanso, es donde yo me siento bien. El Sistema es lo que me inspira para seguir , comenta Jesús Vieira.

Este sentimiento lo comprende Lucía Rincón.  El Sistema es mi familia, mi modo de vida, no me veo viviendo sin esto. Yo empecé en el Conservatorio de Música de Carabobo, tenía 11 años de edad, y no tuve la oportunidad de oro que tienen estos niños de iniciarse en un núcleo , donde se forman como músicos y aprenden a ser compañeros, se apartan de vicios, de todo lo que afecta a la sociedad hoy.

 He tenido alumnos que les cuesta muchísimo sobrevivir, vienen de las zonas más humildes del estado, y esto les da un respiro , comenta la profesora. De ahí que afirme que  esas horas que dedican a practicar valen oro, porque se están formando como músicos y como seres humanos .

Núcleos y semilleros en Carabobo

El Sistema en Carabobo tiene dos etapas. La primera surgió a partir de la fundación del núcleo Puerto Cabello, en 1976. Luego, en 2003, se formaron los más nuevos, a saber: Belén (Carlos Arvelo), El Trigal (San José, Valencia), Las Brisas (Miguel Peña, Valencia), Los Lanceros (Juan José Mora), Tocuyito (Libertador) y Mariara (Diego Ibarra). Asimismo, llevan conversaciones adelantadas para elevar la cifra de núcleos en la entidad a 22, con apoyo de El Sistema de Orquestas nacional.

Este año, la matrícula supera los 15 mil niños inscritos. Tanto las clases como los instrumentos que reciben son gratuitos, para esto cuentan con una asignación de La Fundación Musical Simón Bolívar (FundaMusical Bolívar) que ronda los 5 milllardos de bolívares, esta cifra se traduce en 25 instrumentos por núcleo.

Sin embargo, hay más de 500 niños inscritos solo en los núcleos principales, de manera que hay un déficit de instrumentos. Además, a medida que van creciendo, deben cambiar sus instrumentos por otros de mayor calidad, por eso se les asignan unos más profesionales, por ende, más costosos.

Celebrar a lo grande en Valencia

El 7 de febrero pasado el Teatro Teresa Carreño se quedó pequeño, al albergar a todas las orquestas y coros del país, adscritos a la Fundación Musical Simón Bolívar (FundaMusical Bolívar), para ovacionar tocando la labor del maestro Abreu. En Valencia anhelan hacer un gran concierto con una meta  conservadora de 3 mil 500 niños, pero para alcanzarla todavía necesitan definir la locación.

Sí, para cumplir las metas de este año, y los siguientes, hace falta reunir más esfuerzos, pues aunque los chicos tienen muchas ganas de hacerse escuchar y de mostrar su talento, hay carencias que se deben cubrir. De manera que, bienvenidas sean las instituciones gubernamentales y privadas que quieran sumarse a esta iniciativa.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir