"Entre otras cosas queremos la rectificación de parte y parte" (2115671)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Marvinia Alejandra Jim?nez Marqu?z, construye su propio espacio para vivir junto con su peque?o hijo de siete a?os en la parte alta de la casa que le hered?, a ella y a sus hermanos, su padre; all? en el populoso sector 8 de la urbanizaci?n La Isabelica; y mientras, “Yuyi”, como le dicen cari?osamente desde que era una ni?a, termina de buscar la forma para que su hijo tenga el hogar que se merece, debe llevarlo al sector 3, a la casa de una de sus t?as, donde lo resguarda del polvo y los inconvenientes de la construcci?n.

As? se pasa los d?as, entre varios sectores de La Isabelica, donde vive, trabaja y comparte con su familia, esta costurera emprendedora que pese a su discapacidad motora ha demostrado tener temple y valent?a. Marvinia tambi?n estudi? Dise?o Gr?fico en el Colegio Universitario Monse?or de Talavera y su oficio desde que ten?a 10 a?os es coser, una labor que le ha brindado mucha satisfacci?n. “?se es mi transitar diario, del 3 al 8 y del 8 al 3, y tambi?n al 4, donde paso a visitar a mi abuela, quien est? por cumplir 100 a?os el pr?ximo mes de abril”.

A su hijo se lo lleva el transporte a las 6:30 de la ma?ana todos los d?as cuando debe ir al colegio. Luego Marvinia va a trabajar y a las 11:30 est? de regreso a casa para atender a su peque?o. “A la hora del almuerzo, lo ba?o, come, se queda durmiendo y me vuelvo a venir para ac? (sector 4)”, para continuar su costura que le ocupa toda la tarde y parte de la noche, siempre con las ganas de cumplir con sus encargos.

A Marvinia Jim?nez la detuvo la GN durante una manifestaci?n que se produjo hace unos d?as en la zona donde vive. Mientras tomaba fotos de lo que estaba pasando fue agredida por una funcionaria de ese cuerpo de seguridad del Estado y detenida para procesarla por diversos delitos.

-Explique c?mo fue su detenci?n.

-Ese d?a me voy caminando para la casa como un d?a normal y me encuentro con dos piquetes de la Guardia que estaban en toda la avenida Henry Ford. Unas vecinas me dicen que toda la noche hubo enfrentamientos entre la GN con perdigones y bombas lacrim?genas y que los muchachos estaban colocando barricadas, en eso momento escucho detonaciones, la GN lanza perdigones, los muchachos corren, lanzan piedras botellas. Saco mi tel?fono y empiezo a grabar, las tanquetas y los tiros, todo lo que estaba pasando. Cuando todo se calma me voy a la casa a coser. Me cambio, me pongo mis pantalones y comienzo a trabajar. En ese momento escucho detonaciones y lo que hice fue volver a colocarme la falda y salir corriendo, cuando llego al lugar ya hab?a pasado la arremetida fuerte.

Nos quedamos all? mirando y de repente la gente tiraba piedras y los guardias las devolv?an, me las devolv?an a m?. Estaba tomando fotos, cuando un guardia sac? un arma. En ese momento estaba de un lado, pero entre ambos grupos, cuando ellos avanzan uno de los GN que pasa por un lado se da la vuelta y me agarra por la mano izquierdo, me jala, y cuando volteo, otro viene para quitarme el tel?fono, lo lanzo (al piso) y el guardia me agarra, ah? es cuando viene la femenina corriendo y comienza a golpearme. En ning?n momento le tir? piedras, no ten?a piedras en la mano, yo tengo discapacidad de est? mano (la izquierda) no la puedo abrir m?s de aqu? (muestra la mitad de la mano cerrada) eso es degenerativo y cada vez va peor. La violencia de ellos fue porque yo ten?a fotos.

-?Acostumbra a grabar?

-No, pero como ya eran varios d?as en esa situaci?n de protesta y en vista de lo que estaba pasando comenc? a grabar. Lo que yo ten?a era un telefonito “vergatario” prestado por mi t?a, para que no estuviera incomunicada por el trabajo, porque el m?o se lo llev? el hampa.

-Puede describir la agresi?n de la funcionaria de la Guardia

-Cuando ella me somete se monta sobre m? y ya en el piso me mira, con mucho placer se quita el casco y me mete el primer cascazo. No cre? que me golpear?a, porque lo pod?a botar o lanzar. Sent? que otros me daban patadas por detr?s. Ella (la funcionaria) contin?o d?ndome con el casco, me hal? por el cabello, me levanta. Ella se ensa??. Vino directamente a agredirme.

-En ese momento,?Temi? por su vida?

-Claro que s?, porque estoy entre guardias, entre gente armada. Me est?n golpeando me est?n viendo y no me defienden. En lo que me llevaron esposada m?s tem?, porque no me dicen nada. Y con todas las irregularidades que han venido pasando que se llevan a la gente y la torturan. Cuando me llevaban comenc? a gritar mi nombre Marvinia Jim?nez, me llevan, Marvinia Jim?nez, y la femenina me cacheteaba para callarme la boca, as? como los rasgu?os que me hizo ya sobre la moto para que me callara.

-?Qu? espera usted de las autoridades?

-Que me limpien, y tambi?n reconozco la buena fe que se presenta en este caso.

-?Tienes esperanza de que se haga justicia?

-S?. En este momento he visto que s? han tomado medidas. Al enviar comisiones, al tener una audiencia, a pesar de que existen vicios, porque no fue en el sitio donde debe haber sido, se supone que debi? ser en el Palacio de Justicia y eso para m? es un vicio.

-?Espera que el pa?s retome los caminos de la paz?

-La paz viene con la rectificaci?n y la rectificaci?n tiene que venir de quien pone las normas y las reglas, y si ellos no ponen normas y reglas para hacer paz como tal y dan muestra de ello no sirve. Los pliegos de nosotros no son escuchados. Ellos no pueden convocar la paz si no nos escuchan.

-?Si te invitaran a sentarte con quienes piden la paz que les dir?as?

-Que ajusten las medidas econ?micas, todo viene por ellas. Yo no estoy saliendo a la calle porque a mi no me quieren dar un informe porque soy discapacitada y quiero tener beneficios. Estoy saliendo porque no encuentro pollo, no tengo leche. Salgo a la calle y me roban el tel?fono. Entre otras cosas lo que queremos es rectificaci?n de parte y parte. Que nos unamos, que no perdamos la humanidad, que tengamos una mejor Venezuela, un mejor pa?s.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir