Es fundamental para la industria trabajar en conjunto con el Gobierno

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Johann Schnell, presidente ejecutivo de Protinal-Proagro, empresa constituida en la producción del sector avícola, considera fundamental trabajar en conjunto en la industria, sea pública o privada, porque se trata de un sector que requiere del concurso de toda una cadena productiva, donde el Gobierno es importantísimo, ya que es el facilitador más grande en todas las operaciones.  

“Es necesario que todos estemos sincronizados”, destacó el Presidente Ejecutivo de Protinal-Proagro, quien para significar su planteamiento, cita la frase: “Juntos tenemos futuro”, que acuña como lema la compañía, desde que asumió el cargo hace cinco años y medio.

Protinal-Proagro luce como potencial empresa capaz de sustituir  importaciones, y lo ha venido demostrando en rubros como el pollo, con una producción de 220 millones al año, con lo cual han ayudado a reemplazar esta importación, permitiéndole ahorrar divisas al Estado, estimular la inversión y aumentar el empleo en el país.  

En Venezuela está considerado como uno de los mayores productores y distribuidores de pollo beneficiado y alimentos balanceados para animales, además de ser líder en el desarrollo de híbridos de semillas de sorgo y maíz.

La compañía, con 72 años en el país, genera 6.051 empleos directos y 60.000 indirectos, y agrupa un aproximado de 316 granjeros a nivel nacional, que generan 1.750 empleos directos, distribuidos en diferentes regiones de Venezuela. Proagro es uno de los más importantes soportes de la pequeña y mediana industria y vende sus productos a más de 4.168 bodegas, abastos y charcuterías, además a Mercal, Bicentenario y Friosa.

Johann Schnell mostró varias láminas con gráficas comparativas sobre la viabilidad de la sustitución de importaciones, durante la sección Desayuno en la Redacción, adonde vino acompañado de Nirma Hernández Ramos, gerente de comunicaciones corporativas de Protinal-Proagro. 

Distintos temas abordó en la conversación, donde estuvieron presentes Gustavo Rízquez, director de Notitarde; Humberto Torres, editor-jefe; Alecia Rodríguez Del Valle, editora de regiones; José Gerardo Acosta, editor del suplemento de Economía y Finanzas, Karlenys Vielma, quien escribe La Ventana, y Marlene Piña, quien suscribe.          

“Los que estamos aquí y creemos en nuestro país, tenemos que partir de una base, y es que Venezuela nos ha dado todo. Nos dio los estudios y oportunidades, por lo que es fundamental que nosotros le devolvamos eso al país, lo cual implica tener una cadena muy importante, no solo del sector avícola, porque éste va aunado a otros sectores que son vitales”, sostiene Schnell.

El empresario presenta, como ejemplo, la cadena en el sector avícola, que en las líneas genéticas se construye desde una abuela y demora 140 semanas para tener el producto final, como es el pollo, pero cuyo proceso requiere de trabajo, laboratorios, industrias plásticas y metalmecánica, sector aluminio, automotor y otros sectores.

“La preparación del individuo es vital, porque hace que esa cadena sea más eficiente. Y cuando hablo de los sectores, el Gobierno es importantísimo, porque es nuestro socio en todas las operaciones. Pretender que el Gobierno no sea nuestro socio, es un gran error. Es el facilitador más grande que tiene hoy la industria, sea privada o pública, pero tenemos que estar sincronizados, y el trabajador también tiene que estarlo”.

“Pensar que solos vamos a poder competir en un mundo globalizado, es imposible. Ya tenemos a países vecinos como Brasil, Colombia, Perú y Ecuador, con sus productos entran al país, ¿pero cómo competir nosotros los locales contra estos monstruos? Siendo muy eficientes”. 

“El Gobierno quiere tratar de hacer cosas, pero hay un bloque muy difícil que superar, y la única manera es que nos escuchemos. Yo he sentido con el grupo que está en Carabobo que hemos podido ir avanzando gradualmente. De verdad que no quiero compararlo con nadie, pero sí les puedo asegurar que se está tratando de construir y que me han brindado oportunidades, y les puedo decir algo sobre lo que estamos trabajando. Saúl Ameliach, comisionado para estos asuntos, me dijo: ‘Si le doy un dólar cómo hace usted para sustituirme ese dólar?’ Yo le respondí: ‘Es muy fácil, pero quiero que nos sincronicemos’”. 

“No somos nosotros, pero hoy se está importando pollo y carne de res. ¿Cómo hacer para que esos productos no vuelvan a entrar más al país? Muy fácil. Nosotros tenemos capacidad haciendo una inversión que Proagro ya tiene para exportar a nivel de reproductoras, que en el círculo productivo es inmediatamente después a la progenitora, que es la genética pura que llega a Venezuela. Nosotros podríamos exportar dos millones de reproductoras, pero además sustituir toda la importación y llegar hasta un millón 600 mil toneladas de pollo, lo que significaría en ahorros al Estado mil millones de dólares”. 

 

En el gobierno de Chávez se sustituyó la importación de maíz

El industrial se refiere además al desarrollo del agro y sostiene que en el gobierno de Hugo Chávez, durante tres años se sustituyó la importación de maíz. 

“Realmente el país tiene esa capacidad, pero tenemos que generar confianza. ¿Cómo se genera esa confianza? Diciéndoles a nuestros productores: ‘Usted va a producir y nosotros le vamos a garantizar la colocación de esa cosecha’”. 

Recordó que durante esos tres años, la importación en toda la industria fue mínima.

También presentó una lámina sobre lo que generaría la sustitución de importaciones en la cadena completa del sector avícola. “Nosotros podemos sustituir tranquilamente 10 mil 200 millones de dólares por 3 mil 200 millones de dólares. Por cada dólar invertido en la industria avícola se producirían cuatro veces más kilogramos de alimentos. Créanme que no hay manera de que productos de otros orígenes vengan a sustituir lo que nosotros pudiésemos producir aquí. Yo estoy convencido de esto”, aseveró.  

 

Hoy no importamos ni una caja de huevos 

Mostró otra gráfica referida a la sustitución de importaciones de huevos fértiles. “Durante los años 2010, 2011 y 2012 nosotros importamos huevos fértiles, pero hoy no importamos ni una caja de huevos. Ahora ¿qué significa no importar una caja de huevos? Que lo estamos vendiendo en el mercado nuestro y compitiendo con brasileros. Vendemos en total 74.334 cajas a 360 huevos cada una”. 

“Nuestra empresa produce 220 millones de pollo al año, y para nosotros es un orgullo poder decir que hemos ayudado a reemplazar las importaciones, hemos ayudado a crecer y hemos ayudado a las pequeñas y grandes empresas”, manifiesta con satisfacción.  

“Competimos con ellas, y creemos en la competencia. Nosotros tenemos plantas de embutidos en San Diego, Bejuma, y una asociación en La Victoria, estado Aragua”.

 

800 toneladas por semana en producción de embutidos 

El presidente de Protinal-Proagro afirmó que hoy están llegando a 800 toneladas por semana en producción de embutidos. “Creo en mi país. Creo firmemente en lo que hacemos. Visito todos los estados cada vez que puedo. Creo en la sincronización y la comunicación. Creo en las personas, tan es así que entrenamos a nuestros trabajadores y a sus familiares a través de programas en Venezuela, promovemos que vayan a las universidades y cursos en el extranjero, acabamos de mandar a 20 personas para Atlanta. Además hemos traído expertos de afuera para entrenamientos en la parte de huevos, cómo se fertilizan mejor, cómo es el adecuado crecimiento de un pollo. Tenemos tecnología que viene de Argentina, Alemania y Estados Unidos, por lo que se necesita tener esos conocimientos y habilidades”. 

“Yo creo que hoy no menos de 500 personas han recibido entrenamiento en estos cinco años y medio fuera de Venezuela, en cursos de una, dos o tres semanas, aunque algunos hasta de seis semanas, con la intención de que sean mejor preparadas. Si me preguntan cuántas personas se han ido al extranjero, les garantizo que el año pasado solo se fueron siete, lo cual significa ese empoderamiento y el sentido de pertenencia que tienen nuestros trabajadores con la compañía”.

“En cuanto a ausentismo, lo dije hace dos semanas atrás, cuando una persona allegada al Ministerio de Alimentación me preguntó: ‘Cuénteme ¿cuál es el ausentismo que tiene su empresa?’ Y me dice que si es de 25%. Yo le dije: ‘Mire compañero, le voy a decir que no menos de 7% y a veces bajando a 6%’”.  

“Otro elemento que es importante considerar en estos cambios que tenemos que ir haciendo, es en la economía de puertos. Al sustituir importaciones, los puertos se convierten en más eficientes”. 

– ¿Cómo hacer para sostener en el tiempo ese trabajo?

– Tenemos todos que trabajar con la verdad. Tenemos todos que sincronizarnos, y las cuotas de poder no tienen que estar presentes ¿Qué significa cuotas de poder? Por ejemplo, si usted es el presidente, cree a veces tener todas las variables en la mano, pero en realidad se tiene que trabajar en grupo y escuchar a cada una de las personas que lo rodea, y tomará siempre la mejor decisión. Creo que el reto que tenemos es trabajar juntos, eliminar las cuotas de poder y escuchar, les garantizo que son cosas sencillas que permiten que crezcamos todos y empezar a medir los resultados.

“Nunca se me olvidará algo que leí sobre el tema de Irlanda, a veces las comparaciones no son las más idóneas, pero ese país, en el año 1987, tenía que competir con Europa y el ingreso per cápita de los trabajadores era muy malo, pero el Gobierno le pidió a los sindicatos que le dieran un voto de confianza, que cesara la guerra contra las empresas y contra el Estado y llegaron a una tregua. En el año 1991 los sindicatos empezaron a desesperarse, pero el Gobierno se sentó nuevamente con ellos y en el año 1993, el ingreso per cápita de Irlanda fue de 32 mil dólares por persona. Si Irlanda lo logró, que es un país mucho más pequeño que el nuestro, donde hoy hay cerca de 5 millones de habitantes, creo que nosotros podemos lograr mucho más que eso”. 

“Voy a dar otro ejemplo, Hawaii es un país que su ingreso es por turismo, y está por el orden de los 13 mil millones de dólares, pero ahora también tiene exportaciones, con lo cual le entran 5 mil millones de dólares para 5 millones de habitantes. Yo me pregunto, ¿será que nosotros lo podemos hacer y más? Ustedes se imaginan cuántos ingresos se puede recibir solo por turismo en   nuestro país que tiene pico, selva y playa. ¡Que tenemos que trabajar juntos!, definitivamente. Creo que  todos debemos ponernos de acuerdo. No creo en posiciones particulares. Vamos a buscar nuestra solución y la vamos a tener, se los juro que la vamos a tener. Tenemos la oportunidad para hacer que nuestro país sea muy superior a todos los que lo rodean en Latinoamérica. Somos un país de reconocimientos y preparación”. 

 

Eje de la empresa es el bienestar social 

Hizo referencia a los diferentes programas sociales que a nivel nacional lleva adelante la empresa, teniendo como eje el bienestar social, entre los cuales se encuentran Escuelas Emprendedoras, programa de nutrición, Protinal en la Comunidad, Programa Social de Vivienda, Programa Social de Comedores,  Componentes Temáticos, el Centro de Desarrollo para los Trabajadores, que es una iniciativa de la empresa para promover la capacitación integral de sus trabajadores, entre otros planes.

 

Conversaciones con sector industrial de Carabobo

En relación a las conversaciones del Ejecutivo regional con el sector industrial, planteó que el Gobierno de Carabobo ha estado conversando fuertemente con cada industria, al igual que ha estado en la Cámara de Industriales del estado Carabobo, institución que ha tenido participación en las reuniones con el gobernador del estado, Francisco Ameliach, el comisionado Saúl Ameliach y el secretario de Producción, Héctor Breña. 

“Yo he tenido la suerte de que me han invitado a la Cámara de Industriales, porque no soy miembro, pero sí he participado en cómo hacer alguna transición, por lo cual he tenido la oportunidad de compartir con ellos esta experiencia”. 

– ¿Frente a las nuevas medidas cambiarias han evaluado las ventajas y desventajas?

– Nosotros estamos en el sector donde parte de nuestra materia prima está a 6,30 bolívares por dólar. Pero en vista de que podíamos prever algún problema en el suministro de divisas, llegamos a comprar 180 mil toneladas de cosecha nacional. En este período, nuestro ejercicio fiscal comienza el primero de septiembre, y los números los hacemos en base al ejercicio fiscal. Los números que recogimos de los productores de la cosecha 2014 fue de 440 mil toneladas, es uno de los números más bajos que hemos visto en mucho tiempo. 

– ¿Cómo hacer para lograr un acercamiento entre las dos partes?

– Alguien debe comenzar la primera rueda con la premisa: ‘Yo tengo que entregar’ y por el otro lado: ‘Yo te tengo que devolver’. Es un acercamiento entre las dos partes. Es hacer recordar y no imponer. Hacer recordar que tenemos las oportunidades de que juntos tenemos futuro. Ése es nuestro lema, lo hemos utilizado en los últimos cinco años. Creo que con la Cámara de Industriales se puede hacer un trabajo interesante en Carabobo. Cuando se realizó la Conferencia de Paz, le indiqué al gobernador del estado, Francisco Ameliach y a Saúl Ameliach, que el 35% del PIB del país se produce en Carabobo, es una cifra que no se entiende muy bien, pero en realidad todo lo que aquí se produce reemplaza importaciones a lo largo del país, y afecta a los 23 estados. 

Es tan importante cuidar eso, porque las industrias instaladas en Carabobo hay que rescatarlas completamente y ponerlas a producir a full capacidad. La gente está,  lo que hay que hacer es ver cómo entregar de este lado, para que del otro digan: ‘Okey, yo te voy a dar de este lado’. Un ejemplo, yo le vendo a Mercal y a otros mercados del Gobierno, por lo que mi obligación como empresa es entregar al dólar 6,30, porque lo recibo a 6,30. Creo que hemos tenido oportunidades buenas y malas, y el país está ansioso, con sus jugadores, a jugar a favor de Venezuela, porque nuestro país va a estar ahí toda su vida. Lo que tenemos que hacer es trabajar en conjunto para lograrlo. No veo otra alternativa. Somos nosotros los jugadores los que tenemos que hacer que las cosas cambien y que sumen. Un lema que mi abuelo me decía: “Suma y multiplica, pero no dividas, ni restes”. 

 

Ventana

“Soy más venezolano que muchos”

 

Karlenys Vielma Miranda

“No habré nacido en el país, pero soy más venezolano que muchos venezolanos”, frase que exclamó con orgullo y regocijo el presidente ejecutivo de Protinal-Proagro, Johann Schnell, quien con una sonrisa en el rostro recordó que desde muy pequeño llegó a la nación junto a sus padres, a Ciudad Piar del estado Bolívar.

Con gran admiración relató su vida en Venezuela, asegurando que es la cuarta generación de venezolanos de su familia, “mi abuelo era maestro de escuela, pero no sabía leer ni escribir y lo aprendió fue a los 22 años, porque no estaba dispuesto a servir con la ignorancia que tenía, también trabajaba como mesonero y mantenía a sus tres hermanas, porque mi bisabuelo había muerto y desde los 14 años tuvo que salir a trabajar”.

Al conversar sobre sus antepasados, específicamente sobre sus abuelos, la sonrisa en el rostro del Presidente Ejecutivo de Protinal-Proagro se hizo más grande y visible para todos los que se encontraban en el recinto, asegurando que sus abuelos se conocieron en el  magisterio, posteriormente se casaron y tuvieron ocho hijos, entre ellos cinco varones y tres niñas.

Al llegar a su mente su infancia, inmediatamente relata que se crió en el estado Bolívar, “estoy orgulloso de ser venezolano, aunque nací en Colorado me críe en Ciudad Piar, me gradué en un colegio de Puerto Ordaz, luego en Lagunillas y me gradué en Los Andes como Licenciado en Administración, todo lo he hecho en Venezuela”

Otro momento de la entrevista donde se mostró nostálgico y orgulloso fue al conversar sobre su esposa e hijos, “estoy casado, tengo cuatro hijos, tres varones y una hembra, cuatro nietos, entre ellos tres hembras y un varón. Todos mis hijos están graduados, es un orgullo venir de maestros educadores, estar en Venezuela haciendo nuestra tarea, como venezolano te digo que no me voy, estoy aquí, estamos luchando en una compañía que tiene 72 años”.

Sus hijos Khurt, Johann, Alexandra y Pedro, uno de ellos está residenciado en Puerto Ordaz y dos en Estados Unidos, no obstante, se notó que sus ojos se iluminaron al nombrar a “Alexandra”, quien es la más consentida de todos, “vive al lado y la nieta tiene 10 meses, es la que más he podido tocar y es mi orgullo”.

Sobre el “amor de su vida” por 32 años, la primera frase que menciona es que “sin ella no podría ir adelante”, y es que son más de tres décadas de unión.

“Se dice fácil, pero es un tiempo de maduración entre las partes”, confiesa.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir