Espantos, fantasmas y aparecidos (2281938)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Eran los años 40 y principios de los 50, en la mayoría de los pueblitos del interior del país, no había señales de luz eléctrica, apenas si se alumbraban con lamparitas de kerosene, la gente se acostaba temprano y más en mi pueblo, donde los sancudos llegaban como nubes en busca de sangre para su organismo, el sonido del mar se hacía más intenso por el silencio de la noche, los aullidos de los perros eran frecuentes en noches de luna clara, una que otra bruja aprovechaba la soledad de la noche para montar sus trabajo, muchos de los cuales eran por encargos.

Los espantos, fantasmas y aparecidos deambulaban por las desiertas callecitas atemorizando a los pocos habitantes, entre ellos borrachitos y enamorados que desafiaban la oscuridad de la noche o la claridad de la luna para disfrutar sus parrandas, entre estos fantasmas se mencionaba mucho el Seretón, este era un espanto de tradición Coriana, que hacía su aparición en noches oscuras y cuando la marea estaba alta, causando terror a todos aquellos que lo oían pasar lentamente por las desiertas y polvorientas calles.

Otro fantasma o aparecido, era la de la figura de un hombre o una elegante mujer que se atravesaban en los caminos, a los pocos conductores que se atrevían a circular de noche por estas solitarias carreteras, cuentan que estas figuras fantasmales, se les abalanzaban al carro y eran arrolladas violentamente por el vehículo, esta escena casi siempre se producía en el trayecto comprendido entre Boca de Yaracuy y Boca de Aroa, específicamente en el puente de la  Pava, el conductor aterrorizado aceleraba la marcha para desaparecer del lugar, pero a los pocos segundos observaba la persona arrollada, sentada a su lado como acompañante, esta escena producía severa crisis de nervio al conductor; cuentan los más versados del pueblo, que esto le sucedió a Luis Negrín, fogueado camionero y conocedor de estas vías y, a José Melero un respetado y muy apreciado conductor de una camioneta por puesto de la ruta Tucacas Puerto Cabello.

También se decía que en el puente de los ingleses en noche de luna llena, salía una cochina como con veinte patas y un montón de cochinitos chillando detrás de ella, esto era motivo de miedo y terror para todos los muchachos que por carencia de transporte teníamos que transitar por esta vía que comunicaba a ambos pueblos de Boca de Aroa, más recientemente y aprovechando que en el pueblo la planta eléctrica, la apagaban a las once de la noche, aparecía un fantasma conocido como  El águila negra que era el terror de los trasnochadores y borrachitos, a quienes no solamente les causaba pánico con su negra sotana, sino que además le decomisaba las bebidas alcohólicas, disque para alimentar a los espíritus del más allá, otros espantos, fueron el  lucio y el  perro cuya estadía en el mundo fantasmal fue muy fugaz, debido a la aparición de la luz eléctrica , hoy en día ya no existen espantos ni aparecidos, pero existe el terror de la inseguridad y la violencia, que tiene atemorizados y encerrados a sus habitantes.

Profesor:

Luis Hernán Manzanares R

[email protected]

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir