Espacio Publicitario

Ciencia y Tecnología

miércoles, 04 de octubre de 2017

Científicos en Chile, una solución para la intolerancia a esa molécula

Fabrican leche sin lactosa con microorganismos

Científicos proponen una leche sin lactosa con microorganismos recopilados en la Antártida. (CHV Noticias/)

Fabrican leche sin lactosa con microorganismos

Ciencia y Tecnología, 4 de octubre de 2017

Notitarde.- Un grupo de científicos de la Universidad de Santiago de Chile (Usach) consiguió fabricar leche sin lactosa mediante microorganismos antárticos, lo que permitirá optimizar e incrementar la producción de derivados lácteos sin esta proteína, informaron hoy en rueda de prensa.

Según publicó EFE, el director del proyecto, Renato Chávez,  dijo que esta investigación podrá solucionará "un problema importante en Chile, pero también un problema de carácter mundial".

"Entre el 60 y el 80% de la población chilena es intolerante a lactosa en algún grado y lo mismo en todo el Cono Sur. Esta condición es menor en los lugares del norte del planeta, pero esencialmente esto es un problema de carácter mundial", insistió.

La intolerancia a la lactosa es la incapacidad de las personas de asimilar esta molécula al carecer de la beta-galactosidasa, la enzima encargada de dividir los dos componentes de la lactosa, la galactosa y la glucosa, para que éstos puedan ser absorbidos por el organismo.

Microorganismo en la Antártida

Los científicos buscaron microorganismos en el mar de la isla Rey Jorge, en la Antártida, al sur del continente americano, que estuvieran adaptados a funcionar en condiciones constantes de frío y donde estuvieran en grandes cantidades.

Allí, los científicos hicieron un estudio preliminar y averiguaron que los microorganismos se encontraban en las esponjas marinas, que al alimentarse filtrando el agua, retienen gran cantidad de dichos microorganismos en su interior.

En la actualidad, para producir leche sin lactosa el proceso de ruptura de esta proteína se realiza en el propio recipiente, donde se agrega la leche pasteurizada y la enzima beta-galactosidasa, que divide sus componentes.

Este tipo de enzimas comerciales funcionan a unos cuarenta grados, lo que no supone "ningún problema" para la elaboración de este clase de leche, porque no necesita refrigeración, pero en otros procesos lácteos la leche "nunca está a temperatura ambiente". 

Nuestros Productos

  • Edición Metropolitana
  • Edición La Costa
  • Deportivo
  • Economia
  • Viernes
  • Aniversario
  • lectura Tangente
  • Letra Inversa
  • Revista del Domingo