Fabricio Ojeda, claves de una tragedia

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

I.- En diciembre de 1959 el periodista Fabricio Ojeda, postulado por el centro izquierdista partido Unión Republicana Democrática (URD), fue electo diputado al Congreso Nacional. Venía de presidir la clandestina Junta Patriótica en la resistencia a la dictadura militar que durante diez años, Marcos Pérez Jiménez le impuso al país luego del golpe de estado que – con el permiso de Washington, registran historiadores -, derrocó al gobierno del escritor Rómulo Gallegos en 1948, a escasos ocho meses de haber sido electo con el 80% de los votos en las primeras elecciones constitucionales de Venezuela.

II.- Rómulo Gallegos de Acción Democrática fue derrocado en 1948 por un golpe militar encabezado por su Ministro de Defensa Carlos Delgado Chalbaud, quien había mantenido ese cargo desde la saliente Junta Revolucionaria de Gobierno presidida por Rómulo Betancourt, advenido mediante un golpe de estado en 1945 que derrocó a Isaías Medina Angarita, presidente de la república electo por el Congreso Nacional en el gobierno de Eleazar López Contreras, mandatario de “transición” impuesto luego de la muerte de Juan Vicente Gómez, gobernante absoluto del país, prácticamente, entre diciembre de 1908 -fecha del golpe de estado que autorizadamente le propinó al restaurador Cipriano Castro-,  y diciembre de 1935, cuando pacíficamente falleció.

III.- El 23 de enero de 1958, es la fecha del derrocamiento del régimen que se inició en 1948 con un triunvirato de coroneles (Carlos Delgado Chalbaud, Marcos Pérez Jiménez, Luis Llovera Páez). Ese régimen terminó siendo dirigido totalmente por Marcos Pérez Jiménez desde finales de 1950, a raíz del magnicidio a Carlos Delgado Chalbaud,  presidente de la junta y a quien se veía victorioso en unas probables elecciones. 

IV.- La caída del gobierno militar de Pérez Jiménez – con autorización gringa según algunos -, fue producto de otro golpe con participación de sectores civiles nacionales, entre las que se suelen resaltar figuras como las de Rómulo Betancourt de Acción Democrática, Gustavo Machado del Partido Comunista, Jóvito Villalba de URD y Fabricio Ojeda, Presidente de la Junta Patriótica que los articulaba. 

V.- Fabricio antes de cumplir dos años como parlamentario renunció al Congreso Nacional y se fue a un frente guerrillero en contra del gobierno constitucional de Rómulo Betancourt, quien triunfó sobre su competidor más fuerte, Wolfang Larrazábal, postulado por URD, percibido como el líder militar de la asonada que sacó al tachirense.  

VI.- Fabricio abandonó su investidura parlamentaria bajo la convicción de que el presidente Rómulo Betancourt, en aquel segundo mandato, ahora por vía constitucional, había traicionado la voluntad popular desde el momento de concebir el convenio de gobernabilidad llamado Pacto de Punto Fijo con los factores de poder del país y la exclusión del Partido Comunista de Venezuela. No caminó la “doble banda” de la legalidad y la insurrección. 

 VII.- Fabricio Ojeda fue apresado dos veces. De la primera cárcel en Trujillo se fugó. De la segunda en Caracas, “apareció ahorcado con la cuerda de una cortina y con los pies en el piso en una celda de la Digepol”. De tener vocación narrativa, novelaría su vida haciéndole personaje principal del drama de los años de La violencia, como llaman algunos historiadores contemporáneos a ese período que duró toda una década y tocó parte de otra. Existe buena literatura en torno a esos días, no obstante, el tema no se agota y se actualiza. 

VIII.- Una generación extraordinaria de jóvenes se sacrificó en aquella gesta imposible. La derrota militar que sufrió la izquierda, implicó la consolidación total de la democracia representativa en los términos que impuso la realidad hemisférica de dólar y garrote, al torcerle tempranamente el brazo al Betancourt aliado del presidente Muñoz Marín de Puerto Rico. Realidad que durante cuatro décadas, postró al país en función de una hegemonía en la que de manera sistemática, enormes contingentes humanos fueron excluidos. 

IX.- El famoso pacto de Punto Fijo incluyó a todos los sectores menos al pueblo de a pie encarnado en el entonces numéricamente pequeño partido despreciado, creándose la brecha histórica que de manera imprevista, barrería toda esa estructura: El febrero del “Caracazo” de 1989, luego la rebelión militar de Chávez de 1992 y las elecciones nacionales de 1999. Acontecimientos impredecibles en los cálculos del pacto.

X.- Lo impredecible existe: La ciencia avanza sobre confirmaciones que luego van siendo rechazadas, dice, citando a Thomas Khun, Nassim Taleb en su obra El cisne negro. Sin embargo, las grandes claves para comprender continúan en la historia. 

Poeta y escritor.

E-mail: [email protected]

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir