Farandulazo

CUANDO DON JULIO CENTENO VIAJÓ A CARACAS PARA GRABAR CON “LOS SUPERSÓNICOS”

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Vicente Gramcko, Columnista de Notitarde.

Por Vicente Gramcko

Los pueblos tienen juglares que suelen identificarlos. Son seres especiales que nacen con el talento de componer canciones alusivas a sus tradiciones, paisajes y gentes; así como también para poder expresarlas en el pentagrama musical.

En Valencia, tenemos varios juglares; pero, uno de los más conocidos y queridos fue don Julio Centeno, quien le cantó a la capital carabobeña, usando su guitarra, su voz y su talento para escribir melodías. Hoy dedicaré esta columna a un capítulo de su vida poco conocido: cuando el llamado “novio de Valencia” viajó a Caracas para grabar con el grupo de rock venezolano “Los Supersónicos”.

MI ACERCAMIENTO A DON JULIO

Tuve el privilegio de conocer a Julio Centeno, en la década del setenta, cuando comencé a trabajar periodismo. Él era nativo de San Diego, cuando este municipio formaba parte de la ciudad de Valencia; pero, vivió casi toda su vida en la urbanización Michelena, del centro de la capital carabobeña, de la cual fue fundador y personaje emblemático.

Compartí con él varios encuentros, visité su casa y conocí a su familia, especialmente a su hijo Julio con quien me unió gran amistad. Recuerdo que solía comprarle ejemplares de sus discos, grabados por él mismo en los años sesenta, una década antes, los cuales ya no se hallaban disponibles en el mercado.

Así, me hice de la colección completa de sus temas, muchos grabados por él mismo, y otros cantados por grandes figuras.  Sus canciones más escuchadas fueron “Uno más yo seré” (que interpretaron Julio Jaramillo y Héctor Cabrera) y “Mi sombrero pelo e´guama”, que le grabó Reina Lucero.

LA PRIMERA IMPRESIÓN

Pero, ya había escuchado hablar de don Julio, muchos años antes. La primera vez que supe de don Julio Centeno fue escuchando un programa de radio que existía en la antigua Radio Valencia, de la calle Michelena, entre avenidas Urdaneta y Constitución (hoy avenida Bolívar Sur) frente a la bomba La Concha. Tendría yo unos trece años de edad.

Se trata de la Revista Musical 850 que conducía el locutor José Vitale, que luego se graduó de Sociólogo y fue profesor de la Universidad de Carabobo. El espacio iba todas las noches, de ocho a nueve. Recuerdo que el espacio usaba el tema “Mirando a las muchachas” – en su versión instrumental – como fondo musical, mismo que dieron a conocer “Los Hermanos Castro” en español.

Creo que fue durante el mes de julio de 1977, cuando don Julio se presentó en el programa referido para anunciar la grabación de su más reciente disco de 45 RPM. Vitale, a quien conocían con el sobre nombre de “Pepe”, lo entrevistó en torno al acontecimiento.

LA GRABACIÓN CON “LOS SUPERSÓNICOS”

En esa oportunidad, el cantante presentó uno de los temas que fueron emblemáticos dentro de su repertorio: “Noches en la playa”, canción que tenía como respaldo la pieza “Imploración”, esta última que seguía el estilo de canción protesta de la época.

Don Julio explicó que ambas selecciones habían sido grabadas en Caracas, con el acompañamiento del entonces popular grupo de música juvenil “Los Supersónicos”, pionero del rock and roll en Venezuela.

Aquella noche mágica se me quedó grabada para toda mi vida, así como las dos selecciones en referencia, que forman parte del extenso repertorio de composiciones de don Julio.

Para aquellos que lo recuerdan como “El Juglar de Valencia”, que cantó acompañado por grupos de arpa, cuatro y maracas – así como también con su guitarra serenatera casi toda su vida – seguro no conocen esta anécdota de cuando don Julio se fue a Caracas para grabar con “Los Supersónicos”.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir