¡Genial! Encuentra la felicidad mental con estos sencillos hábitos

Piratear por ti mismo a tu cerebro ayudará a tener una vida más feliz, en cuanto a ello, Davidson, recomienda que al final del día se escriban 3 cosas buenas que te han pasado en el día

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
felicidad mental-notitarde
Trabajar en tu interior provocará la felicidad mental que necesitas para estar saludable/Cortesía: Psicólogo en Monterrey.

Notitarde.- Aunque no se tenga cabalmente la clave para el éxito y la felicidad ciertas condiciones aplicadas por ti mismo pueden ayudarte, a mejorar tu estado de animo y por ende a sentirte más feliz. 

En cuando a ello, el profesor, Richar Davidson, fundador del Center for Healthy Minds, reforma la manera de tener una vida mejor.

Ciertamente asegura, que el individuo en su conexión individual sufre constantes pirateos por parte de los medios de comunicación y todo su entorno.

Por lo tanto, piratear por ti mismo a tu cerebro ayudará a tener una vida más feliz, en cuanto a ello, Davidson, recomienda que al final del día se escriban 3 cosas buenas que te han pasado en el día.

De hecho, indica que pensar en esas pequeñas situaciones de felicidad te harán un mejor hombre, además de un excelente humor.

Por ello, si eres de esas personas que desea ser feliz y exitoso toma nota de estos sencillos hábitos.

Descarga el estrés

Estresarse simplemente significa que las obligaciones a las que te enfrentas (emocionales, profesionales, etcétera) son mayores que tus recursos, que tu energía.

Reduce las exigencias del día a día delegando tareas o sencillamente quitándotelas de encima. Refuerza tus recursos dando un paseo o pidiendo un café ridículamente caro.

Deja de ser tu peor enemigo

Un par de copas al final del día pueden funcionar para calmarte al final del día, pero a la mañana siguiente, aunque no tengas resaca, estarás un poco menos avispado de lo normal.

Lo mismo sucede con pasarte la noche trabajando y con pegarte un atracón de comida basura. Siempre tendrás que pagar el peaje de todas las modalidades de alivio a corto plazo.

Recuerda: el mundo es injusto

Si alguien se porta mal contigo, obsesionarte con esa persona solo le va a dar más poder. Es más, es una pérdida de tiempo.

Puede que dejarlo correr parezca una rendición, pero en realidad te devuelve ese poder. Te devuelve todo ese tiempo que habrías malgastado. Úsalo para otra cosa.

Sé amable, siéntete mejor

Suena contradictorio, pero necesitas centrarte en otra persona. Cualquier persona que te cruces por la calle vale.

En tu cabeza, en silencio, deséale felicidad y alivio del sufrimiento. Eso es todo. Ahora inténtalo con la próxima persona que pase. Y la próxima. ¿Sientes el calor? Es cursi, pero funciona.

Levántate 15 minutos antes

Permítete un tiempo sin programar para moverte despacio por la mañana. Empezar el día con prisas por salir de casa te predispone a estar más estresado el resto de la jornada.

Además, salir 15 minutos antes reduce las posibilidades de que te dé rabia al volante. Es pura ciencia.

Usa una rueda de color emocional

Imagen relacionadaPuede que te suene a palabrería del psicólogo del instituto y al mirar a una de estas ruedas te cueste decidir si te sientes “distraído” o “temeroso”. Pero una vez le hayas puesto nombre a la emoción, estarás un paso más cerca de ser capaz de lidiar con ella.

Tienes muchas opciones por ahí. A nosotros nos gusta la rueda del doctor Robert Plutchik. Hazle un pantallazo, guárdala en el teléfono y mírala cuando sientas que las cosas se te están yendo de las manos.

Prueba ejercicios de respiración

Hay todo un espectro de ejercicios de respiración, pero lo cierto es que llenar tu cerebro de oxígeno te ayuda inmediatamente en prácticamente cualquier situación.

Así que no te preocupes por si no tienes conocimiento previo de estas técnicas de respiración, aquí te dejamos un video súper sencillo.

Lea también: Efemérides: Exaltemos al digno de respeto al fiel San Sebastián

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
VIARedacción Web/ Yadira Barreto
FuenteRevista GQ
Compartir