Un fenómeno social

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

"La resistencia venezolana es ya uno de los fenómenos sociales admirables de la historia global, por más que traten de disminuirla los histéricos panegiristas del régimen.

Aún sin obviar grandes errores cometidos por opositores a lo largo de 15 años, el mundo ya comienza a reconocer sin ambages a la cada vez más amplia mayoría que mantiene irreductible y tenaz resistencia a una dictadura totalitaria en esta tierra. 

Encabezada -como en la Independencia- por lo más prestante de la población, es más fuerte y decidida cuanto más se le intenta montar una cobarde bota castrense, de invasores cubanos o escuadrones de la muerte. Como bien dijo Antonio Guzmán Blanco hace más de 125 años: "Venezuela es como un cuero seco porque se pisa por un lado y se levanta por otro". Antonio Herrera Vaillant, El Universal, jueves 03 de marzo de 2014.

La generación guerrera

La mayoría de los jóvenes que hacen resistencia a la hordas armadas del oficialismo son en su mayoría nietos y bisnietos de emigrantes que llegaron a Venezuela durante los años 50, 60 y 70 procedentes de Europa, Asia y varios países de América Latina. Llegaron a Venezuela con lo puesto, dispuestos a trabajar en lo que fuera y como fuera. Plenaron los campos, las universidades y los liceos. Vinieron a dar y no a quitar. Muchos cuentan que desde el momento en que pisaron Caracas, para alojarse en pensiones, decían a sus propietarios que pagarían tan pronto recibieran su primer salario y así 'de fiado en fiado' fueron creando sus empresas, formando sus familias, ampliando sus negocios, hoy expropiados, hoy quebrados.

Muchos de esos emigrantes venían de países agobiados por las guerras, la violencia y el desempleo. Aquí encontraron su paraíso y se convirtieron en los grandes constructores de un país como Venezuela, todavía colonial y campechano pero muy rico. Aquí se enamoraron de mujeres criollas y crearon familias honestas que con el tiempo brillaron en el exterior por su talento y creatividad. No cabrían aquí tantos nombres de músicos, deportistas, ingenieros, médicos, investigadores, economistas que cada día aparecen en la prensa mundial como venezolanos de valía. Muchos de ellos, obligados por la revolución comunista, fueron brutalmente sacados de Pdvsa, el 7 de abril de 2002 en el cual Chávez despedía a la plana mayor, tocando un pito de referí de fútbol al grito de ¡Fuera! y anunciando que no tendría problemas en despedirlos a 'todos toditos'. Y más tarde lo cumplió. Muchos de ellos ocupan altos puestos en empresas petroleras del mundo y otros quedaron en la miseria.

Nacidos para pelear

Pero todos aquellos que hace 16 años nacían o tenían de 7 a 10 años, son los que ahora han resurgido como Aves Fénix y son esos que parecen atletas, vuelan por los aires tirando su candela  y se enfrentan con agilidad a la poderosa turba de fieras envuelta en una especie de yelmo que les impide correr para esquivar el ataque juvenil y por ello acuden a los tiros directos a la cabeza o a los tóxicos gases verdes y rojos, con los que persiguen a los ancianos. Ya han matado a 39, herido a más de 506, maltrado a miles de mujeres, pateado a todo aquel que lleve un pañuelo amarrado a la cabeza e invadido apartamentos y casas en busca del enemigo, del "Chuky", como los bautizó el genio que asombra con su verborrea, Nicolás Maduro.

Generación valiente

Y junto a Capriles, López, Ledezma, Muchacho, Ocariz y demás alcaldes opositores de Venezuela, una mujer ha salido al paso para demostrar que nadie podrá vencerla mientras ostente su poder femenino para saltar con valor todas las barreras posibles. Y ahí la tenemos, con la fiereza que posee, con el guáramo que le asiste, con la pasión que la mueve y la ha llevado por todas partes a mostrar mediante la palabra y el video, de qué manera este régimen y su ejército de malandros y malandrines han  hecho de Venezuela un país miserable y hambriento que necesita marcarse el brazo para poder tener acceso a un pote de leche o a un pollo importado del Brasil, no si antes pasar por la humillación de mostrar una tarjeta de racionamiento, como si estuviera en Cuba o en la nación más reprimida de África.

Todo es un sueño…

Y Maduro , que duerme como un bebé, se ha permitido explicar al New York Times que nada de lo dicho en el exterior merece crédito: "Las recientes protestas en Venezuela han copado los titulares de la prensa internacional. Gran parte de la cobertura extranjera ha distorsionado la realidad que se vive en mi país y los hechos que rodean a los acontecimientos", aclara  en el editorial, mientras contemplo  un video en el que un GBN patea a un joven que no tendrá 20 años y que de no haber sido rescatado por un grupo de gente, hoy estuviera su madre llorando su muerte. Así se ve, así ocurre y lo que se siente es furor y es angustia, es dolor y es llanto, porque no se puede concebir tanta crueldad en los grupos que atacan y son tan venezolanos como sus víctimas.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir