Ferrari no asimila que ganó el "Goya" (2106521)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Miguel Ferrari empieza a asimilar que desde el domingo pasado entr? a formar parte de la historia del cine venezolano, luego de que la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematogr?ficas de Espa?a le otorgara el Premio Goya como Mejor Pel?cula Iberoamericana por su ?pera prima Azul y no tan rosa.

Pero a?n no se lo cree. Como una suerte de confirmaci?n, despu?s de la gala del Goya y de la noche de celebraci?n, puso la anhelada estatuilla en su mesa de noche para que cada ma?ana la pueda observar y terminar de convencerse de que el sue?o de su vida por fin se materializ? y le traer? m?s oportunidades a su carrera.

8:20 de la ma?ana en Valencia, 1:50 de la tarde en Espa?a y Miguel Ferrari camina las calles de Madrid. A pesar de su apretada agenda, dedica unos minutos para hablar de su triunfo, como lo ha venido haciendo en los ?ltimos cuatro d?as, en los que la prensa internacional le ha dedicado importantes reportajes, cr?ticas y entrevistas.

“De alguna manera todav?a estoy crey?ndomelo, porque me parec?a mentira lo que estaba pasando. Era una de las categor?as m?s re?idas porque representa lo mejor de la cinematograf?a iberoamericana. Llegar a las nominaciones fue un triunfo, y gan?rmelo, imag?nate”, confes? emocionado.

Con talante calmado y libre de preocupaciones, Ferrari retrocede en el tiempo y mira en retrospectiva el proceso que lo llev? a obtener el m?ximo premio del cine espa?ol. “Levantar una pel?cula es una tarea tit?nica, compleja, se requiere de una gran pericia, por lo que uno debe estar preparado, incluso f?sicamente, porque es un trabajo agotador”, afirma.

Sin embargo, cree que mediante la dedicaci?n y el esfuerzo se logran los objetivos, su trayectoria lo confirma. Durante a?os se dedic? al teatro y a la televisi?n, experiencia que lo impuls? a probar el s?ptimo arte. Un cortometraje lo introdujo en el mundo del celuloide, pero con Azul y no tan rosa se consagr? como realizador.

“Los sue?os se pueden cumplir si trabajamos duro y nos preparamos. Las cosas no llegan por casualidad, es por la preparaci?n y el estudio. No debemos pensar nunca que sabemos todo. Cada d?a, al levantarnos, debemos ponernos la condici?n de aprender algo nuevo”. Palabras que ?l mismo aplica, pues est? aprendiendo a ser un ganador.

Con Azul y no tan rosa aprendi? c?mo la concepci?n de unos personajes singulares llegan a calar en un p?blico que nunca ha estado preparado para verse frente al espejo. Esta misma especie de magia fue la que mantuvo el film durante 33 semanas en la cartelera nacional y convoc? a cientos de personas a foros, presentaciones especiales y hasta inspir? a estudiantes universitarios a analizar la historia en sus trabajos de grado.

Miguel Ferrari aplaude esta reacci?n, pues confirma que la idea que surgi? en su mente hace unos cuantos a?os, y que se materializ? gracias al financiamiento del Centro Nacional Aut?nomo de Cinematograf?a de Venezuela, as? como a dos casas productoras espa?olas, lleg? al espectador tal cual la imagin?.

Pero va m?s all?. El clich? de pel?cula gay, al que Ferrari se niega a catalogar su obra, se esfum? de los comentarios de los que vez tras vez asistieron a los cines de todo el pa?s a ver Azul y no tan Rosa. “La pel?cula est? dirigida a todos, no solo a un colectivo o comunidad. Habla de la tolerancia, de la necesidad de respetar a las dem?s personas”, sentencia.

Al profundizar sobre su ?pera prima, el actor de cine y televisi?n que desde hace m?s de 10 a?os transita entre Caracas y Madrid, llega a la conclusi?n ?ltima de que la esencia de la tragicomedia donde act?an Guillermo Garc?a, Ignacio Montes, Hilda Abrahamz y S?crates Serrano es, sin dudas, la familia.

“Para m? la familia es lo primero, lo m?s importante, est? por encima de todo, de mi carrera, es lo fundamental. Creo que la familia es la base de lo que es la gente, es el futuro”, esboza. Este sentimiento tan arraigado de aprecio por los suyos aliment? el alma de los personajes de la cinta, que a pesar de las adversidades, logran un reencuentro tanto f?sico como emocional.

Como realizador, Miguel Ferrari tiene la capacidad de engendrar, gestar y dar a luz a personajes de ficci?n que representan a la sociedad adem?s de buscar a los actores que los encarnen. Los de Azul y no tan rosa crecieron, se desarrollaron y se convirtieron en h?roes que expusieron una realidad tangible. “Son mis hijos, tienen algo de m?, es como el ADN, tienen un pedazo m?o”.

De ah? a que el cineasta venezolano felicitara en su discurso de agradecimiento la noche de la premiaci?n a los “valientes que se atrevieron a interpretar esta pel?cula y a poner voz y coraz?n a unas personas que no se interpretan por prejuicios”. Palabras que junto a su “?Viva Venezuela!”, quedar?n registradas en la historia.

Cuando baje la marea y cesen los compromisos profesionales ligados a su estampa de ganador del Goya, Ferrari retomar? su pr?ximo proyecto cinematogr?fico, del que no habla a?n, quiere seguir la f?rmula del ?xito que le result? con Azul y no tan rosa. Tambi?n pensar? en venir a Venezuela a pasear a Don Paco, la estatuilla del Goya, para reencontrarse con el pa?s que lo vio nacer y triunfar.

Mientras tanto, se enfocar? en creerse haber ganado el Goya. Que de aqu? en adelante se le abrir?n mil puertas, proyectos, contratos; y que su carrera en el s?ptimo arte apenas comienza.

8:38 de la ma?ana en Valencia, 2:18 de la tarde en Espa?a, Miguel Ferrari se despide, tiene muchas cosas por hacer. estar? ocupado haciendo cine y llenando de orgullo a toda Venezuela.

Kenner Bracho

Entrevista Exclusiva

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir