5 formas para automotivarte en el trabajo

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

EEUU., 3 agosto 2014.- Nada representa tan bien la idea del ser humano hundido en la monotonía y el aburrimiento como el mito de Sísifo. “Los dioses  dice Camus  ordenaron a Sísifo a empujar eternamente una roca hasta lo alto de una montaña, desde donde la piedra volvía a caer por su propio peso. Pensaron, con cierta razón, que no hay castigo más terrible que el trabajo inútil y sin esperanza”.

Una reciente encuesta mencionó que apenas un 30% de los asalariados están comprometidos con su trabajo y un 20% directamente lo detesta. La desmotivación es la causa de la alta rotación de empleados en algunas empresas. Pero no todo está perdido, tu vida no tiene que ser como la de Sísifo. Hay formas de poder motivarte en tu trabajo más allá del trabajo en sí.

Te propongo cinco formas clave que te ayudarán a hacer de tu rutina diaria un momento de crecimiento y desarrollo, en donde puedas fluir y automotivarte.

Tené un propósito claro más allá de la tarea diaria

El propósito es el “para qué” y el “por qué” vas a trabajar todos los días. Todos hacemos lo que hacemos con un propósito, una misión, una causa final. ¿Cómo te gustaría que te recuerden? ¿Cuál es tu forma de expresar tu individualidad en el trabajo? Escribilo y leelo.

Recuerdo la historia de tres personas que estaban haciendo un pozo. Al primero le preguntaron qué hacía y respondió: “un pozo, es lo que siempre hice”. Al segundo se le hizo la misma pregunta, y dijo: “trabajar, debo alimentar a la familia”. Y al tercero comentó: “estoy construyendo el primer hospital de niños de la ciudad”. Saber que tu trabajo es una contribución distintiva, motiva.

Levantarte todas las mañanas y tener claro para qué hacés lo que hacés te permitirá introducir vida a tu día, inspirarte para que tu trabajo sea cada vez más motivante.

Sé consciente de tus emociones y gestionalas de forma efectiva

Las emociones están en nuestro día a día. No son lo mismo las emociones propias de un día lunes que las de un viernes por la tarde. Organizá tu día de acuerdo a las emociones que vas teniendo, equilibrando la balanza de energía emocional. Puede que tengas más ganas por la mañana que por la tarde, o al revés. Sé estratégica, lográ que las emociones sean tus aliadas.

Es cierto las emociones nos poseen, nos sorprenden in fraganti; una vez arrebatados por cierta emoción estamos momentáneamente presos, pero aunque no sos responsable de las emociones que te poseen, sí sos responsable de permanecer en esas emociones.

Ríete y diviértete

El trabajo, aunque sea aburrido por sí mismo, puede desarrollarse en un entorno divertido. Divertite con tus colegas, jugá, organizá momentos de distención. Cuando el trabajo se hace pesado, tratá de crear momentos de distención, compartí, conversá, reí. Al reírnos, nuestro cuerpo dispara una dosis de serotonina, la hormona de la felicidad. Reírnos distiende nuestro día a día y crea espacios donde el tiempo se comprime haciendo la jornada más corta.

Tené actividades fuera del trabajo

Mucha de la desmotivación laboral es solo un síntoma que nos advierte que necesitamos hacer algunos cambios en nosotros mismos, en nuestra actitud diaria, o en nuestra vida. Tener actividades fuera del trabajo te energiza. Hacer actividad física antes, durante o luego del horario laboral activa tu sistema endocrino liberando hormonas que facilitan los estados emocionales alegres. Tené un hobby, practicá alguna actividad que introduzca significado a tu día. Que tu vida no sea la serie casa-trabajo-casa, más bien buscá que en esos intersticios haya actividades que te animen.

¿Qué pasa si nada funciona?

Daniel Goleman expresó lo importante de lograr lo que el llamó estados de fluir. Estos estados se caracterizan por la sensación de que todo va bien, donde nos encontramos tan inmersos en nuestra actividad que una hora se transforman en tan solo unos minutos, y el día completo vuela sin siquiera darnos cuenta.

Quizás sea el momento de replantearte tu carrera, rever tus valores y habilidades para saber dónde aprovecharlas mejor. Sin embargo, te motivará saber que no tenés por qué estar presa de un trabajo que ya no deseás ni te realiza, sos responsable de quedarte o de irte, sos libre de elegir; esa libertad y responsabilidad pueden ayudarte a sentir que no todo está perdido, que tu trabajo actual, aunque no te sientas motivada por él, es un trampolín para alcanzar el trabajo que deseás.

Podés elegir ver tu trabajo como una piedra de tropiezo o una piedra de progreso, como una instancia de aprendizaje; muchas veces los peores trabajos son las mejores escuelas.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir