Fortalecer la familia, visión de futuro

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Es a este núcleo fundamental de la sociedad  a quien le atribuyen todos los males como consecuencia de su desintegración o falta de bases sólidas que generen salud social para el entorno donde establece su dinámica diaria. La responsabilidad de los padres, disciplina de convivencia, prepararse para el trabajo y ser productivo como filosofía de vida, intercambiar criterios  proactivos  para el crecimiento del núcleo familiar y no actitudes reactivas, inconscientes, malcriadas, carentes de dichos aportes para evitar que se convierta en una lucha de poder o sometimiento entre padres e hijos.

Por ende, los síntomas todos los conocemos, la delincuencia, corrupción, deserción escolar, el consumo y tráfico de drogas, la prostitución infantil-juvenil, la persistente y creciente actitud de violencia como respuesta a todo y a todos, violaciones, bullying, patologías sexuales, suicidios, entre otros. Por ello, lo importante no son los efectos, sino las causas que lo generan, no solo hay que atribuirles a la miseria y al hambre, que como afirmó Abraham Maslow, en la jerarquización de las necesidades básicas el hombre busca primero satisfacer dicha necesidad básica; estoy de acuerdo, pero esto no limita la actitud de ese hombre a moverse en buscar las herramientas que le permitan obtener la satisfacción de esas necesidades y no anestesiarse irresponsablemente en la dulce espera de la limosna para surgir, negándose a su propio desarrollo y capacidades personales en vez de motivarse a conseguir honradamente para sentir la autoestima como incentivo productivo de haberlo logrado por sí mismo.

Por lo tanto, todos los males virales que afectan a la sociedad en todos los estratos económicos, educativos, políticos, etc., son producto de la descomposición social, por ende la familia. ¿Cómo podemos hablar de progreso, desarrollo económico, excelencia si olvidamos que la célula fundamental de esa sociedad como lo es la familia no la estamos sembrando como nuestra mejor riqueza social? ¿Cómo mejoramos la educación si son los mismos padres desde el contexto familiar los primeros maestros y modelos significativos que estimulan ese desarrollo personal? ¿Cómo curamos los males de la sociedad si no formamos la actitud de superación y motivación al logro como salida a cualquier crisis en sus integrantes? Éstas u otras interrogantes nos llevan a hacer una reflexión profunda y diseñar un proyecto nacional de familia en donde los recursos, atenciones se dirijan a fortalecerla, utilizando los medios de comunicación social, en donde los mensajes sean de “construir” y no “destruir” lo que queda de esta maltratada célula fundamental de la sociedad, devolverle al hombre la fe, el respeto a sus creencias y luchar por construirse primero él  y  ella como pareja y sujetos de cambio,  para comenzar a desarrollarse y desarrollar una familia.

Establecer como bases de ese proyecto de crecimiento,  una que se dirija al fortalecimiento de esa fe como el deber ser en lo moral, social, cultural y otra de desarrollo humano como el logro de sus sueños y aspiraciones sustentadas por su esfuerzo y lucha diaria para obtener el conocimiento, capacidad y motivación como hábito de la excelencia y no la improvisación, dependencia y esperar que otro me resuelva con la cadena de errores que abren huecos sociales de vicios y corrupción vacíos de una actitud productiva.

En consecuencia, tenemos que fortalecer esa semilla al ser humano que entienda e internalice su responsabilidad para crecer y desarrollarse a sí mismo que no espere falsos líderes o mesías, sino que se convierta él en  líder de su propia vida, cerrando ciclos progresivamente y abriendo otros, para poder pensar en unirse y cultivar en pareja una familia de vida próspera tanto para ellos como para la sociedad misma; es allí el compromiso, asumir que el éxito está en nuestra actitud diaria enfocándonos en las oportunidades y no en los obstáculos, evitando así que se apague el fuego de nuestro sueño, generar una consciente y responsable familia como visión de futuro.  Suerte. Éxitos.

(*) Orientador-terapeuta.

[email protected]

Instagram: _simongarcia

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir