Francisco Ameliach y el arraigado PSUV en Carabobo

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Ameliach Orta: La sólida maquinaria

Nos adentramos en la revisión del estudio de opinión, la irrefutable encuesta de IVAD realizada bajo la calificada supervisión; de Félix Seijas en todo el territorio patrio y donde el PSUV en Carabobo exhibe un sólido 33.4% de; aceptación y preferencia, convirtiéndose en la principal maquinaria, la protagónica expresión del rojo partido en todo el país.

El arraigado 33.4% alcanzado en nuestra región no sólo triplica al minúsculo porcentaje del primer partido opositor en nuestro estado; sino que igualmente supera en 8.4 puntos porcentuales al promedio nacional del PSUV que llega a obtener un 25% y; llegando Carabobo a aventajar a las estructuras en emblemáticas entidades federales con importante densidad poblacional como lo representan; Zulia, Miranda, Vargas, Barinas, Lara y Anzoátegui.

Este significativo y notable porcentaje alcanzado por el PSUV en Carabobo, no es producto de una azarosa circunstancia, tampoco es; el resultado de improvisadas prácticas, sino que se traduce en el trabajo de un partido en los últimos 4 años; que ha tenido como único objetivo el de consolidar con insistente fortaleza ideológica y bajo la figura de Hugo Chávez; una formidable maquinaria y estructura de organización, que en la actualidad se constituye en el principal soporte del abanderado; de la revolución Rafael Lacava a pocas horas de la trascendental cita electoral. Las diferentes expresiones del chavismo, del PSUV exigen que sus candidatos y gobernantes se aproximen a la figura se parezcan; a Chávez y lleven sobre sus hombros la compleja misión de convertirse en esmerados custodios de su legado.

Este considerable esfuerzo organizativo logrado por el PSUV en Carabobo fue iniciado en el año 2012, bajo la estricta supervisión; de Francisco Ameliach y trajo consigo el surgimiento de renovados rostros, las nuevas generaciones reclamaban su válido espacio algunos asumiendo; responsabilidades gubernamentales de carácter municipal, por ello arribaron dirigentes como Gerardo Sánchez, Juan José Perozo, igualmente desempeñan roles protagónicos; Héctor Eloy Esqueda y el trabajo denodado de Miguel Flores. Son ellos acompañados de innumerables dirigentes comprometidos con su estructura, los que representan no solo el futuro sino la esperanza; del PSUV y de todo nuestro estado.

Francisco Ameliach: El fantasma de la abstención

En el sector opositor es asediado por el atemorizante espectro de la abstención. La fantasmal figura lleva dentro de su abultadas alforjas, todo un pesado compendio de engaños y censurable manipulación; de la dirigencia opositora a todo un sector que ingenuamente los acompañó en sus elaboradas farsas, que fueron seducidos con; ilusas promesas solo con la aviesa intención de atraerlos a la ruta electoral, a los diferentes eventos eleccionarios que se; llevarán cabalmente el presente y venidero año, contando con la responsable tutela del CNE.

La pasada semana el semanario Quinto Día, realizaba un destacado trabajo sobre los devastadores efectos que surtirá la justificada abstención; de aquellos que se sienten en estado de irreversible frustración y víctimas de una estafa serial. Angustiado por el intimidante espíritu, surgía Vicente Bello, máximo exponente técnico del sector opositor en las lides electorales quien; en tono lúgubre confesaba al semanario que observaba que la abstención iba a alcanzar altos niveles y en ese drástico; escenario el sector oficial obtendría la mayoría de las gobernaciones en la electoral disputa; ante esta lacerante afirmación del principal especialista electoral de la maltrecha MUD, nos obliga a retomar los calificados estudios de; IVAD y repasar el porcentaje que exhibe el PSUV.

En Carabobo con un arraigado 33.4% avalado con una impecable maquinaria y sumado a una abstención cercana al 50% le; otorgará una segura y holgada victoria al abanderado de la revolución, Rafael Lacava. En el interesante trabajo informativo y de investigación realizado por Quinto Día, se recogía las impresiones de diferentes comunicadores sociales; e indagaron a una reconocida periodista del estado sobre su opinión del devenir y curso de la campaña electoral.

De objetiva manera expresaba que en Carabobo la principal preocupación del candidato opositor es la abstención, sin embargo observaba que; no ha realizado el esfuerzo requerido para contrastar el nocivo efecto del abstencionismo, que la campaña ha estado signada por; tímidos esfuerzos por realizar escasas convocatorias, que su retórica no llega a tener resonancia y que lo único significativo es; la súbita publicación de una encuesta supuestamente elaborada por Datanálisis.

Por cierto en ese peculiar punto de encuestas y estudios, surgía Luis Vicente León quien en forma airada e iracunda, tal vez atendiendo al público exhorto que le hiciéramos a través de estas líneas, reclamaba la desautorizada utilización del nombre de Datanálisis y recriminaba duramente a los autores de la estadística treta.

Luis Vicente hacia llegar advertencias y mensajes a través de sus visitadas redes sociales. “Con riesgo de abstención elevada, desequilibrio de recursos y maquinarias y opacidad electoral, las encuestas pierden capacidad proyectiva” llegando a sentenciar “Quien vuelva a subestimar la fuerza institucional y electoral del chavismo e vuelve a equivocar” en clara alusión a los que trataron de desacreditarlo y someter a Datanálisis a una inaceptable descalificación.

Ayer domingo, donde solo Dios satisface, fuimos testigos como de ocurrente y divertida manera los representantes del desesperado candidato opositor desplegaban un aviso publicitario donde se podía observar una apócrifa encuesta donde se arrogaban un 97.6% de los entusiastas y emocionados electores.

Francisco Ameliach: Gracias maestro Arístides Medina.

El día sábado acudimos a la ciudad de Caracas, en el mismo centro de capital ciudad donde se percibe y respira historia, cada calle, cada edificación adquieren la intima vocación de lo heroico. Es la libertad y la independencia adherida a los añejos muros y eternas paredes. Atravesamos los elevados portones de la Casa de la Historia Insurgente Bolívar Chávez, para la presentación del libro “Élite del poder, sufragio y participación política en Venezuela” de Francisco Ameliach, con el impecable prólogo del perenne maestro Arístides Medina Rubio.

Se dieron cita las más elevadas expresiones de los principales poderes públicos de la Nación para acompañar este importante esfuerzo investigativo y editorial. La presidenta del máximo ente comicial, Tibisay Lucena y diferentes rectores como Abdón Hernández y Andrés Brito, los dos Vicepresidentes del TSJ, los magistrados Indira Alfonso y Juan Mendoza Jover, quienes igualmente ostentan la funciones de presidir la Sala Electoral y la Sala Constitucional respectivamente, la magistrada María Carolina Ameliach, presidenta de la Sala Político Administrativa del máximo tribunal de la República.

El escenario parecía ser colmado por lo emotivo con la intervención de Francisco Ameliach, que no solo se limitó a resaltar los aspectos fundamentales del texto, sino que asumió el compromiso de hablar de las motivaciones que lo llevaron a concebir la obra. Ameliach rendía un homenaje en el histórico recinto al líder de la revolución bolivariana, Hugo Chávez, a quien calificaba como su padre político, maestro, historiador y entrañable amigo. En cada página, cada una de las letras pareciese estar vigente la huella de Hugo Chávez convirtiéndolo en una suerte de cercano y necesario colaborador.

En su relato presentó recuerdos y vivencias. Su infancia signada por la obligatoria cita dominical con el sagrado altar de la patria; con la idea fija de llevar sellado para siempre el encendido color de su compromiso con el país. Su primer y premonitorio encuentro con Hugo Chávez, el mismo que años después lo recibiera en el inolvidable instante del ingreso a la Academia Militar; el destino luego se encargaría de conducirlos por el mismo sendero. Compañeros de luchas, ideales y convicciones. Era la reivindicación de un aquejado pueblo sumido en miseria y desesperanza.

El paso de Ameliach tiene las indiscutibles características de la lealtad y la consecuencia. Ha estado presente desde el mismo inicio de la fascinante aventura revolucionaria; cumpliendo a cabalidad cada una de las complejas funciones de dirección que le fueron encomendadas y que terminaron por moldear ese sentimiento nacional que recorre cada espacio del país; es el Chavismo donde Ameliach se presenta como uno de sus principales representantes; con la misión ineludible de preservar el imborrable legado y que lo llevó en la misma presentación de su libro a expresar con interminable orgullo “Yo sí quiero ser como Chávez”.

De regreso a nuestra ciudad insistentemente retumbaba en nuestra mente la categórica intervención de Medina Rubio y la intachable frase “Francisco Ameliach es un revolucionario a carta cabal”. Y ésa es la verdad.

 

@CESARBURGUERA

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir