Fuegos cruzados

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
 
 
 
Este lunes se escribió otro capítulo de la trama de confrontación que se registra entre Venezuela y Estados Unidos desde que Hugo Chávez arribó al poder en 1999. Una confrontación que se ha recrudecido en el último año del mandato de Nicolás Maduro, luego de la andanada de violaciones de su gobierno a los derechos humanos de estudiantes contestatarios y dirigentes políticos.
 
Barack Obama emitió este lunes 9 de marzo una orden ejecutiva sancionando a siete funcionarios venezolanos a quienes se les bloquean sus activos en Estados Unidos, y se les prohíbe el ingreso a EE.UU. Seis de ellos son militares que ocupan, u ocuparon, puestos neurálgicos en los organismos de seguridad del Estado durante las protestas estudiantiles que se desarrollaron en el país desde febrero de 2014, y que dejaron un saldo de 43 fallecidos, cientos de heridos y más de 3.000 detenidos, de los cuales 60 aún están en prisión. La séptima funcionaria sancionada por Obama es la Fiscal Nacional 20 del Ministerio Público, Katherine Nayarith Harringhton Padrón quien, entre otros, acusó al líder estudiantil Gómez Saleh, de delitos contemplados en las leyes Contra la Corrupción, Extranjería y Migración, y Especial Contra los Delitos Informáticos, y a la dirigente estudiantil Gaby Arellano, al alcalde Antonio Ledezma y a la ex diputada María Corina Machado de conspiración y planeamiento de magnicidio con pruebas aparentemente falseadas.
 
Esta orden ejecutiva es la segunda que emite el gobierno de Obama desde que promulgo la “Ley para la defensa de los derechos humanos y la sociedad civil de Venezuela de 2014”, promulgada el 18 de diciembre de ese año, y que obedece según comunicado del gobierno de Obama en su compromiso “por hacer avanzar el respeto por los derechos humanos, al proteger las instituciones democráticas y el sistema financiero de EE.UU. de los flujos financieros ilícitos de la corrupción pública en Venezuela”.
 
Una de las diferencias que tiene esta nueva orden ejecutiva con la anterior es que en la primera, no se identificaron con nombre y apellido, ni se especificó el número de funcionarios sancionados. La otra es que en esta oportunidad el gobierno de Obama da un paso más determinante y declara una emergencia nacional por la amenaza “inusual y extraordinaria” a la seguridad nacional (de los EE.UU.) y a la política exterior que ocasiona a ese país la situación en Venezuela.
 
Como era de esperar, el mismo lunes en la noche el gobierno de Maduro respondió, primero llamando a consulta al encargado de Negocios de Venezuela en EE.UU. y luego, encadenándose para manifestar su rechazo a la medida mediante una larga perorata llena de contrasentidos y amenazas redobladas.
 
Lo más trascendente de lo expresado en la cadena fue el anuncio de Maduro de que solicitará este martes a la Asamblea Nacional una nueva Ley Habilitante que le dé “poderes habilitantes anti-imperialistas”. Una Ley que es previsible que se convierta en una nueva caja de Pandora para seguir la arremetida comunista, seguir cercenando derechos y terminar de atornillar a Maduro en el poder. Un hecho que lleva a algunos analistas a considerar un error estratégico del gobierno de Obama en sus relaciones con Venezuela, al darle excusas a este para seguirlo inculpando de las penurias del país.
 
No obstante, estas medidas sancionatorias del gobierno de los EE.UU. hasta el momento son específicas contra funcionarios que han violentado los derechos humanos contra ciudadanos venezolanos, y que de modo alguno afectan a la población, al Estado o a las relaciones comerciales de ambos países.
 
Por el contrario, son medidas que están a tono con las reacciones que a nivel internacional se han generado por las evidencias de la fragilidad del Estado de Derecho y la vulnerabilidad de los Derechos Humanos que existe en Venezuela, y que ha generado pronunciamientos y llamados a botón al gobierno de Maduro en materia de respeto a los Derechos Humanos desde el Vaticano, pasando por el Parlamento Europeo, el Parlamento Checo y otros congresistas de países latinoamericanos.
 
Solo toca esperar el nuevo capítulo de esta trama de confrontaciones verbales y diplomáticas que parece no tendrá un buen final, mientras los venezolanos se siguen hundiendo en la miseria y son oprimidos por una vulgar tiranía.
 
Editores de VenEconomía
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir