Fulgencio Proverbio

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Rubén Dario Peralta
Rubén Dario Peralta

Hoy nos tocó recordar años en horas, jefe… Recordé esa tarde de 2003 cuando fui por primera vez al laboratorio para la entrevista con usted, requisito indispensable para poder ingresar a la maestría en Biología de la Reproducción Humana, porque no me interesaba ninguna especialidad médica. Había mucha neblina en el IVIC y tenía mucha curiosidad porque ese nombre suyo -Fulgencio Proverbio- parecía sacado de una fábula. Esa conversación de horas que tuvimos, donde decidimos estudiar la bomba de sodio/potasio en espermatozoides humanos, fue un punto de inflexión en mi vida. Los años más estimulantes de mi carrera los pasé en el Laboratorio de Bioenergética Celular, donde usted y Reinaldo Marín (su hijo putativo y mi otro maestro) me enseñaron a pensar y a buscar la verdad en el paper.

Quisiera contarle a todos sobre las 82 publicaciones científicas indizadas que hasta la fecha usted deja ( en revistas prestigiosas como Placenta, American Journal de Obstetricia, BBA, etc.); sobre el libro de biología conque tantos bachilleres han estudiado; sobre todos sus años en la Universidad de Yale (más de 10 años trabajando parte del año allá y la otra en el IVIC); sobre su extraordinaria velocidad matemática a la par de calculadoras científicas; sobre como creó la única maestría de Reproducción Humana del país; sobre como demostró que existía una bomba de sodio en las células a pesar de que nadie creía en eso; sobre el extraordinario trabajo sobre el gluconato de magnesio en la preeclampsia, que hizo que fuera escogido como uno de los trabajos científicos del año en la especialidad a nivel mundial…

Quisiera contar sobre su enorme calidad humana y todos los científicos que formó en el mundo, sin contar todos esos años que fungió como Decano del Centro de Estudios Avanzados del IVIC. He tenido excelentes profesores pero fui afortunado en tener dos maestros que me dieron no solo conocimiento sino un aprendizaje humano, 2 biólogos celulares, ninguno médico; sí, fui un  privilegiado, porque usted, Dr Proverbio, fue el que me dio la oportunidad de aprender la belleza de la Ciencia.

Quisiera que la gente supiera que a pesar de todos sus logros científicos -en conjunto con su amada esposa Teresa  y el Dr Marín-  su sólida carrera internacional (era miembro de la Academia de Ciencias de América Latina), y sus múltiples reconocimientos, usted no era dado a la socarronería, todo lo contrario, era extremadamente sencillo y desbordaba humildad. Su forma de enseñar no era para nada convencional; tanto le gustaba enseñar que fue Profesor Titular en el Pedagógico de Caracas  por muchos años, participando en la formación científica de tantos educadores -que cómo en el Pedagógico no contaban con instalaciones dignas para hacer experimentación- iban al IVIC a hacer sus experimentos y sus tesis. Todo el mundo debería saber que usted es uno de los investigadores que más estudiantes de postgrado (40 estudiantes de maestría y doctorado desde 1977) tuteló en la historia del IVIC.

Ahora solo conversaremos en sueños, sentados escuchando música clásica, con neblina, en ese laboratorio que ocupó desde 1967, desde nuestro IVIC. El 04/04/2018 despedí a mi maestro, Fulgencio Proverbio, y tuve que escribir desde la soledad del dolor sobre este hombre, que llenó de triunfos a la Ciencia venezolana.

http://rubendarioperalta.blogspot.com   @rubendperalta 

[email protected]

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.