Fundación Fuerza Joven Productiva gestiona apoyos para impulsar proyectos de emprendimiento en Carabobo

El grupo de jóvenes que apuesta al país no sólo quiere ayudar en la ejecución de los proyectos, y en el enlace para el financiamiento, sino también a desarrollarlos, impulsar al emprendedor a crecer

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Marlene Piña Acosta

La Fundación Fuerza Joven Productiva realiza las gestiones necesarias para impulsar proyectos de emprendimiento en distintas áreas en el estado Carabobo, a través del apoyo del sector público y privado, y ser el enlace con la banca para el financiamiento de los créditos.

La institución privada, con sede en Valencia, fundada por un grupo de jóvenes carabobeños, creó el Primer Proyecto Anti-emigración de Venezuela, con la idea de frenar el éxodo del talento local, dando las herramientas en función de planes de emprendimiento, principalmente en la producción agrícola, sobre todo en el área del cacao y textil.

La experiencia de irse a otro país en algunos casos y en otros sentirla muy de cerca con familiares o amigos queridos, originó la elaboración del proyecto para no dejar el país de su principal creador Héctor Gil.

Actualmente, el grupo de jóvenes anda promoviendo la fundación, constituida legalmente el 19 de febrero de 2018, y pronto tendrá oficina en espacios en la Villa Olímpica, en Naguanagua, a través del apoyo que les está brindando la Gobernación de Carabobo.

Lo que persiguen y cómo fueron los primeros pasos de la fundación, se dio a conocer en la sección Desayuno en la Redacción, con la presencia de su junta directiva, integrada por Héctor Gil, presidente; Rolando Carmona, vicepresidente; Elialja Rivero, secretaria y Joseph Barrios, coordinador de deportes y cultura.

Entre los presentes en el foro estuvieron Gustavo Rízquez, director de Notitarde; Jorge Chávez Morales, subdirector; Ana María Ramos, editora de Ciudad; Francisco Figuera, editor de medios electrónicos; Jennifer Anaís Infante, reportera gráfica, y quien escribe Marlene Piña Acosta.

Héctor Gil explicó que la fundación nace ante la situación país y al hecho de tener tantos venezolanos con un gran potencial en distintas áreas.

“Inicialmente se elaboró el Primer Proyecto Anti-emigración de Venezuela, un trabajo muy bonito, adecuado a la situación actual. El proyecto fue presentado a la Gobernación de Carabobo en la persona del secretario general de Gobierno, Jesús Santander, y recibió el visto bueno, porque es algo interesante, ya para el 19 de febrero teníamos la fundación constituida”.

Gil manifestó el deseo que tienen de servir de enlace con los sectores universitarios, porque saben que tanto en la Universidad de Carabobo como en otras universidades públicas y privadas se están yendo muchos estudiantes; incluso, jóvenes que a lo mejor no tienen la posibilidad de obtener los dólares para salir del país, y se tienen que poner a  trabajar, con lo cual dejan la universidad y de capacitarse.

“Nosotros somos universitarios. Mi compañera es TSU ya graduada en técnico medio. Yo estaba estudiando ingeniería informática y por la situación del transporte que es difícil, sumado a la escasez del dinero en efectivo, optamos por la decisión de emprender”.

Precisó que de acuerdo a consultas realizadas, los jóvenes en la actualidad  están entre estudiar o trabajar; en decidir:  ´O nos vamos del país o nos ponemos a trabajar para ver si se consiguen los dólares para irnos´.

“Pero la clara situación es la emigración en Venezuela. Hay algunos que les va bien, a otros más o menos y a otros mal. Hay quienes tratan de llevar las cosas poco a poco, pero hay una mayoría que es esclavo de un empleo, al menos yo lo veo de esa manera. Y por ser emigrante venezolano, tal vez por dos o tres personas que puedan cometer un acto delictivo, por uno pagan todos”, sostiene Gil.

 “Queremos brindar apoyo desde nuestra fundación. No solo ayudar a las personas en sus proyectos para hacer el enlace con los bancos, sino a desarrollarlos, que impulsen a ese emprendedor a crecer. Que el proyecto no solo sea la entrega de recursos y un punto de emprendimiento para comenzar, sino también que se puedan crear grandes marcas y que ese emprendedor crezca. Por eso nosotros queremos llevar una nueva conciencia productiva que es lo que necesita el país; incluso, desde nuestro punto de vista con esta situación país la delincuencia crece y creemos que con el emprendimiento, la persona puede reinsentarse en la sociedad. Tener una nueva vida. Partimos de ese punto. Cambiar la política económica y social del país entre todos, sin importar el ideal político.

“Se tuvo un proceso electoral, ya pasó lo que pasó, y ahora hay que abocarse al tema productivo, levantar al país, porque todos con su grano de arena lo vamos a lograr”.

Además, planteó el deseo de que en un futuro muy cercano crear una ola de jóvenes exportadores.

“Un ejemplo, es que en Carabobo las tierras son muy buenas para el cacao. Hemos sostenido reuniones con productores de forma artesanal que no solo lo producen sino que también tienen la maquinaria. Pero por el alto costo que ello implica se hace difícil. Sin embargo, metiendo tecnología y exportando se lograría gran parte del objetivo”.

¿Cómo nace el proyecto?

La idea de crear el proyecto surge de Héctor Gil, quien narra cómo se origina.

“Familiares míos se me han ido del país. Y es doloroso. Yo creo que a todos los venezolanos se nos ha ido de Venezuela algún familiar o amigo. Yo dije: ´Alguna forma de evitarlo es emprendiendo´. El salario no alcanza y todo está difícil lo que obliga a dejar a Venezuela, pero creemos que la manera de evitarlo o como quien dice darle un paro, mientras el Gobierno Nacional va tomando medidas, es emprender, pero no para depender de un salario, sino para ser independiente”.

Héctor Gil  logró robustecer la idea del emprendimiento, a través de los grupos de facebook en las páginas de emprendedores de Venezuela, por donde escribió sobre el proyecto, y logró contactar a Elialja Rivero, con quien luego se reunió y le pareció buena la propuesta.

“A partir de allí se fue conformando, poco a poco, lo que era el proyecto. Ya yo lo tenía como quien dice escrito, luego un compañero de la universidad me puso en contacto con Rolando Carmona, a partir de allí fuimos creando los enlaces, y se fueron uniendo más personas. Luego dijimos:´La única forma de tener un impulso de una buena ayuda es con el apoyo de la Gobernación´”.

Fueron recibidos por el secretario general de Gobierno, Jesús Santander, a quien le presentaron la propuesta del primer Proyecto Anti-emigración de Venezuela.

“Al secretario general de gobierno le pareció bien el proyecto. Y se lo comentó al gobernador Rafael Lacava, quien se interesó en ayudarnos. Desde allí comienza a surgir todo”.

En el acta constitutiva aparecen cinco personas, pero la fundación se ha extendido cada día, por el interés que ha despertado en jóvenes, no solo del estado Carabobo, sino también de Guárico, Apure, Falcón y Nueva Esparta.

“Es algo que amerita el país y es urgente. Lo que queremos es impulsar este proyecto a su más grande expresión”.

El proyecto es promovido a través de los medios de comunicación, lo que les ha permitido ser contactados por distintas cámaras, entre ellas, la Cámara de Comercio de Valencia, con la cual tienen previsto próximamente una reunión, y otros  empresarios que se han interesado en apoyarlos.

“Hay una propuesta del secretario general de Gobierno, Jesús Santander, por lineamientos del gobernador Rafael Lacava, relacionada a presentar el proyecto al Gobierno Nacional, porque la idea es presentar un plan de trabajo a nivel nacional con todas las cámaras productivas. No es porque seamos nosotros, pero nadie tiene esta forma organizativa de producir”.

Explicó que el proyecto alcanza al emprendimiento más pequeño, como por ejemplo, en el área de la panadería.

“Si un compañero decide emprender en este ramo, es quien se va a encargar de desarrollar el área en todo lo que tenga que ver con su producción. Es una forma de desarrollar una línea de producción en un área determinada. Nosotros vamos a eso. Vamos a presentar más propuestas. Hemos tenido contacto directo con personas que han recibido apoyo de la banca pública para desarrollar, por ejemplo, el área textil. Esa persona recibe el crédito, pero no tienen dónde posicionar el producto que ellos hacen”.

El grupo de jóvenes también ha trabajado en un proyecto denominado “Emprendimiento Local El Triangulo 168”. El nombre obedece a que contempla tres vértices: Emprendedor local, la Alcaldía y los centros comerciales del municipio, para lograr una rebaja de los impuestos de manera que puedan mostrar esos productos que son buenos, pero a veces no son visibles, y posicionar su trabajo.

“La intención es darlos a conocer en estos centros comerciales. Nosotros estaríamos apostando directamente al desarrollo de las zonas más populares”.

No obstante, aclaró que la idea no es que sea algo impuesto, sino a través de una modalidad denominada expo productiva municipales. En caso de que no sean adquiridos los productos, la persona ya sabe que tiene que mejorarlos para la próxima exposición que podría realizarse cada dos o tres meses.

“Esa persona directamente sabe que si el producto no está del todo bien, tiene que mejorarlo, porque tiene que competir para poder posicionar lo que vende en un centro comercial”.

Héctor Gil considera que se trata de un proyecto que de acuerdo a lo que han investigado, todavía no lo han visto a nivel mundial.

En relación al nombre de Emprendimiento Local El Triangulo 168, explicó que también obedece al hecho de que en el artículo 168 de la Constitución Nacional, refleja la autonomía de las alcaldías, las cuales están facultadas para crear esa ley municipal.

-¿Cómo será el proceso para el financiamiento en el ámbito legal, porque ustedes van a servir de facilitadores para el logro de estas economías que van a necesitar los emprendedores?

-Nosotros tenemos pensado hacer un banco de proyectos. Como somos una fundación privada, brindarles esa certeza y seguridad a las personas que quieran presentar sus proyectos. Ese banco de proyectos va a estar dirigido por economistas. Estamos buscando concertar una reunión con profesores de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Carabobo, para recibir asesoría, porque necesitamos más apoyo para el tema económico. Estamos en ese proceso, porque hay que conformar algo que sea verdaderamente confiable a la persona que presente el proyecto y que sea seguro. Y que ese formulario que debe llenar ese emprendedor sea verdaderamente seguro. También estamos en proceso de un proyecto que amerite la atención del Presidente para fiscalizar de una manera directa a todos los emprendedores.

En esta área vamos a necesitar la asesoría de muchos economistas y trabajar en ese objetivo.

-¿Cómo será el proceso de obtención de capital del sector privado, porque ningún banco va a ofrecer su cartera de créditos  a un emprendedor que no tenga respaldo?

-Vamos a trabajar con emprendimientos de pequeña inversión por escala. Porque se necesitan activos y crecimiento de capital. Vamos a trabajar con proyectos de pequeña, mediana y grandes inversiones. Por ejemplo, en la Universidad de Carabobo y en otras universidades del país hay proyectos en los que se necesitan hasta de divisas. Ese tema lo queremos manejar con capital privado. Necesitamos la ayuda de personas que además tengan contacto con empresarios internacionales, para que apuesten a sus proyectos con seguridad.

Citó casos de jóvenes que han creado proyectos y expuestos a grandes empresarios, pero que terminan siendo ejecutado en otro país.

“Nosotros lo que queremos evitar es eso. Que esos proyectos se ejecuten aquí para el desarrollo de nuestro país. Y no para otro país, porque son idea de los venezolanos. Con el tema de grandes inversiones trabajarlo con capital en divisas, tal vez con la ayuda de la banca pública, porque la gran tranca que tiene hoy el emprendedor es que, por ejemplo, hoy tiene una cantidad de mercancía para su venta, pero al día siguiente subió el dólar, por lo que ya no puede comprar otra vez la misma cantidad, ni con las ganancias, al menos que sea una empresa grandísima que pueda soportar este tipo de crisis económica que estamos viviendo hoy en día. De esa manera nosotros vamos a ir trabajando.

A su juicio, es necesario desde las escuelas que los niños vayan creciendo con un modelo mental de emprendimiento. “Nosotros tenemos compañeros de la compañía Rompiendo Paradigmas que ofrece conferencia. Es un grupo pequeño pero con buenas ideas que enseñan dónde y cómo invertir, cuáles son las tácticas y las partes esenciales para el tema del emprendimiento”.

-¿Qué debe hacer el interesado para acceder a la fundación con un proyecto de emprendimiento?

-La primera fase es el certificado de producción para tener absoluta confianza de esa persona. La segunda fase es el enlace con los bancos. Ya en el momento en que nosotros tengamos las reuniones con los presidentes de los bancos, abogaríamos para que esa persona reciba ese capital. No solo con los bancos sino con otras vertientes que tengamos para conseguir créditos. Después que esa persona arranque la ejecución del proyecto, entra a la tercera fase que tiene que ver necesariamente con la educación financiera. No queremos que la persona se quede en esta fase, porque sabemos que hay un conformismo en el país. Hay quienes dicen: ´Yo monté un emprendimiento y hasta aquí llego´. Queremos que la persona llegue a su máximo nivel. Si es necesario exportar, en caso tal en el área textil que es lo que queremos impulsar. Que esa persona no se quede en la fase de emprendimiento, sino también logre que esa marca sea visible, tal  como sucede con marcas que tienen un gran recorrido desde hace bastante tiempo a nivel mundial. La cuarta fase es la fiscalización, ya que una persona puede mostrar una cara bonita del emprendimiento y decir que se va a hacer lo correcto, pero puede actuar de otra manera”.

“Por eso es que digo que en Venezuela hay mucho potencial. A veces ni imaginamos la cantidad de potencial que tenemos en nuestro país”.

Elialja Rivero, vicepresidenta de la Fundación, expuso como ejemplo el proyecto de emprendimiento que impulsan en el área del cacao.

“Tenemos el mejor cacao del mundo, y en realidad lo gozan los del exterior”, comentó.

A Elialja le llamó la atención la Fundación Fuerza  Joven Productiva, porque  ayuda a crecer como persona. “Si mantenemos la humildad por delante llegamos a crecer y tener el conocimiento de ayudar”.

Destacó su deseo de ayudar desde la fundación, a quienes no tienen el apoyo para emprender. “Vamos a meternos con ellos a fondo”.

A pesar del poco tiempo de constituidos, siente que la fundación ha crecido y avanzado.

“Nosotros tenemos que valorar lo que producimos en Venezuela. Un ejemplo, es ver cómo en otros países toman el mejor chocolate que se produce en Venezuela, mientras que nosotros en el país, ni siquiera una tacita no podemos tomar”.

Joseph Barrios hizo un llamado al Presidente en el sentido de que la Fundación Fuerza Joven Productiva quiere enfocarse también en el proceso de la economía, así como el énfasis de la juventud que se está levantando, porque no cualquier persona tiene el proyecto que ellos quieren desarrollar.

“Nosotros verdaderamente queremos enfocarnos a sacar el país adelante. Es lo que queremos”, agregó.

“Para desarrollar el país es necesario no emigrar. Es un llamado a todas las personas que saben que tienen su capacidad técnica y productiva a que apuesten a Venezuela, porque si nos vamos quién levanta al país”, reiteró el joven Héctor

  “Yo me quedo en Venezuela”

La pasión de Héctor Gil es el deporte. Durante cuatro años estuvo preparándose para lograr entrar a un equipo de grandes ligas, y aunque estuvo muy cerca de firmar un contrato, no lo pudo lograr para la posición que él deseaba, debido a que físicamente estaba gordísimo en ese momento.

Siguió luchando por sus sueños, optando luego por conseguir una beca en Estados Unidos, donde considera que se desarrolla el mejor béisbol profesional del mundo.

Finalmente consiguió optar por la beca, y aunque se requieren de unos dólares para los trámites y cubrir otros gastos, tiene la posibilidad de viajar.  Hoy todavía tiene esa oportunidad, pero decidió no irse de Venezuela.

“Es necesario que nos quedemos aquí. Si no somos nosotros quiénes son los que van a desarrollar al país. Es un llamado a todas las personas a que amen el país, que verdaderamente sientan ese corazón tricolor y todos juntos salgamos adelante”.

La Fundación Fuerza Joven Productiva quiere abrir caminos para el emprendimiento, conscientes del talento local.

También muestra con orgullo el caso de un compañero que se ganó un premio de tecnología e innovación en Dubai, a quien le han ofrecido de todo para trabajar en otro país, pero él ha decidido no irse de Venezuela.

Para el joven que preside la fundación, es una decisión que es valorada en estos momentos, porque no cualquier lo hace.

“Yo aprecio lo que tú estás haciendo”, adiciona al relatar la experiencia de su amigo.

“El me dice: ´Yo creo que llegará el día en que yo desarrolle mi tecnología en mi país y no en otro. Y yo creo en ese día”.

El grupo de jóvenes que integran la fundación apuestan al país, bajo el lema de luchar todos por el tricolor.

“Nosotros los venezolanos de a pie tenemos que luchar por este país”.

Joseph Barrios destacó que la fundación abarca no solo a los jóvenes, sino también a personas adultas, quienes se han interesado en incorporarse y emprender.

“Cuando hablamos de fuerza joven es la fuerza que motiva para crecer y emprender”, agregó Héctor Gil.

“No queremos vender falsas esperanzas. No somos políticos. No queremos decir:´Vente que esto sí va´ y no se dio´. Nosotros vamos a ir con pasos concretos, así sean poco a poco, pero avanzar y llegar al objetivo”, concluyó Gil.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.