Fundorfa cumple 10 años siguiendo un legado…

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El mes de marzo es muy significativo para la Fundación Deportiva y Cultural “José Manuel Orta Fábrega”, conocida como Fundorfa; porque la institución no gubernamental cumple 10 años de su creación, y coincide con el mes en que nació su; propulsor en 1914, pionero en la masificación del deporte en los barrios del estado Carabobo, quien tenía la consigna; “Un deportista más es un delincuente menos

Llamado en su época “El Paladín”, creó el 16 de marzo de 1963 el recordado Instituto de Deportes Inter-Barrios; con la finalidad de llevar actividades deportivas a las zonas populares de Valencia, empezar a construir canchas

y campos deportivos, y donar a los equipos materiales e implementos necesarios, porque su labor estaba basada en la prevención; del riesgo social en la niñez.

El legado de José Manuel Orta Fábrega, abuelo materno del gobernador del estado, Francisco y Saul Ameliach, se mantiene vigente; a través de la institución civil Fundorfa, creada el 22 de mayo de 2007, con una participación masiva de niños; y adolescentes en permanentes jornadas deportivas con una formación de manera gratuita.

Este año para celebrar el décimo aniversario de Fundorfa se desarrolla un amplio programa. Recientemente, se inauguraron los Juegos Deportivos; Inter-Barrios Municipales 2017 en homenaje póstumo al insigne dirigente deportivo, quien nació el 17 de marzo de 1914, y; su desaparición física ocurrió el 8 de septiembre de 1970.

La celebración central será un magno evento como son los Juegos Bicentenarios Infantiles Inter-Barrios Municipales Carabobo “III República de; Venezuela”, que se realizarán desde el 13 de mayo hasta el 22 de julio de 2017.

Jose Manuel Ameliach Nuñez nos habla sobre los planes a futuro de FUNDORFA.

José Manuel Ameliach Núñez, presidente de Fundorfa, anunció que los juegos se tendrán simultáneamente en los catorce municipios del estado; y en Valencia se inician en el Campo de Carabobo, donde será el encendido del pebetero, hasta llegar al Parque; Deportivo “José Manuel Orta Fábrega”,  lugar al que llamarán “El Paladín”, ubicado en el sur de la ciudad, prevista su; conclusión  en su primera etapa para finales de abril, ejecutado por; la Gobernación de Carabobo.

El programa continúa con los Juegos Deportivos Vacacionales,  que se realizan todos los años en agosto y finalizan en septiembre; pero es uno de los programas en los que ponen más énfasis, debido a que es la época en que; los niños están de receso vacacional. Concluidos los Juegos Deportivos Vacacionales, se realizarán los Juegos de la Copa de Campeones con la participación de todos los; equipos que han sido ganadores en las diferentes especialidades deportivas durante todo el año y se inician en octubre hasta; diciembre.

Anécdotas y recuerdos sobre su vida y obra estuvieron presentes en la sección Desayuno en la Redacción, adonde concurrieron; la directiva de Fundorfa, integrada por José Manuel Ameliach Núñez, presidente; Juvenal Guédez, secretario general Miguel Marval, secretario de Cultura; José; Borges, miembro; y Jadith Rodón, directora de la Asociación Civil Fusión V, quien apoya a la institución en los; programas culturales.

Con profunda admiración, el experimentado promotor deportivo Juvenal Guédez recordó quién fue Orta Fábrega en la masificación del deporte carabobeño.

“Fue el paladín del deporte en los barrios, porque en los años 60, cuando no había dinero para nada, mucho; menos para deporte, ni casi canchas deportivas, y los niños no tenían dónde jugar, apareció Orta Fábrega, quien comenzó a; trabajar en los barrios, acompañado de un grupo de jóvenes para la época, entre los que me cuento. De su propio peculio, mandaba hacer los tableros y las torres, y se le hacía una cancha al barrio”, rememoró; Juvenal Guédez.

En el foro, realizado en la sede de Notitarde, estuvieron presentes Gustavo Rízquez, director; Jorge Chávez Morales, subdirector; Karín Rivero González, editora-jefa; Sauly García, quien escribe la Ventana; el reportero gráfico Leonardo Ortega y quien presenta el siguiente trabajo, Marlene Piña Acosta.

La fundación lleva una organización de todo el trabajo realizado en estos 10 años; además conserva material impreso como trípticos en los que aparecen fotos  del dirigente deportivo.  La sede de Fundorfa, ubicada en el sector San Rafael en La Michelena, tendrá oficinas en el Parque Deportivo “José; Manuel Orta Fábrega”, donde también se tendrán para el área cultural.

Desayuno en la redacci?n. Notitarde

Luego de hacer referencia a los Juegos Deportivos Inter-Barrios Municipales 2017, José Manuel Ameliach Núñez adelantó los preparativos de; los Juegos Bicentenarios Infantiles Inter-Barrios Municipales del estado Carabobo, que se realizan con motivo del Bicentenario de la III; República de Venezuela.

Antes hizo una reseña histórica de la serie de batallas realizadas por los patriotas hasta llegar a conformar la III; República en la ciudad de Angostura, el 17 de julio de 1817.

Al referirse a los eventos deportivos, anunció que de acuerdo al programa elaborado, los Juegos Bicentenarios se inician el sábado; 13 de mayo con la inauguración simultánea en los catorce municipios, donde se realizarán el desfile de los equipos participantes; la presentación de bandas show y el acto protocolar que incluirá actividades culturales.

“Los juegos comienzan el domingo 14 de mayo, a las 8 a.m., en cada uno de los municipios, mientras que; el 27 de junio se realizarán las semifinales, el 1 de julio la final para obtener los ganadores en cada; municipio,  y el 15 de julio será la final donde tendremos los campeones zonales en las diferentes disciplinas, y luego; el 15 de julio se realizará la final entre los equipos campeones de cada zona”.

Explicó que la clausura será el 22 de julio, a las 3 p.m. con el acto protocolar que contará con; la asistencia de los equipos ganadores de cada municipio y la imposición de medallas y premios a los campeones municipales; zonales; y estadales, además de la presentación de eventos culturales.

Labor preventiva desde  Fundorfa 

Ameliach Núñez, padre del gobernador Francisco Ameliach,  destacó la labor preventiva que realizan en  Fundorfa, dirigida a sus principales beneficiarios; como son los niños. “Tratamos de evitar los riesgos sociales de la niñez con la prevención”, enfatizó el presidente de; la institución.

Jadith Rodón agregó que la idea de Fundorfa es la prevención, que no exista esa ruptura entre el niño y; lo que viene después, cuando no tiene una buena directriz.

“Fundorfa tiene 10 años dedicándose a esa labor preventiva. Es un trabajo de hormiguita y de dedicación todo el tiempo,  con la colaboración no solo de los entes públicos; y privados, sino también con los padres y  representantes de los niños, que de una u otra manera nos los; ponen en nuestras manos para una formación con el deporte y la cultura. Los padres y representantes responden muy bien; comprometidos con todo lo que tiene que ver con la institución”, dijo la promotora cultural.

José Manuel Ameliach Núñez citó que de acuerdo a datos estadísticos del tiempo dedicado a la niñez en prevención social; en el año 2016, el promedio es de tres millones trescientos sesenta mil horas/ niño/año.

Uno de los ejemplos presentados es que Fundorfa realizó en 2016 un promedio semanal de 50 encuentros deportivos infantiles acreditados; en diferentes sectores de cada municipio del estado Carabobo. Estos 50 encuentros necesitaron la presencia de 100 equipos, y cada; equipo consta de un promedio de 12 participantes, lo que suma un total de 1.200 jugadores que asistieron a instalaciones; deportivas en una semana.

Hizo referencia a que a veces se ven apurados debido a la cantidad de niños que participan en los distintos; encuentros deportivos infantiles, lo cual obedece a la escasa presencia de este tipo de institución, ya que las que existen; están dedicadas a los deportes de alta competencia.

Desayuno en la redacci?n. Notitarde

Ameliach Núñez recordó que en Fundorfa participó la atleta Daniuska Rodríguez,  quien después sobresalió por sus aptitudes deportivas.

Miguel Marval, secretario de Cultura de Fundorfa, destacó el apoyo de Jadith Rodón, directora de la Asociación Civil “Fusión V”; en lo que tiene que ver con las actividades culturales  en sectores  del estado Carabobo.

Jadith Rodón trabaja de la mano con Fundorfa, y cuando habla transmite el entusiasmo y el cariño que siente por; la labor de la institución.

“Anteriormente -refirió Jadith Rodón- se hablaba de deporte, y parecía que estaba divorciado de la cultura, pero nada más lejano;  es sentir eso de ambos sectores. Cuando un niño practica deporte o hace cultura, estamos definitivamente reafirmando el hecho social; cultural y físico de que mientras tenga una actividad que mantenga ocupada su mente, no va a tener el tiempo; para ir por caminos no tan correctos”.

“Una de las cosas que hemos visto con Fundorfa es que definitivamente el trabajo y la cultura están totalmente ligados; de hecho, tenemos una cantidad de niños en nuestra agrupación que hacen béisbol, fútbol, kickingball, y cuando nos sentamos los; profesores de las áreas deportivas y culturales, hablamos de lo importantes que son las dos cosas. La misma calidad de ejercicio para el arte es la misma que se hace para el deporte. Hace semanas en un torneo de béisbol, comentaba uno de los profesores que uno de sus niños era el mejor; jugador del equipo, gracias a la danza, porque le habíamos dado una elasticidad que antes no tenía. De una u otra manera estamos haciendo, cada uno, lo que nos corresponde, integrados para que la sociedad realmente se maneje  cómo debe ser. Es lo que estamos tratando de llevar a cabo en este momento con Fundorfa,  de cómo la familia se va integrando, y cómo vamos reactivando esos valores, porque mucha gente dice que están perdidos”.

“A mí me molesta muchísimo cuando la gente dice: ‘Es que los valores en este país se perdieron’. Los valores no se han perdido, solamente los hemos puesto a un lado, lo que tenemos es que abrirles las puertas y decirles: ‘Estamos de vuelta y los queremos con nosotros’. Eso para Fundorfa y como ‘Fusión V’ es totalmente importante”, destacó Jadith Rodón.

Juvenal Guédez narró la historia de Orta Fábrega y explicó la significación que tiene el mes de marzo para la fundación, en especial para quienes conocieron a su propulsor.

“Se cumplen los 10 años del inicio del trabajo de Fundorfa, y un aniversario más del nacimiento de Orta Fábrega, por lo cual le estamos rindiendo un homenaje póstumo. Hemos reunido a todos los deportistas que han tenido vida con nosotros en los 14 municipios, para rendirle el tributo al propulsor del deporte carabobeño, con la realización de los Juegos Deportivos Inter-Barrios Municipales 2017. Los juegos fueron realmente un éxito,  inaugurados el pasado 18 de marzo en las instalaciones del campo deportivo Jaime Villamizar del Parque Recreacional Sur”.

Guédez destacó el trabajo que realizan y la colaboración de distintas instituciones. “Nosotros hemos contado con el apoyo de distintos entes, de su nieto el gobernador Francisco Ameliach, y de todo su equipo de gobierno, al igual que con la colaboración de los consejos comunales y de los padres y representantes, porque cuando sus niños manifiestan el deseo de participar, por ejemplo en béisbol, muchos padres dicen que no tienen cómo costear las clases ni los implementos deportivos, tomando en cuenta que en las escuelas especializadas hay que pagar inscripción,  luego la mensualidad, llevar sus guantes y pelotas, además de la colaboración para el mantenimiento del lugar”.

“En cambio, en Fundorfa no pedimos absolutamente nada, todo es gratis; incluso el grupo de promotores deportivos es voluntario, generalmente son estudiantes universitarios, y deportistas que ya no están jugando y aportan su experiencia para enseñar a los muchachos de los barrios, y esto ha dado un buen resultado”.

“Yo creo que con las estadísticas nos quedamos cortos, porque hemos sobrepasado esa cantidad de niños”, dijo con satisfacción.

Citó que todos los días se incrementan más las actividades en fútbol de salón, kickingball, voleibol y baloncesto. “La masificación se había perdido, todo se iba hacia alta competencia, a los que representan al estado, pero el niño de los barrios estaba marginado. Con la puesta en funcionamiento de Fundorfa a la luz pública todo cambió, porque al niño lo educamos, lo orientamos y le damos talleres de formación. Nosotros se lo aportamos ya a los entes dedicados a la alta competencia, por ejemplo, a Fundadeporte o cualquier otro ente deportivo, porque el niño ya está formado. Lo atendemos hasta cierta edad, y después se lo pasamos a los entrenadores que son los que terminan de pulirlo como decimos en el argot deportivo”.

“Con esta legión de voluntarios, la buena voluntad de los padres y consejos comunales, la orientación del presidente de Fundorfa, José Manuel Ameliach, y la gran colaboración que tenemos del Gobierno Regional, hemos podido realizar una extraordinaria labor, que no beneficia ni a José Manuel Ameliach, ni a Juvenal Guédez, sino a los niños, a sus padres y al estado Carabobo, porque incide en la disminución de la violencia y la delincuencia”.

“Lo que decía Jadith Rodón es cierto; después de que el niño sale de su deporte, de su danza o de cualquier actividad cultural, lo que va es para su casa. El peligro es cuando el niño no tiene nada que hacer en su tiempo libre,  opte por reunirse en la esquina y vengan los mercaderes de la droga que son más que uno, y allí empiezan a inducirlo para que caiga en el vicio para poder ellos vender su nefasta mercancía. Nosotros decimos que el mejor antídoto contra la delincuencia es el deporte, y Fundorfa lo lleva a cabo”.

Con orgullo, Guédez manifestó que se trata de 10 años de trabajo, que no han sido fáciles, pero en los que pueden entregar buenas cuentas. “¿Cuáles son? Allí está la gran cantidad de niños, allí está Daniuska Rodríguez, que salió de la escuela deportiva Aquiles Nazoa, de competencia en los barrios y ha llegado a campeonatos mundiales, y así hay muchos otros que han incursionado en las Grandes Ligas, pero que pasaron por las manos de una u otra forma de los entrenadores o promotores de Fundorfa en muchos barrios, y que ahora están colaborando con nosotros ayudando a los niños”.

“Orta Fábrega fue un hombre que lo dio todo por el deporte. Gracias a Dios, el gobernador Francisco Ameliach entendió de verdad, no porque era su abuelo. Teníamos que hacerle un homenaje a quien se lo merecía, honor a quien honor merece, por lo cual se está haciendo el parque deportivo  que lleva su nombre en el sur de Valencia”.

“Por primera vez  un gobernante se dedica a trabajar de esta manera en los barrios. Por eso con este complejo deportivo tan ansiado por los muchachos de la zona, hemos cumplido con Orta Fábrega y con la gente de las comunidades del sur, porque sus instalaciones se van a llenar. Hay cientos de niños que quieren jugar béisbol, básquet o futbolito, pero no tienen dónde, pero ahora tendrán el parque deportivo y no van a pagar nada. Es de fácil acceso, tendrá seguridad y sobre todo el personal idóneo cada quien en su área. Se ofrecerá una formación completamente gratuita, y el padre lo que hará es llevar a su niño”, adelantó Guédez.

Hizo mención al trabajo de Fundorfa en los programas culturales. A su juicio, es importante  unir el deporte con la cultura, con la idea de que el niño no solo se forme en la disciplina deportiva, sino también en áreas como danza o teatro.  “No será un complejo deportivo más para la foto, sino de verdad. Dar a la gente un parque deportivo que lo necesitaba”.

Guédez anunció que la fundación comienza con los Domingos Deportivos, que consisten en las tomas de los barrios.

“Todos los domingos nos vamos a desplazar con nuestros promotores a un sector popular para llevarles actividad e implementos deportivos. Será un programa bien importante, y el domingo siguiente nos trasladaremos a otro barrio”, refirió Juvenal Guédez.

Ventana

Orta Fábrega, el eterno precursor

Sauly Erling García

Honor a quien honor merece. “Es justo y necesario eternizar su labor”, dice Juvenal Guédez, quien fuese el sempiterno acompañante de José Manuel Orta Fábrega durante su hacer deportivo en la Valencia de 1960.

El legado de “El Paladín”, como se le recuerda, se esparció por los crecientes barrios del pulmón industrial de aquella época. Niños de Puerto Nuevo, 19 de Abril, La Raya, Los Taladros, Candelero, La Quizanda, Cascabel, San Diego, Flor Amarillo, América, El Prado, El Palotal, La Bocaína, entre otras zonas de la entidad carabobeña, vieron materializados parte de sus sueños en las canchas construidas desde los esfuerzos del nativo de Yaracuy.

“En estos lugares no había nada, así que nosotros comenzamos a hacer las canchas. No contábamos con el apoyo de nadie, todo salió desde su peculio. Los padres de cada niño servían de albañiles para levantar el proyecto”, rememora Guédez. Insumos de béisbol, baloncesto y demás disciplinas no faltaron en esta gesta.

Y así, tras implantar el deporte en las venas de la ciudad libertadora y con el objetivo de alejar a los jóvenes del ocio, nació el Instituto de Deportes Inter-Barrios (IDIB), bajo la premisa “Un deportista más es un delincuente menos”. Los primeros juegos de béisbol del ente se celebraron en el sector La Guacamaya de la localidad.

Convencido de que el deporte era la vía de proteger y erigir la sociedad del futuro, Orta Fábrega no paró y a lo largo de la década de los 60 se fundió con el ciclismo. También dirigió organismos como la Asociación Carabobeña de Baloncesto (ACB) y la Asociación Deportiva de Carabobo (ADC), en las cuales dejó una imborrable huella gracias al apoyo de recordados personajes de la valencianidad como Máximo Romero, Gregorio Carrizales, Raúl Albert, Flavio Fridegotto y Concetto Di Tommasi, entre otros.

Desde aquel momento han transcurrido ya casi seis décadas. José Manuel Orta Fábrega logró su deseo: desarrollar a los más jóvenes y masificar la recreación sana en todo Carabobo; sin embargo, no tuvo la oportunidad de admirar la magnitud de su hazaña y ver su nombre inscrito en la historia deportiva del estado. Murió el 8 de septiembre de 1970.

Su familia, de la mano de Francisco Ameliach, su nieto, se abocó a continuar el legado de este embajador; en poco tiempo, el complejo deportivo que lleva su nombre, y resuena como el más grande del país, será inaugurado y albergará las actividades que también celebran su natalicio, el 17 de marzo de 1914.

Siguiendo un legado

Se espera que con la construcción de este espacio, cientos de niños de diversas zonas de la entidad tengan acceso a formación cultural y deportiva gratuitamente. “Estamos en vías de consolidar Fundorfa (Fundación Deportiva y Cultural José Manuel Orta Fábrega) en los barrios populares”, asegura Juvenal Guédez.

Tanto él como el equipo de la asociación sin fines de lucro están preparados para lo que viene, para recibir a los niños, a los jóvenes y seguir siendo “héroes anónimos” en la formación de futuros talentos; “Hemos cumplido con Orta Fábrega y la gente del sur. Aquí estamos y aquí seguiremos, con el mismo ímpetu, con la misma vocación en beneficio del deporte como lo hiciera nuestro precursor”.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.