Notitarde – Sucesos de hoy – Noticias – Venezuela – Valencia – Bejuma – San Diego – Guacara – Los Guayos – Naguanagua

Fundorfa presentó calendario en honor al Correo del Orinoco

17-01-2018 Desayuno de La Redaccion con Fundorfa presidida por Jose Manuel Ameliach y Juvenal Guedez

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Desayuno de La Redaccion con Fundorfa presidida por Jose Manuel Ameliach y Juvenal Guedez. Foto: Gerardt Aponte

El deporte es una de las prácticas más favorables para el desarrollo del ser humano. Un niño que se involucra en actividades deportivas desde temprana edad fomenta en su interior el amor por la disciplina y el trabajo colectivo en beneficio de una causa justa.
Estudios revelan que las actividades deportivas no sólo favorecen a los individuos física y mentalmente, al disminuir su nivel de agresividad, ansiedad y depresión, sino que además reducen su aislamiento social; factores considerados de riesgos en algunas zonas populosas de la entidad.

Bajo el lema “Un deportista más es un delincuente menos”, la Fundación Deportiva y Cultural José Manuel Fábrega (Fundorfa) se mantiene activa desde hace 11 años, promoviendo la masificación deportiva en comunidades vulnerables de Carabobo.

Para conocer sobre el impacto de esta organización sin fines de lucro estuvieron como invitados al Desayuno en la Redacción su presidente, José Manuel Ameliach; su secretario general, Juvenal Guédez; y su director deportivo, Jonathan Pérez, quienes plantearon los retos y compromisos de la fundación para este 2018, enmarcados en el bicentenario de El Correo del Orinoco.

Con una visión totalmente clara de lo que acontece en los barrios valencianos, Fundorfa trata de rescatar a través de la cultura y el deporte a menores de edad que se encuentran en condiciones de riesgo, a fin de prevenir que se involucren en el “mundo de los delitos y los vicios”.

Con una plantilla de 35 promotores sociales, 28 de ellos salidos de sus filas, la fundación brinda a los niños y adolescentes las herramientas necesarias para su crecimiento profesional, articulando con diversas instituciones su formación académica.

“Sabemos que en las barriadas hay niños que carecen de recursos y que no todos van a destacarse como deportistas a nivel nacional e internacional, pero nosotros buscamos la prosecución del atleta a través de diferentes herramientas”, explicó Ameliach.

Aunque la organización se trazó como meta primordial utilizar el deporte y la cultura para atraer a los menores de edad, su verdadera misión es formar buenos ciudadanos al inculcarles valores de vida.

“Está más que comprobado que si el niño pasa su tiempo formándose y jugando, tendrá menos tiempo de atender lo malo”, añadió.

Un 2018 fructífero

El próximo 27 de junio, Fundorfa arribará a su undécimo aniversario, evento que coincidirá con los 200 años de la fundación de El Correo del Orinoco, diario creado por el libertador Simón Bolívar para contrarrestar, de alguna manera, los efectos mediáticos de La Gaceta de Caracas.

En ese sentido, la organización tiene preparada una extensa programación deportiva y cultural que brindará a los carabobeños sanos momentos de disfrute y recreación.
Las actividades iniciarán el 14 de abril con la inauguración de los Juegos Bicentenario Infantiles Interbarrios Municipales del Estado Carabobo, donde verán acción equipos comunitarios en las disciplinas de futbolito, kickingball, básquetbol y béisbol.

“Los equipos se eliminan en sus municipios. Carabobo estará dividido en las zonas A. B, C y D”, explicó Ameliach.

La programación contempla que el 9 de junio se efectúen las eliminatorias zonales, mientras que las municipales se desarrollarán el 23 de ese mismo mes.

Fundorfa presidida por Jose Manuel Ameliach y Juvenal Guedez. Foto: Gerardt Aponte

Posteriormente, los ganadores se medirán en la final estadal, cuya clausura se realizará el 7 de julio.

El cronograma de aniversario también comprende un acto cultural referente a la fundación de El Correo del Orinoco. La historia será escenificada por los jóvenes actores de Fundorfa y dirigida por Miguel Marval.

Asimismo, José Manuel Ameliach informó que a partir del mes que viene, todos los sábados, se llevará a cabo la Caminata Ruta de los Libertadores de la Batalla de Carabobo, con el propósito de dar a conocer el recorrido que efectuaron nuestros próceres en el inmortal Campo de Carabobo.

Detalló que el paseo, que comprende 3 horas aproximadamente, es completamente gratuito y se encuentra dirigido al público en general.

Por otra parte, la fundación también tiene previsto realizar durante este 2018 los II Juegos Deportivos Comunitarios Copa Apertura Fundorfa, el Festival Deportivo Por la Paz y la Vida, Festival Deportivo Inter Parroquiales José Manuel Orta Fábrega, Copa Rafael Lacava, Copa Navidad y Copa de Campeones.

“Estos eventos servirán para que nuestros muchachos compitan sanamente, además de promover la unión entre ellos”, puntualizó.

Sembrando la semilla del deporte

Para Juvenal Guédez, secretario general de Fundorfa, el fortalecimiento de los semilleros deportivos tiene que ser una labor de los entes que rigen esta materia, a fin de brindarles cada vez más oportunidades a los niños y adolescentes del país.

A su juicio, uno de los grandes problemas que han arrastrado los gobiernos a lo largo de la historia radica en que las direcciones deportivas municipales enfocan la mayor parte de sus esfuerzos en ayudar a los atletas de alto rendimiento, olvidándose, en muchos casos, del “chamito” del barrio que comienza a incursionar en este mundo.

Aseveró que este año, las denominadas tomas de calles serán constantes, con el propósito de captar el talento emergente del sur de Valencia.

“Esta modalidad ha permitido seleccionar jóvenes atletas e incursionarlos en el deporte de su preferencia a través de un plan completo de entrenamiento”, apuntó.

Sin ánimos de protagonismo, Guédez aclaró que Fundorfa posee un equipo altamente capacitado para brindar asesoría de primera línea.

Mencionó que 28 de sus 35 promotores sociales iniciaron sus andanzas en el ámbito deportivo con la fundación, y gracias al “abanico de opciones” que ofrece Fundorfa para su formación fueron creciendo personal y profesionalmente, hasta alcanzar esta distinción.

“Tenemos a jóvenes que fueron entrenados y formados por nosotros y que hoy son copartícipes de lo que aquí está pasando, al ser los que nos ayudan a organizar las actividades”, comentó.

Destacó que la fundación ha adaptado un método de enseñanza novedosa al premiar a los ganadores de cada torneo por igual, reconociendo su contribución especial al equipo.

“Nosotros no entregamos trofeos. Nosotros entregamos medallas y dotación para los equipos, ya que ésa es una manera de que el niño vea reflejado y recompensado su esfuerzo en el campeonato, lo que a su vez trae una gratificación en todo su círculo familiar”, refirió.

El templo del deporte

Para el equipo que conforma Fundorfa, la construcción del Complejo “José Manuel Orta Fábrega” es un sueño hecho realidad, ya que por primera vez en 11 años cuentan con una sede propia para continuar su labor de masificación deportiva.

Sin ocultar su satisfacción, Juvenal Guédez catalogó las instalaciones como “envidiables”, debido a que no tienen nada que codiciarles a otras.

Con una extensión de 138.000 metros cuadrados, el complejo se ha convertido en el “templo deportivo del sur” y el más grande de Venezuela, al contar con 4 canchas de usos múltiples, campos de béisbol, softbol, fútbol y kickingball.

“Anteriormente, teníamos que pedir prestados algunos sitios para realizar nuestras actividades. Una vez que se construyeron las instalaciones cercanas al Hipódromo de Valencia, podemos continuar placenteramente nuestro trabajo de masificación en la zona sur, sin estar dispersos”, acotó.

El dirigente deportivo aseguró que desde la inauguración del complejo, en octubre del año pasado, la aceptación del público ha sido “asombrosa”, logrando formar los equipos de cada especialidad con dos o tres entrenadores.

“Estos 3 meses han servido para hacer un diagnóstico de las actividades que podemos realizar y cómo ha sido la aceptación de los muchachos. Ha sido asombroso. Ya tenemos todo cuadrado. Nuestros promotores son jóvenes voluntarios que se han acercado y que se están encargando con su equipo de montar la programación deportiva del año 2018”, expresó.

Guédez puntualizó que la construcción del complejo deportivo busca rendirle un merecido tributo al embajador del deporte de los barrios, José Manuel Fábrega, figura que impulsó las competencias comunitarias en las zonas más vulnerables de la entidad.

En ese sentido, aseguró que los promotores continuarán captando a los niños en su zona para después brindarles el fogueo en las recién inauguradas instalaciones deportivas.
“Nosotros no vamos a parar. Conocemos lo que pasa en los barrios porque somos de los barrios y conocemos su realidad”, dijo.

Labor comunitaria

Jonathan Pérez, director deportivo de Fundorfa, precisó que la labor comunitaria de la fundación se basa primordialmente en aplicar el punto y círculo de las 3 parroquias más pobladas de Valencia y con las que colinda el “templo del deporte”.

Para cumplir cabalmente su labor social con las poblaciones más desposeídas de Carabobo, la fundación redobló sus esfuerzos durante 2017, al realizar un promedio semanal de 65 encuentros deportivos colectivos acreditados en diferentes sectores de cada municipio.

En los torneos participaron 130 equipos, cada uno con un promedio de 12 jugadores, lo que suma alrededor de 1.560 atletas que durante una semana ocuparon su tiempo libre en actividades deportivas.

Pérez explicó que la organización sin fines de lucro registró durante el año pasado unas 46 semanas de masificación deportiva, lo que totaliza 71.760 niños por municipio que se involucraron en eventos asistidos por Fundorfa.

“Esto quiere decir que en toda la entidad atendimos en 2017 a 1.004.640 niños que participaron en nuestras actividades durante una hora, pero al promediar que cada jugador estuvo en nuestras instalaciones al menos 4 horas, podemos decir que Fundorfa dedicó 4.018.560 niños/fecha/ hora durante el año pasado”, detalló.

El dirigente deportivo aseguró que en estos más de 10 años, la fundación ha mantenido su compromiso social con las familias del sur de Valencia, debido a que su responsabilidad no se limita sólo al ámbito deportivo, sino que va más allá.

“Si el muchacho no puede ser exitoso en el deporte, pero le gusta la música y es bueno, entonces nosotros gestionamos el papeleo con el Sistema de Orquestas. Si el joven es buen atleta, nosotros articulamos con Fundorfa. La idea es que el niño pueda crecer”, afirmó.

Asimismo, apuntó que uno de los medios que utiliza la fundación para captar el talento emergente son los planes vacacionales, donde este año estiman favorecer a 10.000 niños aproximadamente del sur de Valencia entre los meses de agosto y septiembre.

Exportando la experiencia

Para el equipo que conforma Fundorfa, no existe una experiencia más gratificante que la vivida durante esta década; años donde pudieron aportar su granito de arena a esta noble y justa labor en beneficio de los más necesitados.

Para su presidente, José Manuel Ameliach, el trabajo de la fundación es una acción digna de repetir en otros estados, ya que, a su juicio, los pequeños aportes consolidan grandes causas.

Fundorfa presidida por Jose Manuel Ameliach y Juvenal Guedez. Foto: Gerardt Aponte

En ese sentido, la directiva de Fundorfa se ha dado a la tarea de realizar una pequeña “gira” por estados vecinos de Carabobo, a fin de estrechar alianzas en materia deportiva y cultural en beneficio de todo el pueblo venezolano.

Informó que durante su recorrido han podido intercambiar experiencias con direcciones municipales del deporte de Maracay, Tinaquillo, Acarigua y Falcón, entre otras.
“La idea es continuar masificando el deporte y fortalecer los semilleros en todas las barriadas del país”, aseveró.

Desde sus inicios Fundorfa se ha trazado un completo plan de entrenamiento de los atletas para poder “sacar al máximo” sus habilidades y destrezas; un ejemplo de ello es la talentosa futbolista carabobeña Daniuska Rodríguez.

La joven, oriunda del barrio Aquiles Nazoa de Valencia, se formó con el equipo de promotores de Fundorfa y desde ahí demostró su máximo potencial hasta llegar a convertirse en una de las mejores mediocampistas y delanteras de Sudamérica.

“Experiencias como ésta son las que queremos que se repitan por todo el país”, agregó Ameliach.

Agregó que la metodología implementada por Fundorfa ha resultado positiva, debido a que los entrenadores son jóvenes que conviven en el mismo espacio con los niños.

“Ellos saben cómo tratarlos, cómo motivarlos, y sobre todo los ayudan para que destaquen cada una de sus capacidades”, puntualizó.

Formando líderes

Durante la conversación en la mesa redonda, la directiva de Fundorfa precisó que la fundación no sólo forma atletas, sino también a líderes para la vida.

Sobre ese particular, Ameliach mencionó que más de 20 promotores sociales de la organización se han destacado en sus comunidades como voceros deportivos de los consejos comunales, trasladando su experiencia en Fundorfa a sus sectores.

“Son jóvenes que han consolidado un liderazgo en sus barrios. Son voceros electos por su gente, gracias a la labor que realizan tanto dentro como fuera de sus comunidades”, acotó.

Expresó que como la intención es formar buenos ciudadanos, la organización ha asumido el mejoramiento profesional de cada promotor social; para ello, dicta periódicamente cursos de anotador, arbitraje, oratoria y primeros auxilios, entre otros.

“La preparación de nuestros entrenadores no para, y la de nuestros atletas activos con edades comprendidas entre 15 y 16 años, tampoco”, enfatizó.

Cultura para todos

Desde 2008, Fundorfa ha fusionado el deporte y la cultura como mecanismo de acción social y prevención del delito.

En el ámbito cultural han trabajado arduamente en la formación de un pequeño grupo teatral conformado por niños y adolescentes de zonas populares de Valencia. Además, la fundación se ha encargado de organizar diversos eventos infantiles y de contenido histórico.

El año pasado, el cortometraje “El joven y la patria” marcó un antes y un después en la historia de la fundación, al promover entre la juventud el desarrollo de valores morales para tener un mejor país.

Sin contar con recursos, sólo con las ganas de trabajar y el talento humano necesario, Fundorfa intentará el próximo 27 de junio volver a incursionar en el teatro al escenificar la fundación de El Correo del Orinoco, en homenaje al bicentenario del diario.

Ameliach resaltó que la intención de la fundación es dar a conocer el impacto positivo que tuvo la creación del diario en la población venezolana.

Igualmente, demostrará que en los barrios hay mucho talento emergente con ganas de construir una Venezuela de todos.

“La intención es servir a los barrios más desasistidos, promover actividades en los niños y adolescentes, para mantenerlos alejados de malos hábitos y de los mercaderes del vicio”, subrayó.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.