Fútbol de los barrios marginales forjó a la selección francesa

Las disciplinas deportivas y la infraestructura han tenido un efecto en los intentos de estimular el crecimiento en esos barrios.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
segundo jugador más costoso del mundo.
Mbappé, es el segundo jugador más costoso del mundo.

Notitarde.-  Quienes conocieron a Kylian Mbappé de niño dicen lo mismo, solo bastaba con una mirada para saber, que el jugador de 19 años tendría una carrera de ascenso casi meteórico.

Antonio Riccardi, el primer entrenador de Bondy que trabajó con Mbappé, dijo que “era el mejor niño que entrenaba. Probablemente siempre será el mejor que haya entrenado”, según reseñó nytimes.

Así como Jean-François Suner, el gerente general del A. S. Bondy, sabían que era especial, pero no desconocía hasta dónde lo iba a llevar ese talento: Campeón de la liga francesa, el segundo jugador más costoso del mundo. El puntero le otorgó la copa de Mundial de Rusia a Francia; y todo esto ocurre mientras sigue siendo adolescente.

Talento de los barrios le dio forma a la selección francesa

Tampoco había cómo predecir qué tanto se convertiría en un símbolo de Bondy, una comuna a unos kilómetros de distancia del París central; y de todos esos suburbios y barrios satelitales de los que Bondy forma parte.

En esta isla de Francia, de la región metropolitana parisina, existe la clase trabajadora y comunidades de varias etnias y razas; que se han vuelto sinónimo de disturbios y descontento social.

Oficialmente, Bondy es visto como semilleros de la delincuencia y el terrorismo. De ahí proviene Mbappé; ese es el mundo que representa.

Hay decenas de historias como la suya en los banlieues, los barrios periféricos. Si cambiamos a Mbappé y a Bondy, tenemos a Paul Pogba en Lagny-Sur-Marne y Roissy-en-Brie, o a N’Golo Kanté en Suresnes, a Blaise Matuidi en Fontenay-sous-Bois, a Benjamin Mendy en Longjumeau. Todos siguieron el mismo camino.

Entre estas torres habitacionales de los banlieues parisinos, Francia tiende a encontrar a sus jugadores de fútbol; cientos de ellos van a Clairefontaine, el centro de entrenamiento nacional.

De hecho, decenas terminan jugando en ligas profesionales del país o en el extranjero y, este verano, unos de ellos representó a los galos en el Mundial de Rusia 2018.

Ocho jugadores de Bondy

De los veintitrés jugadores con los que el director técnico francés Didier Deschamps contó en Rusia, ocho empezaron allí, en esos barrios.

Mbappé es uno, pero también Pogba, Kanté, Mendy y Matuidi, al igual que Alphonse Areola, Presnel Kimpembe y Steven Nzonzi. Muchos otros estuvieron a un paso de quedar en la lista.

El equipo francés, que involucra a una generación de jugadores considerados los mejores en veinte años se forjó en Bondy y en lugares similares. Cabe destacar que es una selección construida a la sombra de la Ciudad Luz.

La búsqueda continúa

Por otro parte, hace unos meses se conoció que, Huseyin Ergunes llamó a Yves Gergaud para decirle que valía la pena que visitara Argenteuil, el equipo que entrena Ergunes.

Este club fue fundado hace apenas unos años, en buena medida como proyecto social, dijo Ergunes, para fomentar la “cohesión social”; que los jóvenes tuvieran qué hacer y a dónde ir.

Pero Ergunes no es solo un trabajador social, es también un entrenador. Por ello escoge un jugador con suficiente talento, llama a personas como Gergaud.

Él fue cazatalentos juvenil para el Paris Saint-Germain (PSG) durante cinco años y ahora se encarga del reclutamiento de jóvenes de 17 a 20 años para Sochaux; este es un equipo de la Ligue 1 con sede en Montbéliard, cerca de la frontera con Suiza.

Francia, el sitio con la mayor concentración de talento en prácticamente toda Europa, y con mayor competencia; ya que hay más cazatalentos en los alrededores de París que en cualquier otro lugar del mundo fuera de São Paulo.

Más alla de un sueño futbolero

Lo que atrae a todos es la cantidad de talento, pero, sobre todo, el tipo de jugador que sale de estos barrios. En el Mundial de este año hubo jugadores que crecieron en la isla de Francia representando a Marruecos, Portugal, Túnez y Senegal.

Es de señalar, que tener a una estrella guía tan clara es una inspiración poderosa. Al Bondy han llegado muchos jóvenes que esperan inscribirse desde que Mbappé pasó por ahí, con la creencia de que podrán seguir su camino.

Sin embargo, eso también tiene un aspecto negativo, ya que el sueño se ha vuelto objetivo de muchos. Además de volverse casi una meta para toda la familia.

Muchos de los padres se dan cuenta del dinero que podría conseguir su hijo, y con ello llevar a toda la familia a una mejor vida. Pero solo unos pocos pueden.

No basta el talento, hay que saber direccionarlo

Es de suma importancia inculcarles valores a sus jugadores, sin importar si se mantienen dentro de las canchas en el futuro como; puntualidad, cortesía, juego limpio, autoridad, respeto por la camiseta.

Actualmente, hay unos 30.000 entrenadores en los banlieues para 235.000 jugadores registrados; más de un tercio tiene menos de 18. Esto significa que los entrenadores y el deporte desempeñan importantes papeles sociales.

Aunque Francia, por muchos años ha tenido una relación incómoda con su selección, no solo por malos desempeños en varios torneos.

También ha tenido escándalos como la huelga de jugadores durante el Mundial de Sudáfrica 2010 o cierto resentimiento porque algunos de los jugadores no entonan el himno nacional antes de los partidos.

Pero al centro de esas controversias se juegan prejuicios sociales. Los jugadores que encabezaron la huelga de 2010 crecieron en los banlieues.

Esperanza de grandes cambios

No podemos dejar de mencionar; que los deportes y la infraestructura han tenido un efecto en los intentos de estimular el crecimiento en esos barrios.

Pero sin duda el efecto más potente es el de Mbappée y los demás jugadores como él. La cantidad de talento futbolístico no debería hacernos olvidar que hay una escasez de oportunidades para la juventud en esa región.

Aunque la victoria francesa en Rusia logrará mejorar la perspectiva de zonas como esas al igual que sucedió cuando el país fue campeón por última vez; la generación del 98 incluía a jugadores como Zinedine Zidane, Thierry Henry y Patrick Vieira, muestras de una Francia multicultural.

Mbappé es fuente de orgullo y de esperanza, dando evidencia de que los estereotipos no son la realidad.

Te puede interesar: Ronaldinho se hizo viral en la ceremonia de clausura del Mundial

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.