Gabriel García Márquez: de portero a cronista (2144572)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Bogot?, abril 18 (EFE/dpa/Especial).- El fallecido novelista Gabriel Garc?a M?rquez, el m?s universal de los colombianos, fund? su relaci?n con el deporte cuando de ni?o, en las calles de su natal Aracataca, volaba como lo hacen los guardametas, para detener pelotas de trapo.

Pero si en alg?n momento de esa infancia Gabo pens? en ser futbolista, todo acab? cuando un pesado bal?n reglamentario lo dej? sin aire al castigarle con violencia en el est?mago.

Peor para el f?tbol. ?Gol a favor del periodismo y la literatura!

El impacto psicol?gico debi? ser tan fuerte como el dolor del balonazo pues en los a?os siguientes sus amigos lo apodaron `el Viejo’ por su seriedad y aversi?n a practicar deportes, aunque todo cambi? al arribar a los 23 a?os y convertirse en seguidor furibundo del Atl?tico J?nior de la caribe?a ciudad de Barranquilla.

Bajo el t?tulo El Juramento, el Premio Nobel describi? en el diario El Heraldo el partido de f?tbol en el que reconoci? haber perdido el “sentido del rid?culo” para hacerse hincha.

“Y entonces resolv? asistir al estadio. Como era un encuentro m?s sonado que todos los anteriores, tuve que irme temprano. Confieso que nunca en mi vida he llegado tan temprano a ninguna parte y que de ninguna tampoco he salido tan agotado”, comienza su relato del partido entre su Atl?tico Junior y el Millonarios de Alfredo Di St?fano, cuya exquisita t?cnica Gabo compar? con la ret?rica.

En ese prop?sito de humanizar la an?cdota volvi?ndola cotidiana que abander? a lo largo de sus 87 a?os, el hijo de Luisa Santiaga y el telegrafista de Aracataca compar? las vidas de futbolistas de la ?poca como los brasile?os Heleno de Freitas, Ary Noriega y Haroldo Carij? con las de escritores o personajes de novela.

Tambi?n escribi? de boxeo

Pero antes, en 1948, el boxeo, otro deporte con profundo arraigo en ese Caribe colombiano, ocup? al hombre que ya comenzaba a caminar por el periodismo desde el diario El Universal, de Cartagena.

Y no era para menos. Para ?l, “el periodismo es la profesi?n que m?s se parece al boxeo, con la ventaja de que siempre gana la m?quina y la desventaja de que no se permite tirar la toalla”.

En junio de ese a?o Gabito plasm? su desaliento con el esperado desenlace de la pelea entre Joe Louis y `Jersey’ Joe Walcott.

“… los que simpatiz?bamos con Walcott m?s que por el deseo de su triunfo por un incontenible af?n de renovaci?n, sentimos que con el cuerpo vencido se derrumbaba tambi?n el m?s pugil?stico de nuestros deseos”, escribi?.

“Pensar que Joe Louis seguir? siendo campe?n tiene un sabor soso, aburrido, y su triunfo ya no tiene ninguna importancia por la simple raz?n de que no tiene ya nada de particular”, a?adi?.

Sesenta y cuatro a?os y doce d?as antes de su fallecimiento ocurrido en M?xico, Garc?a M?rquez dej? una muestra clara de su olfato para tocar a la gente a trav?s de la palabra.

El 29 de abril de 1950, la llegada al Atl?tico J?nior del delantero brasile?o Heleno de Freitas fue motivo suficiente para que Gabo convenciera a sus compa?eros de aventura en la creaci?n de la revista Cr?nica para ponerlo como figura de esa primera edici?n.

Esta vez no sufri? como con aquel balonazo en el est?mago de su infancia y la jugada le sali? redonda pues el exjugador del Botafogo, Vasco da Gama y el Boca Juniors, que sal?a a la cancha con un peine, debut? con un gol a los seis minutos y fue la figura del partido pese que el Sporting derrot? por 3-2 al Atl?tico J?nior.

Cr?nica fue el sue?o hecho realidad de un grupo de intelectuales encabezado por Alfonso Fuenmayor, Germ?n Vargas Cantillo, Alvaro Cepeda Samudio y Jos? F?lix Fuenmayor, aunque el ?nico que recib?a salario era Garc?a M?rquez, a quien le pagaban 25 pesos mensuales.

La portada inaugural y la nota central alentadas por Gabo con Heleno de Freitas, conocido como `el Pr?ncipe Maldito’, cre? de inmediato el mito err?neo de que la revista era de informaci?n deportiva. Y as? fue hasta su desaparici?n el 28 de junio de 1951.

Para los amantes de la llamada `pelota caliente’ Garc?a M?rquez dej? la mejor oda a ese deporte en todo el Caribe al afirmar que “lo ?nico mejor que el beisbol, es hablar de beisbol”.

Por contra, en claro fuera de lugar qued? Gabo a mediados de 1994 cuando, convencido de que su pa?s iba a ganar el Mundial de Estados Unidos, apost? un autom?vil Mercedes Benz con Danilo Bartulin, quien fuera m?dico del expresidente chileno Salvador Allende, seg?n revel? por entonces la revista colombiana Semana.

El asesinato del defensor Andr?s Escobar, poco despu?s de la decepcionante campa?a de Colombia en ese Mundial tambi?n mereci? unas sentidas letras de Gabriel Garc?a M?rquez, de quien hoy nadie duda en su pa?s que es inmortal.

Y su pluma lleg? al ciclismo

Garc?a M?rquez entreg? 14 cap?tulos sobre la vida de Ram?n Hoyos, nacido en Marinilla, Antioqu?a, bautizado por la prensa colombiana como “El escarabajo de la monta?a” y en adelante los ciclistas colombianos son conocidos con ese mote por su talento en los grandes puertos ciclistas de todo el mundo.

El reportaje es de semblanza, se adentra a la vida cotidiana del ?dolo deportivo, desde sus or?genes hasta su participaci?n en la Vuelta a Colombia. El antioque?o que aprendi? a correr leyendo libros.

Practic? el tenis

Pero el deporte que practic? con pasi?n ya entrado en a?os fue el tenis, en el que incursion? para cuidar su salud.

Seg?n recuerda el diario “El Universal” de Cartagena de Indias, poco antes de cumplir los 80 a?os, el autor de “Cien a?os de soledad” siempre iba a la cancha de tenis de un hotel cuando visitaba esa ciudad.

“Empec? a jugar tenis en el momento en que supe que me iba a morir”, le confes? “Gabo” al periodista Jorge Garc?a al recordar que en 1992 le extirparon un tumor en el pulm?n derecho.

“Desde aquel momento, con la misma disciplina implacable que hab?a tenido toda su vida como escritor, se impuso un nuevo r?gimen desde las seis de la ma?ana: ir a jugar tenis”, se?al? el diario.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir