¿Ha pasado algo?

ALBERSIDADES.

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Aquí no ha pasado nada, como escribió una vez Angela Zago. Maduro sigue haciendo lo que le dicta el G2 cubano; los narco-generales seguirán en lo suyo, la presencia de Jizbalá seguirá también socavando nuestras costumbres bajo la protección del segmento sirio del régimen, los “bolichicos” seguirán tratando de mamar aún más, mientras las ubres tengan la leche que ya va escaseando, y próxima a agotarse.

No hay nada nuevo bajo este sol tropical que nos quema a mediodía. Nuestros males, consecuencia, como todos sabemos, de la mala administración de los dos sátrapas que nos han mal gobernado hasta ahora, siguen acrecentándose a pasos agigantados o, como diría el huésped del CDLM (Cuartel de la Montaña, por si acaso) “a paso de vencedores”. ¿Llegará el momento cuando el país se paralice del todo, sin medios de transporte por falta de repuestos y hasta de gasolina, sin puestos de trabajo, sin alimentos, pues no se producen por falta de semillas, fertilizantes, plaguicidas, ni se importan por falta de divisas, confiscados como están siendo los bienes de la nación en el exterior?

Un aspecto nuevo surge, para empeorar la situación: la falta de crédito exterior. Los países democráticos y respetuosos de las leyes no reconocen la “reelección” de King Kong, y no otorgarán financiamiento a ningún organismo del estado. Estando el cargo de presidente de la república cuestionado, ningún acto administrativo realizado por alguno de sus ministros o directores será legal, pues su legitimidad en el cargo queda sin efecto al perder la suya quien lo puso en él.

La pantomima del domingo ha sido eso y más nada. El resultado no entusiasmó ni desanimó a nadie, pues todo el mundo sabía el resultado. Ni siquiera han tenido la delicadeza de seguir los consejos del personaje de Il Gattopardo: “cambiar todo para no cambiar nada”. La gran masa de corrupción y despilfarro sigue cuesta abajo, a su materia pegajosa va adhiriéndose toda la miasma en la cual han hundido a una gran masa de población que, por defenderse a como dé lugar, se va corrompiendo en actos de sobornos, especulación, y violación de leyes hasta el punto de ser ya inútiles hasta los semáforos.

¿Seguirá incrementándose el número de venezolanos que hurgan entre la basura para conseguir unas cuantas conchas de papas o de plátanos con que hacerse un caldo o algún plato improvisado?

¿Seguiremos viendo gente caminado largas distancias para asistir a su trabajo, pues dentro de poco ni camiones habrá para transportar a personas como ganado, como ya es común ver por las calles, con las consiguientes desgracias, ya ocurridas, de fallecidos al caer desde las plataformas sin barandas?

¿Seguiremos los venezolanos encerrados en nuestros hogares después de la puesta del sol, temerosos de los atracos, secuestros y asesinatos, muchas veces hasta cometidos por depauperados agentes del orden público o de la defensa nacional (o más bien de la represión) cuyos sueldos son, al igual que los de los civiles, de hambre?

Es de todos conocido que la mayoría de los ¿5 millones? de votos que doña Tibisay atribuyó al “candidato” Maduro fueron obligados, fantasmas o comprados. El resto, de personajillos de la política que medran bajo el manto rojo del PSUV, o del nuevo partido creado por el ilegítimo para combatir contra los que dentro del mismo chavismo lo adversan.

Así estamos, y así seguiremos mientras los venezolanos no hagamos un gran viraje moral.

Un viraje que nos vuelva al comportamiento de buenos ciudadanos y no de hambrientos salvajes.

[email protected]

@peterkalbers

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.