Hacer justicia de micrófono descalifica la institucionalidad de los Estados

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El voto favorable de 131 países concedió a Venezuela la potestad de ser parte nuevamente del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en su sede de Ginebra, Suiza; hecho que evidentemente no escapa de las múltiples apreciaciones que la subjetividad humana permite y que genera opiniones diversas y a veces antagónicas, sobre el mismo acontecimiento. 

El primero en pronunciarse fue el mismo Gobierno Nacional, mediante la vocería del presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, quien pocas horas después de haber conocido el resultado de la votación, no vaciló en definir la noticia como “una victoria moral” para la Nación, además de aprovechar la coyuntura para interpretar el suceso diplomático como una especie de reconocimiento de  “los gobiernos y pueblos del mundo” de la legitimidad del sistema político bolivariano.  

Valencia_ Octubre 29. ( Ra?l Araque Guill?n ) Angel Rafael Tortolero, profesor y dirigente de Izquierda, en el Desayuno en la Redacci?n  Angel Rafael Tortolero

Sin embargo, en un contexto político álgido, como el venezolano, esta voz no es unánime y son variados los enfoques seleccionados por los marcadores de opinión pública. Leopoldo López Gil, padre del dirigente del partido Voluntad Popular (VP), sentenciado a casi 14 años de prisión por su presunta vinculación a los sucesos violentos de febrero de 2014, declaró en una entrevista a un portal web que la reelección de Venezuela en el Consejo de DD.HH. de la ONU, es una “burla y una falta de respeto”.  

Precisamente por esa multiplicidad de pareceres, Ángel Tortolero, doctor en Ciencias de la Educación, profesor asociado de la Universidad Nacional Experimental de los Llanos Centrales “Rómulo Gallegos” (Unerg), internacionalista y ex encargado de negocios de Venezuela ante el Estado de Israel, visitó esta casa editorial para participar en el Desayuno en la Redacción y aportar al mar de opiniones una voz acreditada sobre los temas de diplomacia y la histórica forma en que los gobiernos se han relacionado con el mundo.  

Valencia_ Octubre 29. ( Ra?l Araque Guill?n ) Angel Rafael Tortolero, profesor y dirigente de Izquierda, en el Desayuno en la Redacci?n  Angel Rafael Tortolero

En esta oportunidad, el invitado y su esposa, Tania de Tortolero, estuvieron acompañados de Gustavo Rízquez, director de Notitarde; Jorge Chávez Morales, subdirector; Karín Rivero, editora de cierre; Vanessa Carreño, editora diurna; las periodistas Leomara Cárdenas, Ylian Terán Flores, el reportero gráfico Raúl Araque Guillén y quien escribe, Ricardo Marín. 

Un mensaje para el mundo 

Para Tortolero, el hecho de que 131 países que tuvieron el derecho de voto en la ONU, hayan decidido depositar su “confianza” en Venezuela y hacerla parte de los Estados que pertenecen al Consejo de Derechos Humanos, pudiera obedecer a un mensaje que estarían enviando al mundo y que no sería otro que el de un clamor por “más y mejor democracia”.   

Durante su disertación sobre lo que pudiera estar observando la comunidad internacional -o una parte de ella- en Venezuela, que la haga meritoria de pertenecer al citado cuerpo institucional, el internacionalista enfatizó la importancia de que “el proceso político de cambio”, que estaría viviendo la República, se ha desenvuelto por la vía electoral y democrática, a diferencia de otros experimentos de sistemas políticos socialistas, como el caso de la extinta Unión Soviética, Cuba y otros. 

Valencia_ Octubre 29. ( Ra?l Araque Guill?n ) Angel Rafael Tortolero, profesor y dirigente de Izquierda, en el Desayuno en la Redacci?n  Angel Rafael Tortolero

“Hay que decir, con justicia, que no estamos frente a un simple gobierno, estamos frente a una propuesta sustantiva de cambio, radical y profunda. Comenzó en el año 1999 con el cambio constitucional. Dejamos un Estado para comenzar a construir otro Estado en Venezuela”, sostuvo. 

Pero para Tortolero no es ésa la novedad en el mundo, sino el atenuante de que ese intento de construcción del socialismo, consultó a la ciudadanía sobre una nueva Constitución, que a juicio del diplomático venezolano, sería una de las más democráticas del mundo.

Destacó que la carta magna venezolana ampara en igual medida el derecho del ciudadano como individuo, así como en colectivo, además de hacer mención a los apartados legales que avalan el derecho al desconocimiento, cuando de un gobierno autoritario se trata. 

En juego de palabras y términos, el doctor en Ciencias Sociales caracterizó parte de la situación política nacional como una “hiperdemocracia”, haciendo alusión a la cantidad de procesos electorales que se han desarrollado en el país desde hace 17 años, incluso pasando por un referendo revocatorio contra el ex presidente Chávez y una consulta de reforma constitucional.  

“Eso va sumando, eso tributa a que los países del mundo vean con asombro estas cosas (…) en el mundo es extraño un país en el que se vote tanto”, sentenció Tortolero, haciendo alusión también a los distintos contextos políticos del ex presidente Hugo Chávez, como el de abril de 2002, el cual catalogó de golpe de Estado y se refirió específicamente a la acción del entonces fiscal General de la República, Isaías Rodríguez, cuando conversó con los supuestos implicados en la sedición, informándoles que el Estado venezolano velará por sus derechos constitucionales.   

Otro elemento abordado por el también profesor universitario, fue el asunto de los derechos económicos, pues considera que la esencia de lo que es asumido por DD.HH. pasa por la posibilidad del individuo de alimentarse y desarrollarse plenamente, a partir de sus condiciones materiales de existencia. 

Criticó, en ese sentido, que durante los gobiernos que antecedieron a los dos presidentes socialistas que ha tenido el país, se habría desarrollado una explotación petrolera sin precedentes, a la par de detallar que, a pesar de ese crecimiento industrial, en Venezuela el 82% de sus habitantes vivían en pobreza, de los cuales un 27% se encontraba en situación extrema.

Aseveró que durante los últimos dos gobiernos venezolanos se ha hecho un “gran esfuerzo” en materia de vivienda, educación y salud. “Que sea bueno o malo, eso la historia lo juzgará”. 

Los países se relacionan por interés

Al ser consultado sobre la importancia de la participación venezolana en los organismos multilaterales, el entrevistado situó su discurso en un estadio más crítico en cuanto a lo que significa el relacionamiento entre los gobiernos del mundo. 

Sentenció que aunque los lazos fraternos entre los países es siempre un elemento de peso, éstos “se relacionan por intereses”.  

“Las relaciones diplomáticas son una contradicción controlada, donde los avances y los retrocesos los manejas según sean los intereses de cada uno de los países”, dijo. 

En ese orden de ideas, destacó dos aspectos fundamentales de lo que Venezuela significa en el plano internacional; primero, la acreditación de tener la mayor reserva petrolífera del mundo, así como sus grandes cantidades de agua dulce y la biosfera que impera en el territorio nacional, lo que resultaría un atractivo para que otras naciones se interesen en mantener relaciones de cooperación mutua con el país. 

Por otra parte, enlazó esa potencialidad con el uso que en política exterior impulsó -según Tortolero- el ex presidente Hugo Chávez, que sería la voz de “un mundo multipolar, multiétnico y pluricultural”, que tiene como consigna la no intervención en asuntos de Estados soberanos y el entendimiento entre los países, aún con sus diferencias. 

“Políticamente, Venezuela dio un paso al frente con el Comandante Chávez, él vino a decir las cosas que todo el mundo quiso decir toda la vida y nadie dijo en el concierto internacional (…) eso marca la pauta de un modelo, que teniendo pretensiones socialistas se mete en el juego del capitalismo”.   

Un ejemplo claro de esta forma de enlazarse con el mundo- continúa el invitado- fue la legitimidad y el reconocimiento que el ex presidente Chávez habría dado a las islas de El Caribe y todos los mecanismos de integración multiestatales que se crearon a partir de ese acercamiento, como el caso de Petrocaribe.  “Esas islitas que nadie las consideraba países, casualmente somos nosotros los que sí las consideramos naciones y nombramos embajador en cada una de ellas”.   

Dilucidó sobre el surgimiento, a partir de la incidencia del proceso político venezolano, de una especie de “nacionalismo bueno” en América Latina, que se da a partir de la creación de los mecanismos de alianza en la región como Celac, Petrocaribe, Alba – TCP, y Unasur. 

Resaltó la pluralidad que reinaría en espacios multilaterales nacidos en las ideas de la “integración” y el resurgir del pensamiento reivindicativo de los países latinoamericanos. Ubicó como referencia el caso de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur), cuyo presidente es el ex mandatario colombiano Ernesto Samper, quien no pertenece a la izquierda. 

Denuncias de violaciones a los DD.HH. en Venezuela 

No son pocas las voces internas que han denunciado en diversas oportunidades las presuntas violaciones de los derechos humanos a la disidencia política del gobierno de Nicolás Maduro Moros, así como del ex presidente Hugo Rafael Chávez Frías. 

Específicamente, en el actual contexto político, la palestra pública se debate entre la legitimidad de la sentencia contra Leopoldo López o su arbitrariedad, conflicto que se ha venido agudizando a medida que otros elementos van apareciendo luego de cerrado el juicio, como es el caso de las declaraciones del ex fiscal, Franklin Nieves, quien asegura que supuestamente fue obligado a usar pruebas falsas contra el dirigente de Voluntad Popular. 

Sobre ese tema, Ángel Rafael Tortolero opina que todos los políticos que se encuentran en cárceles venezolanas lo están por delitos estipulados en la ley, por lo que considera que en el país no hay “presos políticos” de manera auténtica.  

Incluso, sobre el caso de Leopoldo López, argumentó que éste habría tenido responsabilidad sobre las 43 muertes del pasado año, cuando se inició una serie de protestas en la mayoría de las ciudades del país, lo que generó una ola de violencia en las calles, que además de los resultados mortales, acarreó heridos y pérdidas materiales.    

“¿Por qué sostenemos la tesis de que es un asesino (Leopoldo López)?, porque quien dirige masas, es como quien tiene un revólver. Si yo dirijo un grupo de gente, cualquier cosa que diga, la gente lo hará (…) Aquí no hay un solo preso político auténtico”, explicó.  

Rechazó las recientes declaraciones del ex fiscal Franklin Nieves, de la supuesta manipulación de las pruebas que sustentaron la sentencia contra el político opositor. 

Manifestó que de ser ciertas las declaraciones del ex fiscal, él estaría confesando un delito propio, a la par de detallar que se trataría también de una divulgación del secreto procesal, que además es considerado como una irregularidad. 

Sin embargo, reconoció que desde el punto de vista de la prensa internacional se ha proyectado una imagen negativa del Estado venezolano y que son precisamente esos medios de comunicación de alcance global, donde las denuncias de la oposición y el antichavismo han tenido un mayor asidero. “Desde la perspectiva de los medios y la industria mediática, nosotros somos casi un gobierno forajido, que no aceptamos la disidencia”. 

Comentó que parte de esa eficiencia de la denuncia opositora venezolana en el exterior, es debido a que “la derecha internacional” es poca pero con mucho poder.  Detalló el caso del Partido Popular (PP) en España, que sería altamente influyente en la tendencia política conservadora de Europa.    

Sin embargo, también recalcó que existe en la opinión pública internacional quien vea en Venezuela un ejemplo de convivencia democrática. 

Un ejemplo de ello -conversaba Tortolero- es la Fundación Carter, liderada por el ex presidente norteamericano Jimmy Carter, quien en alguna ocasión halagó el sistema electoral venezolano, catalogándolo como uno de los mejores del mundo. 

“No hay muertos buenos y muertos malos”

Al abordar el punto de los liderazgos que influencian el uso violento en la praxis de la política, el entrevistado no tuvo complejos en condenar la actuación de López en febrero de 2014, pero hizo también la reflexión del contexto de la Venezuela de 1992, cuando el comandante Chávez se alzó con un grupo de militares e intentó la toma del poder del Estado por la vía de la insurrección militar. 

“Igual, no estoy diciendo que eso deja de ser un crimen (la insurrección del 92). No hay muertos buenos y muertos malos”, sentenció. 

Otro elemento que reconoció como un error en proceso bolivariano fue lo que catalogó como la “justicia del micrófono, haciendo referencia al hábito de algunos funcionarios públicos de anunciar en sus alocuciones la apertura de procesos legales contra algún individuo o grupo político.  

“A lo mejor hemos cometido un error. Lo asumo como error: La justicia de micrófono, que es relatar por los altavoces lo que por vía del derecho voy a ejecutar, puede ser malentendido (…). Yo pienso que nuestros líderes políticos son muy apresurados; a veces, sin quererlo, descalificamos a nuestra institucionalidad, en el sentido de que condenamos, antes de que la institución lo haga”.  

Tortolero finalizó indicando que las próximas elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, representarán también una “prueba para el mundo”, especialmente si se toma en cuenta el difícil contexto económico por el que atraviesa la Nación. 

Saludó el gesto del presidente de la República, Nicolás Maduro, en firmar un compromiso de respeto de resultados, a propósito de las elecciones parlamentarias, lo que para el internacionalista representa un reconocimiento democrático de un sector político para el árbitro y el Poder Electoral. “Es el respeto a la institucionalidad, el derecho que tienes de elegir y ser elegido”, culminó.

Ventana

Entre el clero, el cuartel y la lucha 

Cuando Ángel Rafael Tortolero empezó a hablar sobre su vida adolescente y sus primeros pasos en el pensamiento humanista, su recuerdo se situó en una Valencia casi imposible de imaginar. 

Según su memoria, era una ciudad cuyo mayor referente de comparación con la actualidad era la de “un pueblo grande”, de unos cien mil habitantes y alejada de esa típica vorágine urbana de un lugar que tiene la responsabilidad geográfica de acoger en su seno la zona industrial del país. 

Describió con precisión la escuela Mercedes Santana, en La Isabelica, haciendo pequeñas pausas para rememorar un personaje que en su época era muy característico: La directora. 

“Era peor que un sargento de cuartel, conocía a todos los alumnos por el nombre y el apellido”, comentó. 

Para la sorpresa de toda la redacción, en la pubertad de Tortolero no existían las ideas progresistas del marxismo, ni las luchas de los pueblos humildes de América Latina, sino la aspiración de desarrollar su vida clerical, por lo que hizo intentos por ingresar al seminario. No lo logró. 

Explicó que aquella afinidad ya inexistente por los asuntos de la Santa Iglesia Católica, obedecía a que en aquella época quienes vivían en condiciones de pobreza tenían pocas oportunidades de desarrollo, por lo que optaban por el clero o las Fuerzas Armadas. 

Esa excusa le sirvió al hoy doctor en Ciencias Sociales como preámbulo para narrar que el próximo grupo al que quiso pertenecer fue al militar. 

Sin embargo, en vista de que en la única fuerza en la que tuvo la oportunidad de ser admitido fue en la de la Guardia Nacional, decidió desistir, debido a que no compartía los criterios de ese cuerpo castrense en aquellos días. 

Luego de ese recorrido por los diversos espacios representativos de la sociedad venezolana, empezó a comulgar con ideas que para el momento podían considerarse opuestas y hasta antagónicas: El socialismo. 

 Lo hizo desde la Plataforma de la Izquierda Cristiana, donde inició un recorrido de lucha social contestataria que se mantiene vigente en su pensamiento y que fue formada y fortificada en la clásica época de la lucha estudiantil, en el seno de la Facultad de Educación de la Universidad de Carabobo (UC). 

Hoy es profesor asociado de la Universidad Nacional Experimental de los Llanos Centrales, “Rómulo Gallegos”.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir