Hambre de pan, justicia y libertad

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Cuando en Miraflores no encuentran los motivos de la protesta uno se convence del por qué han marchado tan mal las cosas en estos 15 años de vientos socialistas, que se llevaron por delante, sin medir las consecuencias, la estructura de trabajo y producción, y ahora se niegan a sustituir y por el contrario arrecian las políticas aconsejadas con precisas instrucciones desde La Habana que llevan este país al fondo del barranco, si no es que ya estamos en el mismo fondo, confundidos, atropellados, vejados, calumniados y con el futuro de nuestros muchachos secuestrado. 

Las amas de casa no encuentran la harina, el azúcar, el aceite, la leche de los niños y ancianos, el papel de limpiarse las partes y más de 40 artículos que desaparecen de los anaqueles. Mientras tanto, la justicia está intervenida por los supuestos dueños del país que ordenan procesos judiciales contra quienes disienten de sus propósitos cubanoides, entonces la libertad padece en las garras de la delincuencia que asesina y la que roba el erario público y ha despilfarrado la mayor riqueza de la venta petrolera sin asomo de rectificación, con desparpajo, como si ya se está por terminar la tragedia y quieren pertrecharse para gozar de lo apropiado. 

Preguntarse por qué protestan los jóvenes que han reaccionado vigorosamente y han recibido en sus cuerpos el odio y la rabia de militares y otros cuerpos represivos y también de grupos civiles armados con equipos de guerra, es cínico, es pensar que Venezuela está desprovista de valores y que todo cuanto los padres y abuelos transmitieron a sus descendientes se ha evaporado para que el presente y el futuro, ya en ruinas, sean dictados e impuestos por la gerontocracia dictatorial isleña que ya no encuentra espacio donde accionar en su proyecto imperialista. 

La lección de estos muchachos y líderes sobresalientes del hacer democrático trasciende al mundo y no es posible ocultar las llagas de la corrupción, la inseguridad, el latrocinio y la hegemonía. Llaman a la paz quienes no la conocen porque el negocio que patrocinan es el de la guerra. Y lo hacen para minimizar el efecto de la calle, pero ésos son ruidos históricos que no podrán apagarse. En SAN DIEGO, DONDE SE CONSTRUYE EL CARABOBO Y LA VENEZUELA QUE QUEREMOS Y QUE PRONTO, UNIDOS, LOGRAREMOS.

Twitter:@enzoscarano

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir