Asesinos seriales: Harold Shipman el «doctor de la muerte» que mató a 260 de sus pacientes

Shipman acabo con la vida de sus pacientes sistemáticamente durante 25 años, llegando acumular 260 muertes

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Harold Shipman el doctor de la muerte -notitarde
Su imagen de excelente profesional nunca levanto sospechas / Cortesía: El Telégrafo

Notitarde.- La población británica quedó conmocionada en el año 2000, cuando salió a la luz que un médico de familia llamado, Harold Frederick Shipman, era el responsable de al menos 260 muertes, un numero de crímenes que marcó la historia de Inglaterra.

El galeno de 56 años de edad ocultó sus hechos de sangre bajo la fachada de un apacible y muy respetado profesional.

Shipman acabó con la vida de sus pacientes sistemáticamente durante 25 años. Sin duda un descubrimiento que la llegada del nuevo siglo tenía bien guardado.

¿Quién era el doctor Shipman?

El maquiavélico hombre nació el 14 de junio de 1946 en Nottingham, Inglaterra, en la cuna de una familia de clase trabajadora.

Harold Shipman el doctor de la muerte - notitarde

Tanto él como sus dos hermanos, fueron criados por su madre, Vera, quien manifestó siempre una marcada predilección por el futuro médico.

Asimismo, dicho trato prestado por su progenitora fomentó en el joven un sentimiento de superioridad y una actitud de arrogancia y orgullo que le acompañarían por el resto de su vida.

Embates de la vida

Cuando tan solo contaba con 17 años, sufrió una pérdida irreparable que marcaría su amor por la muerte y su sorprendente historial criminal.

Su madre murió de cáncer tras una larga agonía y durante este intenso y doloroso periodo, el joven Harold no se despegó de su lado, viviendo de cerca el fascinante poder de la morfina para paliar el dolor en el cada vez más frágil y deteriorado cuerpo de su madre.

La vivencia de esta experiencia produjo en el joven Harold Shipman, el deseo de estudiar medicina en la Universidad de Leeds.

Adicción a los fármacos

Como era de esperarse este joven descubrió los fármacos y sin dudarlo se hizo fiel amigo de ellos.

Harold Shipman el doctor de la muerte -notitarde
Cortesía: Manchester Evening News

Es importante destacar que, consumía morfina de forma usual y otros medicamentos que tuviesen el mismo efecto, al ser descubierto su reputación y carrera pendían de un hilo.

Luego de un tiempo en rehabilitación Shipman, logra volver a ejercer su profesión esta vez en una ciudad un poco más discreta, y se estableció en Hyde Manchester.

Con la clientela asegurada, el galeno decidió abrir su propio consultorio en 1992. Al no tener ya ningún tipo de supervisión, se le abría una vía más fácil para satisfacer sus secretos deseos de matar, ocultos tras su máscara de benévolo médico de familia.

Modus operandi

Durante esta etapa, mataba a sus víctimas inyectándoles sobredosis de morfina, eligiendo a personas indefensas, de edad avanzada, en su mayoría mujeres que sobrepasaban los 75 años.

El propio Shipman extendía los certificados de defunción, cosa que facilitaba la forma de ocultar sus crímenes.

Ansias monetarias

No seria descubierto hasta que cometió un error. Una de sus pacientes, Kathlen Grundy, murió en sus manos, lo más insólito es que toda su fortuna tenía como dueño al perfecto doctor.

La única hija de la señora Grundy, no estuvo contenta con esta situación y decidió acusar al médico para que se iniciara una investigación.

Ciertamente, Shipman falsificó todos los documentos y nada de lo que decía era cierto. Las autoridades tras ver esto lo capturan y hallan una gran verdad.

Al ver los registros médicos del doctor notaron que la muerte siempre estaba presente en su labor diaria y deciden exhumar varios cadáveres.

Descubrimiento aterrador

Efectivamente, las personas habían muerto por el suministro de altas dosis de morfina.

Harold Shipman el doctor de la muerte - notitarde
Cortesía: criminalia.es

El doctor muerte, así apodado, nunca admitió su culpabilidad. Y el 31 de enero del 2000, fue sentenciado a cadena perpetua por el asesinato de 15 pacientes, a los que aplicó inyecciones letales de morfina.

Una investigación judicial abierta con posterioridad, que se nutrió de informes policiales y médicos, y de testimonios de los familiares, revelaba que las víctimas ascendían al menos a 215, pudiendo alcanzar la cifra de 260 o más.

El 13 de enero de 2004, Harold Frederick Shipman se suicidó ahorcándose en su celda de la prisión de Wakefield.

Finalmente, algunos medios de comunicación británicos lo celebraron públicamente, pero su muerte no ha contrarrestado el dolor amargo y la desolación que originó en vida.

No dejes de leer: Asesino serial: Javed Iqbal el depravado que mató más de 100 niños

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.