¿Hasta cuándo las mentiras en mi país?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La escasez de agua en Puerto Cabello y Morón no es porque no llueve, ni porque no alcanzan los reales para mantener las instalaciones del servicio, todo eso es una excusa que encubre la mentira.

Lo que ha faltado, en estos más de veinte años de Hidrocentro para que tengamos buen servicio de agua, son profesionalismo y rigor en la justicia. 

Ya basta de mentiras; mientras sigan las mentiras, nuestra nación no levantará cabeza; por el contrario, nos irá peor; amargamente, la mentira se instaló en el país político de lado y lado, lo triste es que mucha gente ha terminado aplaudiéndole. 

Por eso es que la nación entera perdió los valores morales del respeto a la palabra; eso ha hecho que hoy día, “la palabra no valga nada”, siendo eso lo que anida la falsedad, prevaleciendo el “¿qué importan los compromisos?” si se llega tarde o no se cumple, se arregla con una excusa.

Por el bien del país, la sociedad entera está obligada a escoger muy bien a sus representantes; es allí la raíz del comportamiento, es en el liderazgo político donde está la vulnerabilidad de la estabilidad de la nación; por tanto, es el elector el responsable de que las cosas cambien, para bien o para mal.

Los porteños tenemos que participar más, es hora de despertar, esforzarnos para obligar a que los líderes se sinceren, que no sigan mintiendo, ya fue suficiente con las mentiras que entramparon nuestra nación destruyéndola, a los niveles de hoy.

Y fue tan grande la mentira, que no se conseguirá fácilmente la manera de cómo echar andar el país de nuevo.

La indiferencia y el adormecimiento de la gente fueron lo que permitió que la mentira ganara tanto espacio, hasta el punto que arruinó la imagen que se pregonaba en el mundo, aquello de que los venezolanos éramos amigables, buenos y duros trabajadores.

Nosotros en Puerto Cabello no somos la excepción, la mentira también invadió nuestros espacios, el Alcalde en días pasados nos dijo: “Los porteños son cochinos y tienen un rancho en la cabeza”, cosa que es mentira; quien no atendió a tiempo sus obligaciones fue su despacho.

Otra mentira fue la puesta en marcha del ferrocarril en Puerto Cabello, listo para 2005; bueno, con alevosía nos mintieron y ahora, para tapar la mentira, le pintaron las paredes y le colocaron carteles en un marcado falso folklorismo, pues a la gente y a las autoridades de estado les dio igual, se perdieron trescientos millones de dólares “invertidos en la vía férrea”, no hay un preso.

Otra mentira, en Playa Blanca se creó el primer centro de acopio pesquero; bueno, ya le han cambiado el nombre unas seis veces, sin producir nada; en Dianca se colocó la piedra angular para la más grande planta de aluminio,  allí quedó la piedra, nos engañaron.

En Borburata se construyó una granja para ganadería bajo cuidado militar y que para producir leche y quesos a gran escala para toda la región; hoy es un peladero, las reses se fueron de allí, ahora vemos que fue otra mentira más. 

Nos dijeron que para nuestra región venían miles y miles de casas y urbanismo; pues también nos engañaron, solo haga una reflexión de los urbanismos que se construyeron antes y ahora.

Nos encandilaron a punta de mentira; un pollo nunca costará más de cinco bolívares el kilo, “el cemento jamás, después de que expropie sus plantas, costará más de once bolívares”; igual acabaron con la industria del acero, criticaban que la cabilla de media costaba once bolívares, sólo para ponerle la mano a la industria.

Hoy en Venezuela, gracias a esa cadena de mentiras, ya no se produce nada; fíjense, la leche desapareció, igual la medicina, el azúcar; cuando querían ponerles la mano a las centrales azucareras, dijeron que “nunca más el kilo costará más de un bolívar”.

Con mentiras invadieron y expropiaron a los grandes agricultores, ganaderos, empresarios e industriales, por maldad los arruinaron a todos, hicieron creer que “eso lo mandaba el pueblo”.

Otra recién, la Ministra del Interior dijo antier: “Las colas las hacen los ricos para sabotear el Gobierno”. Por Dios, despierten.

Este lunes y todos los lunes, escúcheme por Radio Puerto Cabello de 11 a 12 de la mañana, contácteme o escríbame por el 0414 481 8679.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir