Los hijos, una bendición de Dios (2128310)

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Para m?, y creo que para todos los padres, los hijos son una bendici?n de Dios, una extensi?n de nosotros y siempre, sin importar la edad que tengan, ser?n parte de nuestra vida. Amo a mis hijos como cualquier otro padre y deseo lo mejor para ellos en todos los ?mbitos donde se desenvuelvan, sea en lo familiar, social, profesional, econ?mico.

Ser padre no es f?cil en una ?poca tan din?mica y compleja como la que vivimos, pero si nuestros hijos se desarrollan en una familia donde prevalecen y se imparten valores, no solo con la palabra sino con el ejemplo, sobre el significado de la vida, la importancia del estudio, el trabajo, la honestidad, la responsabilidad, el de luchar por las cosas que queremos, etc., ellos tendr?n mejores herramientas para salir victoriosos de los retos que impone el vivir.

El amor de un padre o madre hacia sus hijos no tiene l?mites y pase lo que pase siempre contar?n con nuestro apoyo. A las parejas j?venes les sugiero que le ense?en a sus hijos, desde peque?os, las ra?ces de donde provienen, de las tradiciones familiares y del pa?s donde nacieron, porque no se puede amar lo que no se conoce, acompa?arlos en sus cumplea?os, asistir con ellos a las citas m?dicas y del colegio, acudir a los actos escolares, es decir, hay que sacar tiempo de donde sea para que se sientan respaldados con nuestra presencia. Tambi?n es importante decirles todos los d?as que los queremos, abrazarlos y besarlos, demostrarles que nos sentimos orgullosos de sus logros, por peque?os que sean.

Asimismo, es esencial, cuando los hijos ya son adultos y han hecho nido propio, el compartir en familia, el reunirse alrededor de la mesa, especialmente los domingos, lo que no solo har? felices a los viejos sino que permitir? una mejor comunicaci?n sobre diversos asuntos, pues nadie se las sabe todas, y as? los hijos aprender?n de los padres y viceversa y se podr?n aclaran los malentendidos que pudieran haber.

Muchas veces, al crecer, los hijos nos critican, con o sin raz?n, por determinadas circunstancias o proceder de nuestra parte, o porque no fuimos cari?osos con ellos, sin embargo, debemos explicarles que eso no significa que no los amemos, sino que por querer darles una vida mejor, dar nuestro aporte al pa?s y colaborar con otros padres en el aspecto laboral, tenemos o tuvimos que trabajar muy duro, descuidando un poco la parte afectiva. El tiempo no se puede volver atr?s, pero nunca es tarde para rectificar lo que haya que rectificar por los errores cometidos. Por supuesto, no es f?cil, pero tampoco imposible si hay la voluntad de cambiar por el bienestar familiar, seg?n expresaron, en conversaci?n informal, unos cuantos padres, de todas las clases sociales y credos.

A los hijos ya adultos que tienen su mundo aparte, les digo sean comprensivos con sus progenitores que se levantaron en otras ?pocas y por lo tanto con una visi?n distinta de la vida actual, br?ndele su compa??a siempre que puedan, comun?quense con ellos por v?a telef?nica para decirles que los quieren y qu? necesitan, tal como se lo ense?aron a ustedes en la ni?ez. Para una persona mayor no hay nada peor que la soledad, enemigo silente que puede afectar su salud y hundirlos en el pozo de la depresi?n. Los peque?os gestos har?n m?s feliz la vida de las personas de la tercera edad, que lo dieron todo, desde diversas trincheras, para la construcci?n de la patria.

Tengo seis hijos, cinco varones y una hembra: Jos? Antonio y Vicente (Enzo) graduados de ingenieros en el ?rea civil, Antonio, arquitecto, Dom?nico, contador p?blico y asesor inmobiliario, Salvador, empresario de la construcci?n y otros, y Celeste, princesa y la ni?a de mis ojos, licenciada en Relaciones Industriales. Jam?s olvidar? lo orgulloso que se mostraban mis hijos en su adolescencia por los logros alcanzados por su padre, y eso era un arma poderosa que me impulsaba a seguir adelante en la lucha por mi familia y por mi pa?s. Reitero el amor a mis hijos y doy gracias a Dios y a la vida por todas las bendiciones recibidas. A mi mente acuden las im?genes de sus caritas sonrientes cuando siendo ni?os me acompa?aban a visitar las obras de construcci?n realizadas por m?. Son y ser?n momentos inolvidables que estar?n conmigo hasta mi ?ltimo suspiro.

Como padre, me preocupa la situaci?n del pa?s y todos debemos poner nuestro granito por nuestros ni?os y adolescentes para fomentar el derecho a la vida y a la paz con justicia. Levantemos la bandera de la paz, del estudio, del trabajo, del di?logo sincero y honesto para seguir luchando para hacer de Venezuela un mejor pa?s y hacer realidad los sue?os de la juventud, sin tildes pol?ticos, razas o credos, que aspira un futuro con oportunidades para desarrollar su potencial y creatividad, para elevar la producci?n nacional y no tengamos que seguir haciendo largas colas para la adquisici?n de productos b?sicos de la dieta diaria y de medicinas. El camino no puede ser la violencia, la destrucci?n, la intolerancia. Hasta el pr?ximo lunes. ?Dios los bendiga a todos y todas!

[email protected]

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir