Holocausto

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Rubén Limas Telles
Rubén Limas Telles

El miércoles santo es el día que pone fin a la primera parte de la semana mayor, es el día en el que finaliza la Cuaresma y se inicia la Pascua. El miércoles santo es el símbolo en el marco de la Semana Santa,  que transforma la muerte en vida eterna. Precisamente el miércoles santo, el mundo quedó consternado al enterarse de la infausta  noticia de que en un retén policial de Valencia, capital del estado Carabobo; había acontecido un terrible hecho que por el hermetismo y secretísimo característico de los regímenes totalitarios, hacia suponer y sospechar que había ocurrido una tragedia de pronósticos reservados.
La hegemonía comunicacional del régimen, aunada a la restricción al acceso a la noticia que le impone a los medios de comunicación independientes, impedían saber con exactitud lo sucedido.

48 horas después de los hechos, se sabe, extraoficialmente, que la cifra de fallecidos podría estar en el orden del centenar.

Versiones no confirmadas, dan cuenta que a los detenidos fallecidos los habrían rociados con gasolina. Es indudable que de confirmarse lo anterior, estaríamos en presencia de una matanza y por lo mismo de un holocausto. Así de dramática es la dimensión de las cosas que acontecen en el socialismo del siglo XXI. La vida de los venezolanos la están, progresivamente, conduciendo a la depauperación y muerte.

Con fundamento en lo anterior, solicito y demando de la comisión de derechos humanos de la ONU su inmediata intervención para que se investiguen y se aclaren los hechos. Lo planteo y exijo ante este magno organismo, habida consideración de que en Venezuela, la Fiscalía es un órgano que actúa como fiel palafrenero del gobierno castrocomunista que en mala hora nos desgobierna.

En Venezuela no hay separación de poderes y mucho menos independencia en su actuación.

Se ha vulnerado el derecho a la vida a un centenar de personas  y el gobierno nacional y el regional  son los responsables de no cumplir y hacer cumplir la constitución en lo concerniente a la materia de derechos humanos.

Finalmente, invoco en el espíritu de la celebración de la Pascua cristiana, que todos pasemos de la resignación a la acción, de la indiferencia a la solidaridad y que recojamos sin complejos los trozos de sueños rotos y volvamos a empezar.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.