Humberto Mendoza, brille para él la luz perpetua

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
Laura Antillano
Laura Antillano

Ha fallecido Humberto Mendoza  después de una prolongada enfermedad  que le obligó al reposo y la espera.

Las nuevas generaciones se preguntaran quién era y en honor a la justicia corresponde decir que se trataba de un ser humano justo y valiente.

Humberto Mendoza fue un profesor universitario, por mucho tiempo miembro del cuerpo  de profesores de la Universidad de Carabobo. Como profesora de esa institución debo decir, que para mi generación, él representó una dirigencia  siempre en alerta por resolver las circunstancias que ponían en evidencia la disparidad en términos de justicia, en el ámbito de nuestro papel como formadores de conciencia nacional. Y se hablaba  no solo de nuestras universidades, que cumplían entonces un rol  de peso en esa definición de los profesionales venezolanos, sino que en el marco de un micro universo, se  señalaba  el  perfil de lo que debía ser un espacio social para el debate de ideas, la formación científico humanística en conexión con las vertientes del pensamiento mundial y nos considerábamos llamados a la búsqueda de respuestas a los grandes conflictos regionales y continentales.

Fueron tiempos en que gente como él, al ejercer su liderazgo, se sabían canalizadores de difíciles batallas frente a quienes detectaban el poder, y su instancia implicaba conductas de sacrificio, con frecuencia, como las prolongadísimas huelgas de hambre que le correspondieron a este colega nuestro.

Humberto Mendoza fue presidente  de la APUC , con los profesores de la Carabobo, y de  la FAPUV, organismo que reunía a los profesores de todas las universidades nacionales. Fue inagotable en la instancia que le tocó ejercer, y siempre fue afable y cercano cuando era lo que correspondía.

Hoy le recordamos con enorme cariño y admiración y su deceso ha demostrado que tiene dolientes  no solo en Carabobo, él forma parte de esa especie indomable que luchaba por las necesidades del colectivo, y se formó en función de su tarea gremial, no accedió a ofertas mercantilistas, y fue hasta su fallecimiento un hombre justo con principios éticos respetables.

Con frecuencia pensamos en esas universidades nuestras, que definían una instancia  de  criticidad frente a las grandes debacles y retos del país, y de las que egresaron pensadores, filósofos, hombres de ciencia y cultura capaces de aceptar grandes retos y ofrecer respuestas cónsonas a las necesidades de los grandes colectivos, luchando por ellas.

La educación pública la defendió en creces el maestro Prieto Figueroa y en sus tiempos de ejercicio ministerial se convirtió en una bandera de lucha, esas universidades nacieron de ese reto y definieron mucho en el país. La desaparición física del querido Humberto Mendoza nos pone a pensar  en ello, inevitablemente. Fortalecer la Universidad y recuperar sus banderas debería ser un reto necesario para la definición de los profesionales de hoy y mañana.

Esperamos que Humberto Mendoza, quien cumplió con sus cometidos, descanse en paz, y brille para él la luz perpetua.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir