Invasión

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Los yanquis go home o gringos o américans, o como se llamen, están aterrados, tienen miedo de ser atacados por la poderosa potencia llamada Venezuela.  Temen que sus nobles y pundonorosos militares sean siquitrillados sin aviso y sin protesto por ese implacable enemigo que es la tierra bolivariana. ¿Usted se imagina lo que significaría para  un pequeño ejército de muchachos imberbes, sanos de cualquier vicio, desarmados, ser atacados de pronto por un avasallante imperio que ni el Aga Khan tuvo en su larga historia… un puñado de mozos rezanderos de novenas a San Isidro Labrador o a San Gregorio de La Rivera, atacados de pronto con el poderío atómico chavista, con gases que ni siquiera conocieron o usaron los “monos amarillos” de Vietnam. ¡Ese es el colmo, vale! Los pobres muchachos hijos y herederos de  aquellos beatísimos  varones que fueron los santos  Bush,  Rigan y mister Dólar, discípulos de Rambo, émulos de Superman, Batman, Spiderman y hasta de la Mujer Maravilla… No… No es posible si    quiera imaginarlo.  Lógico de toda lógica es pensar  que esos beatos muchachos, casi niños, inocentes, estén aterrados. Y esto es más grave aún cuando se sabe que los terribles invasores van disfrazados de jóvenes y hasta niños músicos cara de inocentes y las armas camuflajeadas hábilmente para que  las pobres víctimas de los sufridos y asustados norteamericanos crean que son violines, trompetas, tambores y hasta flautas… increíble, mano, pero cierto. Es una trampa malvada urdida por los chavistas porque como ellos no quieren a nadie y su fin es destruir hasta el planeta,  no tienen piedad con nadie. Por eso fue, seguramente, que el casto, inocente y purísimo Presidente norteamericano se sometió, como un mártir, a todos los insultos, desaires y burlas que le hicieron los vulgares dictadores que fueron a la guarandinga esa de Panamá….

Y nosotros aquí, cámara, rogándole a todos los santos para que los pobres hijos, nietos o tataranietos del Tío Tom tengan derecho a llevarse su latica de petróleo y a poner su campamentico para observar el clima… Mire, ñero, a mí lo que me provoca es pedirle perdón públicamente a mister Danger, el de Gallegos, por todos los daños que le han hecho en esta  salvaje  invasora y agresiva tierra… Qué va, vale. 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Compartir